Presentación

Un grupo de amigos hemos decidido poner en la red el libro, “49 RESPUESTAS A LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO”, porque creemos que es especial. Su autor, Eduardo Pérez de Carrera, nos sugiere a lo largo de sus páginas nuevas formas de percibir nuestra vida, de entender la Historia, de interpretar la realidad que nos rodea. Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro. Nosotros nos limitamos a publicar cada quince días un nuevo párrafo y a invitaros a que participéis.

15 oct. 2010

Texto 2.7

2.7 "Si hay un estudio detallado del movimiento, giros de brazos, cadencia de pisadas, rotación de la mirada, colocación del sacro, análisis de las formas respiratorias... es posible dirigir de manera bastante exacta la situación emocional y sensitiva que se pretende conseguir; no parece banal ni inocuo que los ejércitos de todo el mundo hayan considerado tan importante la instrucción hacia el movimiento uniformado del grupo ccomo el manejo de las armas. El paso ordenado, el movimiento repetitivo, crea una adicción que condiciona los ritmos pensantes, que envuelve los hologramas del cerebro sometiendo al hombre a una colectivización dictada; la mayoría de los llamados métodos educativos utilizan, con consciencia o por conveniencia, estas formas procedimentales que conducen al encantamiento del adiestramiento."

1 oct. 2010

Texto 2.6

2.6 "Cada reacción biológica, cada diferencia de potencial electromagnética desencadena una actitud, y como consecuencia un vector de comportamiento, a la vez que define un paisaje en la memoria y en la consciencia. Pero si cada experiencia de acción está condicionada por el estado anímico, a su vez la situación emocional está condicionada por la postura y el movimiento. Naturalmente este matiz significativo fue tenido en cuenta por todas las culturas conocidas desde hace diez mil años. Todas las danzas rituales que acompañan a las doctrinas tienen la misión de alterar el estado de consciencia del acólito y aun del oficiante, y si están convenientemente diseñadas, lo consiguen."