Presentación

Un grupo de amigos hemos decidido poner en la red el libro, “49 RESPUESTAS A LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO”, porque creemos que es especial. Su autor, Eduardo Pérez de Carrera, nos sugiere a lo largo de sus páginas nuevas formas de percibir nuestra vida, de entender la Historia, de interpretar la realidad que nos rodea. Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro. Nosotros nos limitamos a publicar cada quince días un nuevo párrafo y a invitaros a que participéis.

1 mar. 2011

SEGUNDO MENSAJE. LA NATURALEZA POSIBLE. Texto 2.17

2.17 "Puede que cuando el hombre se proponga dejar de ser carcelero de los demás, se decida a cortar los alambres de espinos que rodean su consciencia y salga del campo de concentración en el que se ha enclaustrado; la repetición es algo físicamente imposible, neuroeléctricamente absurdo y bioquímicamente inaceptable desde un punto de vista científico. Los descubrimientos más recientes han transmitido la idea de que el intento de repetir una situación sólo puede ser planteado como un juego porque es contrario a la Naturaleza. Pero al estar basado el modelo científico en la recreación experimental de condiciones similares, se ha sembrado la extraña sensación de que la identidad está basada en permanecer en estados de consciencia rígidos e inalterables. Es como condenar la identidad a un calco fotográfico que se va superponiendo sobre cualquier situación."

49 comentarios:

Enrique dijo...

Como el científico, creemos en la repetición pensando que cuando las circunstancias son de una cierta manera el resultado va a ser similar. Es decir, si conocemos bien las circunstancias y somos capaces de controlarlas, podremos provocar o impedir a voluntad los acontecimientos.

Pero la repetición, lo mismo que el tiempo, es una argucia de la razón para intentar comprender el ritmo y el ciclo. Es un paréntesis irreal que nos concedemos, que necesitamos, para asimilar la inmensidad de lo que nos llega. Como dice el autor, es un juego intelectual contrario a la Naturaleza.

Recorrer los mismos ciclos una y otra vez no es una repetición: es una transformación tras otra.

Nuba dijo...

The Clarke's three laws:
1.- When a distinguished but elderly scientist states that something is possible, he is almost certainly right; when he states that something is impossible, he is probably wrong.
2.- The only way of discovering the limits of the possible is to venture a little way past them into the impossible.
3.- Any sufficiently advanced technology is indistinguishable from magic.
Algunos científicos no creemos en los dogmas. Lo más interesante de descubrir es aquello que se sale de la ley, de la norma. Creemos que eso es lo más vivo, lo más evolucionado, el estado de transición.
Magical thinking:
http://www.npr.org/blogs/thetwo-way/2010/10/25/130807224/keep-your-fingers-crossed-can-magical-thinking-actually-work

Enrique dijo...

Pachiaren hiru lege:
1. lagarteranoaren jantzi zientzialari asko dago.
2. zientzialariaren lagarterano asko jantzi dago.
3. zientzialari guztiak lagarteranoak ez dira.

euskal pentsamendua

Opentrad. Traducción automática
http://www.opentrad.org/index.php?idioma=eu

Nuba dijo...

Buenísimo Enrique (risas)
...ay , de todo hay en la viña del Señó..
a mi me gustan mucho las jotas...
hay mucha siensia en ellas...y si, nos vestimos igual que las lagarteranas...pero somos innovadores:
http://www.youtube.com/watch?v=KwZy7_aO9VE

toda la magia tiene su ritual...y hay que vestirse
para la ocasión.
(que nos estamos saliendo del tema y nos van a reñi..)

Anónimo dijo...

Creo que una de las claves del texto es, no solo la repetición, o la posibilidad de la repetición, sino las consecuencias que socialmente se extraen de esa creencia, que es mucho menos creencia “pensada” que verdadera sensación vívida y vivida. Sensación que “bebemos” todos los días. Por eso es “alambre de espinos” porque no es una cuestión que se pueda desechar fácilmente por el intelecto, es una realidad inserta en nuestra vivencia, en nuestros hábitos. Podemos pararnos un momento a pensar y efectivamente llegaremos a la conclusión de que la repetición no es posible, pero... ¿qué conclusión sacamos de ello? La primera, a mi entender, es que no existe una base real para sostener ningún tipo de juicios, y mucho menos de juicios de valor sobre el valor (o la falta de él) de las personas. ¿Es socialmente viable prescindir del juicio de valor, del prejuicio? Somos capaces de entender que la repetición no es posible, pero ¿somos capaces de deducir y aplicar a la vida diaria sus consecuencias? ¿Seremos capaces de no encarcelar “al otro”, de no enmarañarlo en una tela de juicios previos sobre su persona? Esto, de momento, es una reacción mecánica e inmediata que hay que empezar a “desnaturalizar” (¡como si fuera natural!).

José dijo...

En este fragmento el autor me hace reflexionar sobre nuestro estatismo, sobre nuestra visión de la realidad.

Que es la realidad?; tenemos consciencia de nuestra realidad?. Me topaba en estos días con las interpretaciones de la concepción filosofíca y religiosa del concepto ¨Maya¨. Y, me interesó la visión de la tradición hinduista, traducida a nuestro idioma, como Ilusión. Como que la realidad que vemos no es la verdadera realidad, que es apenas una apariencia.

Esto me lleva a toda una conexión con la Fenomenología, con los descubrimientos que hace la ciencia sobre el mundo fisico y el hombre en su medio.

Todos creemos ¨saber¨que somos como somos y que nada nos cambíara.El aferrarnos a ¨nuestra identidad¨como logro de nuestra personalidad.

Por otra parte nos identificamo¨mansamente¨con nuestro entorno personal como un calco.

Nuestras expresiones buscan complicidad. Quizás un refugio para no despertar, o al contrario, para no soñar. Para no abrir las puertas y dar nuevos pasos.

Trampantojo dijo...

Los santos tienen las patitas cortas y los ojos desconchados de las ranas los miran no con la perplejidad característica de los que habiendo perdido el sentido del absurdo se entregan ora al juego desprovisto de normas de una ruleta triangular a veces y otras bastante agónica ora al interés con que el estudioso se derrite al calor moderado por la ecuación diofántica que resuelve con discutible acierto aunque también atento a no descartar la más edulcorada de las soluciones un hombrecillo encaramado al pedestal de escaso fuste que viene a ser — y no por demasiado salomónico sino más bien por coronado sin medida por un arrebatar a las campanas su tañido habitual un tanto oblicuo — el artífice de la transformación del claustro en vivo, exuberante retrato de la escuálida cuarta pregunta interrogando acerca de la inutilidad de prestar sabor ni oídos a una función tenaz o despejada que terminará apenas concluida la representación en relieve, sí, y con reconocida y alabada destreza, también, pero con apenas colorido de un espacio en el que no van a dejarse reducir las tangentes que amenazan con, considerando como es natural la perspectiva desde la que el asistente las contempla, interferir en el trazado de una historia que debe trascurrir en la penumbra y sin más aderezo que algun ocasional canto elevado a un cielo que no por menos azul que la austeridad del redoblar de los ropajes va a quedar eclipsado por ninguna luna ni por más creciente que la tal se ponga incluso — y a la desesperada — de perfil o, a más tardar, en un plano de interpretación menos inclinado a la lujuria que al pronto reconocimiento de la virtud (y aun de la belleza discutible, en función si se quiere del sentido estético que acompaña a cada época) encerrada entre las cejas de los espectadores que, apenas bosquejados con desgana o premeditadamente si tenemos en cuenta que no son ellos los protagonistas, admiran desde los muros laterales los deteriorados frescos que adornan la bóveda sobre las cabezas de los feligreses y del oficiante.
Pero los curiosos, inmortalizados en la instantánea que nos ocupa, no suelen reparar en tantos y tan pequeños y tan disparatados detalles.

Anónimo dijo...

He leido el blog pero nunca lo he comentado, me decido ahora porque este párrafo me parece maravilloss la idea de dejar de ser carcelero pera que tanto éste como el encarcelado puedan ser libres y ver que hay algo mas que la celda.Tal vez asi veamos que como dice el autor cada momento es irrepetible y nosotros no somos los mismos en cada instante

José dijo...

Trampatojo tu sesuda reflexión me remonta a la desventura de un piojo en la cabeza de la estatua de un puercoespin, le hizo cavilar tanto que huyo de semejante antojo.

Trampantojo dijo...

Nota aclaratoria:
Pero si es que no hay nada que reflexionar. Sólo es un cuento, un relato en el que según se avanza en su lectura se van incorporando a la ficción elementos de la realidad.
No para todos es sencillo el hacer comentarios racionales. A mí me resulta más accesible el una vez leído el texto del autor dejarme llevar por la fantasía.
Así de sencilla es la cosa.
http://es.wikipedia.org/wiki/Trampantojo

Manolo dijo...

La ciencia lo dice bien claro: no hay nada igual ni repetible. Pero también sabemos que la ciencia llega hasta donde llega, y que cuando amplía sus conocimientos cambian sus afirmaciones.

Si no hay nada permanente ¿por qué nos empeñamos en vincular nuestra identidad (y la de los demás) a algo fijo e inmutable? ¿Es solo por miedo, por aferrarnos a lo conocido? ¿O, además de eso, hay algo más? Es probable que nos estemos confundiendo al definirnos en función de conceptos tales como el carácter o la personalidad. A fin de cuentas, parece que hasta la genética de cada persona puede cambiar por la influencia del entorno. Más aún, entonces, su caracterología. Pero que nos estemos confundiendo al señalar como permanente lo que no lo es, no resuelve la duda. ¿Hay algo en nosotros, una esencia, que sea inmutable? ¿O realmente todo cambia?

Es más, suponiendo que efectivamente todo cambiase en nosotros, ¿tiene sentido ese empeño en buscar un referente dentro de nosotros mismos? ¿O la búsqueda de ese referente es una mera necesidad psicológica? En definitiva, ¿por qué necesitamos tener una identidad?

Mandrágora dijo...

Y en este nuevo párrafo cabe preguntarse: La identidad ¿sobre algo en permanente cambio? Si por lo que vemos, el hombre está interactuando en todo lo que le rodea, cada acto que realiza tiene una consecuencia; si cada movimiento que ejecuta tiene una incidencia, si cada pensamiento que realiza tiene onda expansiva, si todo nuestro actuar transciende en las demás direcciones, y, por otro lado, el mundo exógeno modifica lo endógeno y todo lo que conlleva sus estructuras y geometrías internas, ¿con qué nos identificamos? ¿A qué llamamos nuestro yo? ¿Somos herederos de qué? Si la repetición no es posible ¿qué es lo que estatificamos desde nuestro pensamiento y a lo cual llamamos identidad? Si uno estuviera en permanente cambio ¿existiría la sensación de identidad o le llamaríamos otra cosa?

Aquiles dijo...

Es cierto que la absurda creencia en la posibilidad de la repetición está dificultando la aventura del pensamiento. Todos podemos estar más o menos de acuerdo en eso. Pero el texto plantea algo mas: para salir de nuestra cárcel de continuos intentos repetitivos, hay que empezar por dejar de ser carceleros de los demás.

La repetición no sólo nos la imponemos a nosotros, sino quizás incluso con mayor intensidad, tratamos de someter a los demás a la imagen que hemos inventado para ellos. Es decir, no es sólo que diseñemos nuestro disfraz, sino que pretendemos colocar al de al lado en la vestimenta que, según nosotros, le corresponde. Hace tiempo leí que una de las reglas escritas con letras de oro en cualquier camino evolutivo era la de no inventarse al otro. Inventárselo ya es grave, pero peor me parece tratar de cristalizar ese invento, encerrando al otro en una cárcel.

En todos los trabajos de dinámica de grupos ya se está poniendo de manifiesto como cada individuo y el propio grupo ponen una etiqueta a sus miembros. Una vez colgada la etiqueta resulta prácticamente imposible salir de esa cárcel.

Para mi lo más importante que plantea el párrafo es que si tuviéramos la generosidad de permitirnos descubrir al otro, más allá de nuestros prejuicios inventados, comenzaríamos a andar el camino de nuestra propia liberación.

Anónima dijo...

Esto de que la repetición es algo fisicamente imposible, me lleva sin querer a veinticinco siglos atrás, cuando ya un grupo de filósofos afirmaba que el mundo nos ofrece una realidad sometida al cambio y flujo constante, que nada es estático.
La verdad es que vamos despacio.
Y es que muchos se esforzaron en hacernos llegar una imagen deformada del pensamiento filosófico de Heráclito. Ni siquiera Platón ni Aristóteles pusieron mucho empeño en entrar en la real significación del mismo.
Apodado "El oscuro", parece olvidado.
Este continuo cambio y devenir al que estaba expuesta la naturaleza, ha quedado impreso en muchos de nosotros a través del famoso aforismo (mal traducido):"Nadie se baña dos veces en el mismo rio". Es decir, ni el que se baña, ni el rio, pueden ser el mismo.
¿Porqué nos empeñamos, pués, en mirar dos veces con los mismos ojos? Si tanto el ojo que mira como lo mirado cambia permanentemente, ¿porqué tenemos sensación de repetición?
Y es curioso que, estando sometido el mundo sensible a un cambio y flujo constante, Heráclito confiaba en los sentidos siempre que se utilizaran inteligentemente.
¿No será el uso poco inteligente de éstos, el que nos conduce a crear ese campo de concentración en el que nos hemos enclaustrado?
¿No será ampliando los mismos cuando podamos cortar los alambres de espinos?

Nuba dijo...

Aquiles, tengo una pregunta: Imagina que alguien te inventara ¿que poder tendría sobre tí su invento?
Si uno está libre de cadenas propias, y por tanto volando ¿que le importa la película o películas de los otros?
¿cómo sabes si alguien te inventa o eres tu el que inventa que alguien lo hace?
¿Es que las etiquetas que otros nos ponen cada día, no son de papel y se despegan solas?
¿cómo descubrir al otro si el otro está velado?
Si alguien se pone un velo hay que respetar que no quiere descubrirse, no es un disfraz, tiene un significado simbólico muy profundo que merece respeto.
A veces las cárceles son ficticias.
Está muy bien aventurarnos en el pensamiento, pero con mucho respeto y cautela, me preocupan más los encarcelados en su miseria, en su impotencia, los manipulados reales que no tienen objetivamete herramientas para salir de la carcel en la que los expertos e ideólogos del poder, en aras de la ciencia, les mantienen realmente aprisionados.
Mientras nos miramos el ombligo la gente muere, está encarcelada por su inconveniencia o condenada a cadena perpetua por los abanderados hipócritas que son los que manejan conciencias.
Más peligrosos me parecen.

Isabel Segunda dijo...

A Nuba, aunque ni soy Aquiles.
El poder del invento inventado por el que te inventa no sé cuantificarlo, pero está y juega su papel; si te inventa buenas cualidades o cualidades que en tu opinión sean deseables lo más probable es que, aunque sólo fuera por esa vanidad que todos tenemos, quieras estar a la altura. Entonces te mostrarás ante ese alguien con esas cualidades. Si las cualidades son en verdad buenas y tú consigues que formen parte de ti el esfuerzo habrá merecido la pena ¿Pero y si no eran tan buenas?
Claro, que también podemos puestos a imaginar suponer que alguien te imagina peor de lo que eres. La misma vanidad que en el supuesto anterior te impulsará a querer demostrar que se equivoca; entonces estarás mostrando buenas cualidades que, también como en el caso anterior, será estupendo que se hagan parte de tu ser.
¿Pero cómo podrás saber si son auténticas o sólo un disfraz?
Si son disfraz (en el suponer) imagina que, encima, no te favorece.
La cosa se complica un poco más cuando eres tú quien imaginas que el otro te inventa buena, o te inventa mala (cuando a lo mejor ni te ha pensado); entonces actuarás o te comportarás de acuerdo y en consecuencia con lo imaginado por ti; y lo imaginado por ti puede ser erróneo.
¿Para dónde tirar, en tal caso? Pues para dónde se puede y a seguir viviendo tanto con los marrones como con los caramelos de licor que nos depara tanto el invento ajeno como el propio invento porque, me temo, nadie puede afirmar sin sonrojo ante el propio espejo estar siendo en todo momento absolutamente veraz y auténtico.
Aunque también es cierto que, como muy bien dices, si alguien se pone un velo hay que respetar que no quiere descubrirse. Hay que respetarlo, sí; pero, no nos engañemos, sí que es un disfraz.
Y, sin embargo y a pesar del viejo dicho de que el hábito no hace al monje, tampoco es descartable que uno se termine sintiendo cómodo en el hábito, y termine por creérselo hasta el punto de llegar a olvidar que nada más era un hábito, y siendo el verdadero monje.
Entre tanto y una cosas y otras no parece quedar otro remedio que vivir bandeándose como se pueda, y tirando a trancas o a barrancas de nuestros engaños y de los ajenos, y de nuestros aciertos y de los ajenos, y de lo que creemos, o imaginamos, o nos figuramos o suponemos de nuestra realidad y de la ajena.

Afrodita dijo...

“Hay que empezar por dejar de ser carceleros de los demás”, dice Aquiles.
Pero es que no siempre el carcelero elige serlo. En ocasiones ni sabe que lo es, y en otras muchas es otro el que lo obliga o lo inviste de un papel que no desea.
Por ejemplo en las relaciones de pareja, cuando en su afán por agradar o seducir una de las partes se supedita, se doblega a lo que da en pensar qué o cómo es lo que la otra parte desea o espera de ella. Y las relaciones de pareja las mantiene, con más o menos continuidad u ocasionalidad, una mayoría abrumadora de habitantes del planeta.
Y es que no siempre resulta sencillo dar esquinazo al roll que viene impuesto por una voluntad ajena, por “el uniforme de carcelero” del que nos habla el autor en el texto 1.17 y que hace casi un año dio lugar a muchos comentarios. Un par de meses atrás, en el punto 1.14, se dialogó ya mucho acerca de cárceles y de carceleros; llegamos allí a los 77 comentarios, muchos de personas que ya no están o cambiaron de seudónimo.
Pienso a veces que sería una experiencia bonita volver atrás, de vez en cuando, y añadir comentarios del ahora a textos olvidados. Tal vez ahí viéramos con un cierto distanciamiento de qué modo hemos o no cambiado, si estamos o no siendo el calco superpuesto e imposible de nosotros mismos.
En fin, nada más es una sugerencia; yo de todos modos echo a menudo un vistazo para ver si alguien ha tenido la feliz ocurrencia, y lo seguiré haciendo. A esto se me puede replicar y con razón “pues tenla tú”. Bueno, ya veré.
Nostalgias aparte y regresando a las cárceles en curso creo, Aquiles, que es bastante inevitable “colocar al de al lado en la vestimenta que, según nosotros, le corresponde”. Cada vez que nos vemos frente a otro, ya sea cara a cara o nada más pensándolo o recordándolo, nuestras palabras, y nuestros gestos, y nuestros pensamientos y hasta nuestros silencios estarán yendo dirigidos a la imagen que tenemos de ese otro, para bien o para mal.
Al otro le estará pasando, a su vez, exactamente lo mismo con nosotros.
Es necesario el funcionar así para relacionarse y no quedarse acurrucado en un rinconcito del propio mundo; teniendo presente, claro, que nos estaremos moviendo siempre con un margen de error quién puede saber cómo de grande.
¿Y tratándonos todos a todos como absolutos desconocidos? Que, bien pensado, por qué no…
Creo que lo verdaderamente dañino y peligroso es el trasmitir a otros, por el medio que sea, apreciaciones personales de otros “otros” que puedan de algún modo perjudicarlos (las apreciaciones); pero sin puntos de referencia ( por muy alejados de la verdad que puedan estar) en los que apoyarse nos moveríamos todos en una especie de limbo.

Anónimo dijo...

Manolo podrias aclararme en que punto la ciencia dice "no hay nada igual ni repetible"...?

En mi opinión la ciencia intenta revelar los misterios de la naturaleza y cuando lo consigue, estos aparecen como simétricas ecuaciones matemáticas, bellas en su forma, intentando darnos a entender que hay una serie de reglas que determinan su comportamiento. No hay que confundir, en mi opinión, la parametrización de la ignorancia que se hace en la ciencia a través de la estadística, con una naturaleza aparentemente caotica(y me refiero a la definición matemática del caos). Entonces, si un fenómeno no es reproducible un número arbitrariamente grande de veces, ¿donde entra la ciencia?.

Goyo dijo...

En tiempos del individualismo cerril y del mediocre y rampante subjetivismo, el autor plantea un proceder aparentemente no lógico para adquirir libertad. Porque ¿ cómo se puede liberar a otro mientras uno mismo está siendo prisionero ?
Mi querido y estimado amigo Enrique, algo sabemos sobre el artificio de la lógica, que vaya, dicho sea de paso, no viene nada mal el empleo de este instrumento para diferenciar los cardos que pinchan y tanto nos irritan a los humanos, no siendo que aprovechando la confusión reinante nos quieran tomar por burros dándonoslos con cremas desnatadas, y los aceptemos como aquellos, comiéndolos como algo exquisito sin que notemos que nos pinchan en el cielo de la boca ( cosa que a los burros no les sucede porque carecen de cielo ) .
No se si te conté que el otro día me encontré con Nietzsche, que había escrito : “ la lógica ha nacido del reino de los apetitos, es en el fondo el intento-instinto de rebaño. La aceptación de cosas iguales significa “ almas iguales”. Con iguales objetivos de comprensión y de dominio”. Y tanto es así, decía, que la voluntad de igualdad es voluntad de poder; y la lógica no se deriva de la voluntad de verdad ”.
Ya ves, un señor con bigote, que parece pasado de moda, ¡y lo que dice!. Y mientras, nosotros, aquí y ahora, andamos dándonoslas de modernos, rodeados de leguleyos, políticos y cantamañanas de “tele” que nos animan e incitan a creerlos.
Pero volvamos a lo de las 49 que es lo que ahora debe ocuparnos. A mí me parece que el planteamiento de lograr la propia libertad solamente a través del otro, me resulta sutil, profundo y sin concesiones al igualitarismo, ni a la lógica. Porque estimar la libertad personal de lo que “yo entiendo que quiero”, sólo da respuesta al querer saber algo de algo, pero no es acto de “conocimiento”. De tal suerte resulta ser así, que lo más común y frecuente en nosotros es la relación que establecemos por empatías y juicios selectivos que hacemos de los demás, y suele suceder, ( hoy día es muy frecuente) que para mejor corroborarlo afirmamos no sentirnos racistas, al tiempo que apostillamos nuestra personal independencia y libertad. ¡ Qué gran desatino, amigo !
Yo creo que el texto nos insinúa que solamente desde el hecho de sentirse y saberse conocedor, uno puede interactuar y relacionarse con el otro propiciando y facilitándole libertad. Y que eso es posible cuando ese acto de conocimiento te liga directamente con todo lo que te rodea, teniendo tus actos un signo de responsabilidad que, al tiempo que manifiesta respeto, te hace depender con todo lo que te relacionas. Por tanto, un acto de libertad es el acto de mayor senso-inter-dependencia que se puede hallar. Sólo así podemos entender que de la libertad que propicias en el otro deviene la tuya.

Goyo dijo...

( continuación)
Una vez hallé un antiguo cuento hindú. Contaba cuán felices vivían los cisnes en su reino que tenía un gran y hermoso lago. Eran regidos por su rey, un cisne de plumas plateadas que brillaban como la luna, y gobernados por el cisne co-mandante que solucionaba sus problemas y procuraba su bien. Pues bien, enterado el rey de los hombres de su existencia quiso saber de ello, y mandó capturar al cisne de plumas de plata. Para lo cual construyose un hermoso lago de artificio, diseñado para seducir y embaucar a los cisnes. La noticia del nuevo y maravilloso lago voló y llegó a oídos de los cisnes; y muy pronto, a pesar de las advertencias del rey y del co-mandante de los cisnes, todos decidieron ir a vivir allí. Transcurridos pocos días, el cisne de plumas de plata fue atrapado en unas redes, y todos los demás asustados y con miedo levantaron el vuelo y huyeron, menos el cisne comandante que permaneció junto al rey, y no hizo caso a los graznidos de los demás insistiéndole en que volara con ellos para que no le hicieran prisionero. Cuando los criados llevaron ante su rey a los dos cisnes y le contaron lo sucedido, el rey de los hombres se conmovió, y entendiendo que su libertad también dependía de la de los cisnes, que no del capricho de poder poseer las plumas de plata, y agradecido por tan significativo hecho, dejoles ir en paz…
Mi querido amigo Enrique, sirvámonos un nuevo vaso de vino en esta última taberna, y brindemos para que, sin reparos ni prohibiciones, podamos seguir charlando y fumando un cigarrillo.

José dijo...

Quería dar una respuesta al comentario de Manolo y me encontré con el comentario de Goyo. Una de las respuestas que se me ocurría era que el arte y la libertad residían en la colectividad, en la interacción por lo que todo entablaba un dialogo, en fin que esto implica una modificación continua.

Se me ocurrían ideas relacionadas con los otros, con las miradas de los otros, con la luz. Deambulaba por el Museo del Prado y notaba la luz en las pinturas, en los ojos de los otros. Me fijaba en el Greco, la luz que iluminaba cada trazo, me producía una profunda sensación de transformación, de movimiento.

Recordaba la alusión de Anónima a Heraclito y pensaba que la identidad del río era el fluir de la aguas, siempre nuevas. Sentía que la identidad era el cambio, el salir a la luz nuevas cosas. Me recordaba del más allá de la oscuridad, en la física, en el símbolo, en el sueño.

Y buscaba, y desentrañaba. Y cada silaba era un nuevo sonido, cada voz un eco. Y la armonía, y tantas cosas..., siempre nuevas, incluso los recuerdos.

Anónimo dijo...

La lluvia de una nube:
Afrodita!!! advierto que estoy emocionada.
Que bellos los momentos en los que alguien te lleva de la mano, como ahora has hecho tú, a que mires y admires, y te emociones y rías y llores con lo que ha quedado plasmado aquí por los bellos intentos de giros de llaves de c-arceleros grupales, arquetípicos, únicos, de otros, de aquellos, en los que todos teníais tal bello aleteo que al leerlo lo que hacía era escuchar ese instante tan mágico de un inicio de vuelo de cientos de flamencos sobre un bello fractal de doñana...
Y algunos de los textos eran fantásticos!!! de una sensiblidad fuera de las cárceles y de las lógicas euskeras pero de ellos mismos y en el mismo lado tan lógicos!!!, como mi cebolla..
.., y otros tan tiernos como los tuyos Afrodita con ese arte tan puro de juzgar tu propio arte interno para pulirlo, ta mágico y tan tuyo...
y esos otros pseudónimos y los hundred secret senses!!...
, hay tantas palabras en las que me reconozco que eso me hace reafirmarme en lo sentido de que todos somos partes del TOdo y cuando nos desnudamos, incluso si decidimos velarnos , se transluce la esencia que iguala contenidos.
No se que estoy diciendo pero fuera de la carcel sí estoy, así lo siento.
Hoy en este recorrido la música que evocaba era la de ella la mi Laurie, hay una desde el mientras
http://www.goear.com/listen/961dd51/born,-never-asked-laurie-anderson
por lo de algunos nacimientos que leí (todo en las increíbles musas de los dos textos que citabas)
y otro para todos los que dejan su huella, sin impronta pero con mucho aroma durante su camino aventurero, y especialmente para mi Ariadna de esta noche
http://www.youtube.com/watch?v=DR30nKnE80g&feature=related

Unedited pero con muchos besos.
Satelites are out tonight..
...and I am going already!
I.

Enrique dijo...

Mi querido amigo Goyo:
Tomo nota de tu sutil colleja. De acuerdo, personal en ataque.

Atila dijo...

Hay muchos tipos de carceleros y carcelados. Algunos llevamos dentro un pequeño un dictador, una víctima, un elegido de Dios, etc... Si estos primeros son alimentados por el ego o por aduladores, se vuelven carceleros de los demás, los segundos como siempre se sienten desgraciados atraen todo tipo de calamidades y así siempre son compadecidos, ayudados, escuchados que es lo que persiguen. Lo elegidos e iluminados son muy peligrosos porque para eso, la Paloma se les poso en la cabeza:prohiben, amenazan y como llegan a tener el poder de la comunicacion, se encargan de entontecernos, amedrentándonos y cada vez con mas miedo, pero claro a cambio de esto nos salvaran de cualquier peligro.
Muchos somos inseguros, no tenemos un criterio firme y nos asusta pensar y huimos de estar a solas con nosotros y si hay un ser que nos parece superior nos es mucho mas cómodo que nos lo de todo bien triturado, así la digestion es mas leve y nos evita que hacer o no. A las victimas las ayudamos y a la vez somos buenismos y nos ayudara para entrar en el Paraíso.
Como dice el autor del libro, las experiencias felices deben ser recordadadas como eso: Una feliz experiencia. si intentamos repetirlas podemos caer en desilusión, pensar lo tontos que fuimos.
Cuando no dependemos ya mayores, de nuestros padres, que algunos sutilmente nos recuerdan sus sacrificios procurándonos lo mejor y nos hacen deudores. Depender que tu felicidad dependa de tus hijos es agobiarlos. Depender un amigo-a que es quien te comprende y en su ausencia andas perdido y contando los días que faltan para su regreso en vez de buscar en otros algo que aprender es otra tela de araña. Depender del que dirán y en un evento familiar que tus allegados o relaciones piensen que tienes mas dinero o poder que ellos, otra tela de araña. Intentar siempre echar un pulso a otros para así demostrar que eres mejor, otra alambrada de espinos.
Y nos vamos a lo que hemos venido que es nuestra evolucion.

Susana dijo...

Si "Yo" viene de Io (lo que liga) e identidad viene de id (ello) parece evidente que el lenguaje distingue realidades bien distintas. Y si lo que liga que siempre es el amor amplía la conciencia, y el conocimiento... y ¡hay que ver todo lo que hay que ligar¡al fín es una función al tiempo que una ficción, pero de esto nos damos cuenta muy tarde... buena parte de nuestra vida intentamos construirlo, mantenerlo, fortalecerlo, para después desprendernos y quizás ahí emerja el Yo esencial ese que ya no nos pertenece... es ahí donde el cantante no canta sino que la canción le canta, el pensador no piensa sino que sus pensamientos le piensan, o el creador es un mero catalizador y transmisor de la llamada de la piedra. Es una inversión de la visión..

El´hipo gey dijo...

Ni yo viene de Io, sino de "ego", ni identidad viene de id, sino de "identitas".

La intervención de Susana me trae el comentario de Jung al respecto del trabajo con una paciente:
"A una interpretación personalista del acontecer psíquico, por ejemplo a los freudianos, no le resultaría seguramente fácil ver en este resultado -se refiere a los procesos de encuentro con el`si mismo´- otra cosa que una represión elaborada... el instinto,la facultad por excelencia de lo insconsciente, es reprimido y falseado por una manipulación, puesto que el inconsciente parte directamente hacia su meta, que no consiste única y exclusivamente en aparear dos animales, sino en hacer que un individuo se desarrolle totalmente."

C.G. Jung "obra completa" Vol.9 pgs. 286-7 Acerca de la empiria del proceso de individuación. Ed. Trotta. Madrid

Beucis dijo...

El ser carcelero del otro, es una constante; lo vemos en las relaciones con nuestra familia y amigos, en nuestro entorno social, en la política, en la enseñanza; todo está sometido a un tejido espeso de normas, protocolos y vigilancias, que pretenden determinar, desde la niñez a la vejez, todo nuestro trayecto vital, para que sea previsible y no se salga de lo trazado.

Este miedo a lo nuevo y a lo desconocido nos inmoviliza y predispone a actuar científica y políticamente con corrección; a hacer en todo momento lo que se espera de cada uno de nosotros. Si alguien se siente protector de su familia, debe preparar una cárcel confortable y vigilar muy bien cualquier idea liberadora que convulsione un entorno del cual nos consideramos responsables.

El científico que investiga se ve castrado por la opinión vigilante de los guardianes de la ciencia, que van a juzgar inquisitorialmente cualquier teoría innovadora. No digamos si esta teoría deja de lado al intelecto para dar paso a intuiciones creativas, a inspiraciones que abran caminos nuevos.

La repetición, el calco, el clon, es fruto del miedo que nos hace transitar recorridos conocidos, tranquilizadores. Es ese miedo que encrespa las clavículas – “las llaves”-; agarrota las cervicales: - “Hombres de dura cerviz” - , clamaba Moisés; y curva la columna, espada de San Miguel, dodecanato, por donde debería fluir y vibrar esa energía que nos libera y hace evolucionar. Tenemos miedo porque lo hemos hecho mal, pero somos como el faquir acostumbrado a su incómodo y rutinario lecho de púas y no queremos cambiarlo. Tenemos miedo también, porque queremos alcanzar el Amor, pero sabemos que Eros es hermano gemelo de Tánatos, la Muerte, y hay que abrazar a Tánatos para conseguir a Eros, ese Amor anhelado.

Nuestro ego se amuralla y se repite incansablemente sin permitir nuevas verdades. Meternos en el río de la vida, como querría Heráclito, convocándonos a un movimiento, a un viaje a través de esa agua viva que nos envuelve, sin agarrarnos a los juncos de la orilla, sin impedir la apertura de nuestros diques, esa es la oración; esa es la convocatoria.

Anónimo dijo...

Las cárceles del alma.
El movimento sigue y adecuamos su ritmo, trabajo, paseos, danza, calma, silencios que hablan a las pausas, que lo dicen todo.
Esa ley infalible de la física, ese principio eterno.
La energía, que no es creación ni muerte que se transforma, siempre.
Y me transformo. Porque mientras pienso en proyectos el hilo sigue y llegan.
Como impulsos alternos,como esa corriente de neuronas de mielina, las motoras, en las que el mensaje salta almohadillado, para que vaya rápido ....
Y yo le dejo, y recuerdo a mi padre y sus queridos rusos, checos y húngaros en su colección de libros reno, que aún amarillean en sus estanterías. Entonces Lajos me habla y como a Chejov y sus cerezos, vuelvo a evocarlos porque aún están presentes.
Y llegan Pedro y sus luchas y las neuronas conectan con esta aventura, con su aventura, con la mía, con la de algunos que leo que se sienten libres aunque están en siniestras cárceles físicas. Esas con barrotes de verdad.
Y pienso: es esa la llave porque al alma, nadie es capaz de encerrarla, ¿nadie?
Solo uno mismo es carcelero de su alma..
Y entonces viene Olga, si, Olga Román, que me recuerda que hay que "seguir caminando" y vuelvo a introducirme en mis líos, en los líos que me hacen feliz..
Pero le pido a los dioses que Eros y Tanatos se den ya ese revolcón y salten chispas.

Y todo, al mismo tiempo, tiempo de Marzo.

Anónimo dijo...

La realidad es una bromista,lo que menos creo que le guste es que la tomen en serio.

Apoteosis dijo...

Proponerse. Querer.
Abrir las puertas y las ventanas. Escurrir y tender los jerséis apretados.
Descubrir nuevos agujeros para las mangas. Navegar.

Cambiar el domicilio de los planes. Descabalgar los días y sus tiempos.
Arremolinarse de libertad. Ascender.

Sorprenderse por una estancia extraña.
Y que los ojos niños la reciban.
Así. Amar.

Tánatos dijo...

Al igual que existe un refranero popular existen determinadas premisas institucionalizadas por todos, y una de ellas es la idea de que el ser humano nace con una personalidad que es difícilmente cambiable, se puede mejorar ciertos aspectos pero no aspirar a ser otra persona.

Solemos reaccionar igual ante circunstancias semejantes cerrando la posibilidad de sorprendernos, aunque el resultado nos sea ya tan conocido que nos cansemos de tropezar siempre en la misma piedra.

Creer que en cada nueva circunstancia existe una nueva posibilidad o faceta desconocida supondría aceptar un gran reto, el reto de la superación constante.

Aquiles dijo...

A Nuba,

En el comentario no me fijaba en la perspectiva de quien es inventado. El problema no es que los demás nos inventen, es que nosotros dibujemos a los demás y nos creamos ese diseño. Nuestra responsabilidad, la de cada uno, es tener la generosidad de revisar nuestros prejuicios sobre el otro y permitirle el cambio, sin recordarle todo el puñetero día que es como nosotros le hemos inventado.
Por supuesto que una persona libre de toda cadena también lo está de las ajenas. Pero ¿cuántas personas conoces así? Lo cierto es que cada día tenemos que tratar de desmontar nuestros inventos y los estereotipos grupales sobre nosotros.

Loli dijo...

Parece que la "ciencia empírica" (es decir la que utiliza métodos experimentales para evaluar hipótesis) nace la necesidad de explicar los fenómenos de la vida física y constituir un cuerpo de conocimientos de objetivos bastantes utilitaristas( algunos libros hablan de proporcionar un control prácitico sobre los fenómenos observados).

Parece también que dicha ciencia en términos generales se quiere distanciar de las llamadas "ciencias formales" (Filosofía, Matemáticas...), en que aparentemente estas últimas llegan a conclusiones en términos absolutos.

La "ciencia empírica" se jacta de llegar siempre a deducciones relativas a través del método hipotético deductivo, reconociendo, entiendo yo, la imposibilidad de dar una explicación total a un fenómeno físicos desde nuestras capacidades actuales, pudiendo solo llegar a aproximaciones.

Sería algo así como que solo nos podemos mover científicamente desde lo relativo.

Si esto es así, deduzco que cuando se habla de que algo está "científicamente demostrado", en ningún momento, ni la ciencia misma, da por cierto un determinado conocimiento, solo una aproximación, y creo que además puesta en "solfa" en todo momento por el verdadero científico, pues en cualquier momento, otra forma de observación, otro acontecimiento inesperado, puede dar a traste con todo el cuerpo de la teoría científica elaborada.

Nuba dijo...

A Aquiles,
Muy razonado, perfecto.
Pero, si mientras andamos se nos posa una mariposa o nos canta un ruiseñor, es de estúpidos darle con el palo de la escoba o pensar que sus colores o su canto son un invento sólo porque no nos creemos merecedores...
La mariposa y el ruiseñor se irán porque tienen alas (ya las tenían) y lo más importante:
Porque no había ninguna intención "oculta" en ese arte, solo cantaban y desplegaban su colorido. Así de simple!

Despertar dijo...

Como se suele decir, "el hombre es un animal de costumbres". Le gusta sentarse en los mismo sitios, frecuentar los mismos lugares, repetir las mismas cosas, una y otra vez. Pienso que es una manera de sentirnos seguros. Hay que arriesgar mas. Nosotros mismo creamos nuestra cárcel.
En comentarios anteriores alguien planteaba si hay algo en nuestro ser que es capaz de mantenerse igual. Opino que lo único en nuestro ser que se mantiene impasible a lo largo de nuestras vidas es el purusha, nuestro espíritu, no nacido y ajeno a la evolución, para eso ya está el alma.
Debemos hacer lo posible para mirar a los demás con otros ojos.
Hace poco leía una frase que decía algo como "Dios está en todas las cosas. Todas las cosas están en Dios. Dios es todas las cosas".
Asumir esta frase creo que puede ser una buena manera de abrir las cárceles que imponemos a los demás. Si somos capaces de ver a Dios en cualquier persona. De mirarlo con el mismo amor que a cualquier familiar nuestro, de ver la belleza en la repulsión, el amor en el odio, ¿seremos capaces de librarnos de nuestras cárceles?. AL menos quizás nos sirva para encaminarnos a tomar consciencia de nuestro "ser psíquico". Algún día .....

José dijo...

Estamos, apenas, en los albores del libro y ocurren, y se nos ocurren tantas cosas. Leía, hace unos días, los comentarios de Susana y de Hipo Gey.

Por un lado Susana daba una interpretación del IO y del ID relacionandolos con el todo de una manera poética, abriendo las puertas a la Estética. Por otro lado Hipo Gey ahondando en la psique de la ética individual.

Como digo al principio, apenas estamos empezando y hay asuntos que son más preguntas que acertos. Vamos buceando en los temas y en los casos de Susana y de Hipo Gey, ambos pueden tener la ¨razón¨. El mismo Jung, a quien menciona Hipo Gey, habla de diálogos entre el consciente y el inconsciente.

Hace un rato, escuchaba un programa sobre la Mecánica Cuántica y las cosas pueden estar en dos fases a la vez y se mencionaba lo del Gato de Schrodinger que estaba ¨vivo y ¨¨muerto a la vez.

Anónimo dijo...

La mecánica cuántica no dice que las COSAS (donde cosas parece incluir TODO) puedan tener dos fases (donde fases es...?) sino que nos da una visión estadística de los ESTADOS de la naturaleza a escala microscópica. Creo que no debemos mezclar COSAS.

Aquiles dijo...

A Nuba,
¿De verdad crees que los prejuicios propios sobre el otro son comparables al vuelo de una mariposa o al canto de un ruiseñor? En cualquier caso mi propuesta nunca ha sido liarnos a escobazos contra lo que creemos que el otro piensa sobre nosotros, que, como apuntabas en tu primer comentario también es invento. Sí creo que el propio prejuicio sobre el otro, (sobre las mariposas o sobre los ruiseñores) carga de responsabilidad al que lo crea, al que lo mantiene y al que no tiene la generosidad de revisarlo. Si no es posible la repetición tampoco es posible que un sujeto sea igual de un instante al siguiente. Si tuvieramos eso claro no repetiríamos tanto la frase: déjale ese tio es así. Cada vez que esa frase hecha se impone en nuestra acción al conocimiento de que es imposible la repetición, nos quedamos como la mujer de Lot: como estatuas de sal ancladas en un instante anterior que ya no existe. También creo que mientras no seamos capaces de revisar nuestros prejuicios sobre el otro, es muy difícil que seamos capaces de concebirnos a nosotros mismos como un estado en continuo cambio, en evolución (si quieres).
Y todo esto al margen de la incidencia que el propio prejuicio pueda tener sobre el otro, que, como dices, dependerá de la capacidad de libertad que ese otro tenga.

José dijo...

Anonimo, lastima que sea cierre de edición. Habría que interpretar las COSAS, gran debate filosofico. Bueno, todavía queda mucho libro y mucha CUANTICA por saber.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo, José, en que no se puede empezar un debate filosófico con algo que se ha escuchado en la televisión de refilón. Gran reflexión.

LUZ B: dijo...

El problema es que de todo esto se puede escribir un libro...Miles de matices...
Realmente el modelo científico que se impone, al que no le guste que se busque otra cosa...¡claro!, la dificultad de hacerlo es porque es más cómodo que las cosas nos las den hechitas... sobre todo a los niveles que realmente importan. Sí que tiene la necesidad de una reafirmación para confirmar datos.
El científico en base a eso concluye y saca, por lo general, un modelo de funcionamiento. Pero el modelo se lo perpetuan otros...Él mismo por lo general es cápaz de tirarselo, je,je, me refiero a su propio modelo.¡No se toma como un apoyo para relanzar otras cosas...
Desde mi punto de vista esta situación que plantea esta parte del libro nació desde que se publicó el primer periódico.
Los científicos casi reproducen por miedo quizás al error, incluso al disparate, los mecanismos de información por el sensacionalismo...Pero aunque hay mucho tomate. Me voy a otro royo...

LUZ B: dijo...

Nuestro cerebro realmente está superlimitado, el que haya llegado a esto no ha descubierto la pólvora.
Pero pienso que a lo largo de miles de años que el cerebro humano pulula por nuestro Planeta en proporción, son muy pocos los cerebrosque han escapado de vivir a ras de suelo o dentro del modelo imperante, porque siempre ha estado buscando la posibilidad de ¿cómo salir del modelo que el mismo se ha creado para vivir con mayor comodidad? y alternativamente ha estado ensayando posibilidades, porque cuesta pedir ayuda, recurrir a otros planteamientos diferentes...Es más cómodo depender, dejarse arrastrar para solucionar permanentemente estupideces.
En estos momentos a nuestros cerebros les toca vivir un periodo álgido de desarrollo cerebral analítico. Muy contradictorio para mi gusto, como suelen ser este tipo de procesos si no se le meten otras historias diferentes.
Me trataré de explicar.
Cuando una vivencia, sensación o pensamiento se repiten, las zonas del cerebro que siempre se activan son casi siempre las mismas. ¡Menos mal que en la inconmesurable cantidad de células que tiene un cerebro, suelen ser regiones relativamente pequeñas!.
No olvidemos que además de neuronas hay más tipos de células con la misma importancia, que necesitan lo mismo que las neuronas. ¡Son muchísimas células de uno y otro tipo en esas zonas!.
Y esas zonas comienzan a demandar gran cantidad de energía que les llega desde los meridianos que recorren el organismo y la energía que las propias células producen. La energía acude parmanentemente y cuanta más llaga más se intensifica la historia...¡¡¡ como moscas a la miel!!!.Una gotita de miel ya es suficiente para el reclamo.
Una solución que ayuda un poco a salir fácilmente de ahí y que he repetido muchas veces, es un buena "inyección" de glucosa (en vena mejor, je,je) en primer lugar... Sino ese sistema tan activado se va agotando, agotando como las pilas, por muy duracell que sean y ...¡terminan por palmar seguro!,usease R.I.P...

LUZ B: dijo...

Mientras en otras partes del cerebro demandan también su "ración". y seguro que son las que intervienen en los procesos "de la cara oculta de la luna". Y palman.
Palman pero de aburrimiento. Para mí el cerebro es como un músculo, eso me decía mi padre:
y en esas otras zonas se empiezan a atrofiar interconexiones que ya están, no se forman las que deberían estar interconectadas o se interconexionan donde no deben.
Aquí empieza el lio que tendría un hijo de p. en el día del padre ¡Vamos!
Un proceso de envejecimiento neuronal coherente va preparando otas activaciones sustitutivas, de antemano.
El "poblema" es que este maquinismo lleva a que el cerebro llegue a creérselo. A concluir que realmente es así la historia y no hay más vuelta de hoja....
Entonces el cerebro trata por un sistema binario, de compensarse así mismo dejando gotear en la medida que puede, intuiciones, premoniciones...Muchos tipos más de "ones" o por lo menos la capacidad de que salte una chispa que envían las musas para que "¡oh, cielos, "¡ya sé que pasa!", que eso suele ocurrir, no precisamente es un estado de stress, sino cuando el cerebro se queda tranquilito...Es algo así como cuando se va al retrete...Hay que relajar esfíteres para que salga el boñiguillo.

Estonces esas situaciones que imploran atención y que siempre se producen , queramos o no, se vuelven cada vez más borrosas, más ténues dentro de la consciencia de ese cerebro que empieza por contradecirlas.
"...Aunque tengo esta sensación, hago lo que estoy pensando o lo que me pide mi propia conclusión del modelo. YYY ¡batacazo...!.
Y mientras por la noche, antes de entrar en los dulces brazos de Morfeo, esas partes del cerebro siguen y siguen y cada vez la intranquilidad es mayor... y después de dormir¡jopé hoy me he levantado como si me hubiera corrido la maratón de Nueva York...!

LUZ B: dijo...

Y esas otras capacidades desconocidas y que quizás por eso asustan empiezan se sustituyen por máquinas. Unas hacen A, otras B...van sustiyuyendo las capacidades que no se tienen
Así como se tratan de premonizar los terremotos, por ejemplo...y que el cerebro si que puede y a lo mejor, con mucha más alteración. Pero ya que no lo hace , tener el recurso de los animales o de los pocos cerebros humanos que puedan hacerlo. Gente que las tienen más desarrolladas aunque con otro tipo de desequilibrio...el emocional...Antañísimo se hacía.
Y ya tan peor recurrir a la imitación de alguien que se coloca como modelo...Modelo que nos cuadre dentro del nuestro, claro está porque al nuetro, el que nos hemos fabricado, termina funcionando como una plantilla que se va superponiendo, recortando lo que no sirve. ¿Pero ese otro modelo no se ha hecho así mismo de la misma forma? y es el esto vale o no vale, si no casa lo suficientemente bien...y de ahí viene el doctrinalismo...¡¡¡HORROR!!! y que funciona en todos a todos los niveles. Desaparece la capacidad de investigación, de prospección personal y de búsqueda. ¡Por lo menos la máquina obliga a tener que aprender!...pero el adoctrinamiento, no.
¨¨¨Y SE PERPETUAN MODELOS...que sólamente están para sacarles partido...Es un problema de ignorancia a fé mía y de cara dura y del saber que repetir, está dentro de un espacio y de un tiempo concretos...porque el cerebro se las ingenia en obligar al resto del cuerpo a caer en manías y costumbres para no alejarse de este tipo de comportamiento.
Los chavales por lo menos se emborrachan después de un examen o se van de cañitas y de risas después de un partido...No digo que el alcohol sea la solución pero ellos por lo menos la buscan . Por lo menos saben que tienen que salir de ahí, de olvidar exámenes y lo memorizado...Y a otra cosa mariposa.
"Mi alma está encarcelada quién la desencarcelará.
El desencarcelador que la desencarcele,
buen desencarcelador será..."Pués con un buen cerebro y con la ayuda divina pertinente....

José dijo...

Anonimo, creo que parte de el texto comentado habla de no encasillar a los otros. Mi comentario sobre la Mecanica Cuantica no es docto, ni lo pretendía. De cualquier forma te aseguro que es algo que me interesa. Las Cosas tienen una connotación filosofica profunda, me remito a la Ontologia y la Mecanica Cuantica abre muchas perspectivas de conocimiento sobre las Cosas.

Afrodita dijo...

A Luz B:
Por todos esos comentarios que has escrito al final, a modo de colofón, en el punto anterior.
Me han gustado. Me parece delicioso que se hable de cosas serias en un lenguaje tan llano, tan sencillo; en momentos hasta me he reído.
Un saludo

Luz dijo...

Jose...los físicos cuánticos en punta estan tratando de conseguir un ordenador que no se codifique en una base información binaria,... sino en muchos más tipos de codificación ...mucho mayor...Deduce.
¿El cerebro humano se sale de una codificación binaria, terciaria etc...?
..Buscan mucho más...Tienen un nível que fliparias
¿ Pretendes que un cerebro de codificación binarria y qué está naciendo, te resuelva lo que necesitas buscar a tú altura?...
No necesitas ir a lo más difícil. El ser humano dentro de si mismo es capaz de encontrar muchisimas respuestas que busca...Paciencia, autoanálisis y humildad modelizarlo y codificarlo...Es experiecia y mucha investigación que tengo encima...son cosas muy sencillas y sutiles
No se necesita irse por las nubes... Muchos matices te están marcando directrices...
Sigues una moda ¿eh?...
Te propongo montarnos ente los dos algo guapo a nível de investigación... ¿vale?, ya nos hemos pegado lo suficiente y sabemos de qué vamos...Me encantaría..

José dijo...

Luz B, claro que estoy dispuesto a investigar y se que tu aportarías mucho.
Muchas gracias y un abrazo fuerte.

zerkalo dijo...

Quizá con ello el autor nos convida aproximarnos a la ciencia desde el espiritu, a desistir de la busqueda de la razón precisa para percibir en la comprensión humana el brillo de la conciencia.

Publicar un comentario