Presentación

Un grupo de amigos hemos decidido poner en la red el libro, “49 RESPUESTAS A LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO”, porque creemos que es especial. Su autor, Eduardo Pérez de Carrera, nos sugiere a lo largo de sus páginas nuevas formas de percibir nuestra vida, de entender la Historia, de interpretar la realidad que nos rodea. Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro. Nosotros nos limitamos a publicar cada quince días un nuevo párrafo y a invitaros a que participéis.

1 jun. 2012

Texto 4.1 y 4.2


4.1 "Hestia, la diosa virgen del fuego, representó la pureza, pero difícilmente se entendió la inmensidad del sentido simbólico de su arquetipo".
4.2 "Se nos ha transmitido la pureza como lo estático, lo intocado, lo que no es posible mancillar ni contaminar. Probablemente el sentido de la pureza no es factible entenderlo si cada uno no desarrolla su propia experiencia, si cada persona no llega a ver con sus propios ojos, o a oír sus propios sonidos, o a definir su propia relación con su naturaleza, con el mundo, con el cosmos, con la esencia, con su alma".

COMENTARIO DEL AVENTURERO

Desde la interpretación que la religión ha dado al Cristianismo, con la Virgen como ideal de mujer y la inmaculada concepción como emblema de pureza, se ha castrado la feminidad limitando su fuerza y expresión.
Al principio con un ostracismo social y una anulación sexual que las relegaba como mero género de apoyo y después, prostituyendo su identidad al intentar convertirse en lo masculino sin respetar su esencia.
Puede que este arquetipo mal entendido haya lastrado a cientos de generaciones pasadas y que aún hoy nos siga lastrando, pues en lo que entendemos como poder o independencia de la mujer, lo que hay es culto a la masculinidad, y no un encuentro con su misma esencia.
Mientras sigamos confundiendo la igualdad de derechos de la mujer con igualar actitudes y cualidades, estaremos contribuyendo a mutilar una sensibilidad femenina que le es propia

22 comentarios:

Bhakta dijo...

Cómo llegar a esa pureza, a la supraconsciencia?.
Supongo que el primer paso es conocernos a nosotros mismos. Este comentario podría parecer vanal. Todos creemos que nos conocemos, pero sólo conocemos nuestro exterior. Nos empeñamos por conocer e investigar todo lo que hay a nuestro alrededor y dejamos pasar la magnífica oportunidad de conocer nuestro interior para poder acercarnos cada vez más a esa chispa divina.
Supongo que una manera de ir acercándonos a esa pureza es llevar a cabo sucesivamente una serie de niyamas.

Dice el autor que tenemos que ver con nuestros propios ojos, y es cierto que dirijimos nuestra vida para quedar bien a los ojos de los demás. Y que más da si tu actitud no es acorde con los demás. No pasa nada por ser diferente si crees que tu actitud es la correcta. Nada contracorriente si vas por el buen camino.

Respecto al hombre, la mujer ....... Altos, bajos, chinos, guapos ........ Por qué no hablamos de seres?.
Siempre tendemos a disgregarnos como seres humanos, a diferenciarnos, a hacer grupitos.
Bendito concepto de "LA UNIDAD".
Y si fuéramos capaces de entender que todos y todo somos UNO, y consecuentemente UNO con Dios?.
Tal vez si fuéramos capaces de entender eso, estaríamos más cerca de la pureza.

Mirad vuestro interior.
Oid vuestro interior.
Allí está todo.

Anónimo dijo...

La música de cada voz

Un aceite esencial
Un trazo en el cielo

Un cante jondo
Un movimiento armónico
Una pieza en su puzle
Una trenza de tres cabos

Un vacío lleno
Un tango
Una Lira

El tacto de un poema
El olor de una tierra
La energía de ese abrazo
el sabor de la lluvia

Sin nombre
En todas partes
Una parte única de todo

Anónimo dijo...

Solo una precisión. En el texto 4.2 el autor no dice "con la naturaleza" sino "con su naturaleza".

No lo reseño para corregir sin más. Creo que la relación de cada persona con su naturaleza puede desentrañar reflexiones muy interesantes, independientemente de que también pudieran serlo las que se derivaran del concepto de naturaleza como genérico. Los matices son importantes.

Afrodita dijo...

Es cierto, he ido al libro y en él pone exactamente "su propia relación con su naturaleza". No sé profundizar en el matiz o temo que si me aplicase a profundizar me metería en un jardín bastante laberíntico del que, como sucede con todos los laberintos, sólo podría salir volando; pero ocurre que hace una temporada ya larga que o no tengo alas o no me las encuentro o son de plomo…
Pero, sí, pone “su naturaleza” y no pone “la naturaleza”.
Saludos para todos. Os leo.

EL AVENTURERO dijo...

Perdonar la errata y gracias anónimo!

Mientras saborea una cereza dijo...

Cada naturaleza define su propia relación con el microcosmos que la rodea. Por eso yo escucho el mensaje y la imagen que proceso es completamente integradora.
Una fusión en la que no existe lo de dentro separado de lo de fuera, ni aquello distante de ésto. Soy un animal aerobio que respira una mezcla de gases, mi cerebro es una prolongación de mi piel. Tengo características comunes al resto de mi especie pero también un único registro de entrada, que se transforma cada instante, que responde al sonido, a las luces y a la interacción con mi entorno, incluyendo los astros que se van alineando en su incansable y sorprendente movimiento.
Algo puro me evoca a algo desnudo, sin filtros, que va transformándose continuamente ganando en fuerza, que necesita entrenamiento, vocación y desbroce, que surge y es sentido en medio de lo demás. Algo que es comun y único a la vez.
Creo que puros son los mensajes contenidos en la VIDA. Esa que nos llama al sacrificio, al único, entendido en su máximo explendor, hacer que cada acto sea sagrado.

Anthónymus dijo...

Sí señor. Hestia/Vesta, de la Grecia a la Roma clásica. Diosa del hogar responsable de cuardar el fuego. Por lo tanto, desde tiempos prehistóricos concepto asociado a la mujer responsable del fuego sagrado del "Hogar". Ya se sabe que en la prehistoria la conservación del fuego se encargaba a un individuo que viajaba con él adonde la tribu, grupo o clan se dirigiera, fue desde entonces, por lo tanto, necesidad y símbolo del mantenimiento del "locus" y la unidad del grupo. Culminada la sedenterización, la mujer adquiere esa responsabilidad sobre el Fogón ancestral destinado al culto de los dioses y a los sacrificios derivados. Luego llegó el cristianismo y sus malos apologetas, y del simbólico fuego purificador y continuado se pasó a la necesidad y conservación de la pureza. Pobre Hestia/Vesta transformada en Virgen obligada a cargar con "su" pureza y así hasta ahora. Por otra parte, esas atribuciones de Pureza a la encargada simbólica del mantenimiento del focus/hogar es una evidente referencia a la preservación o continuidad de un grupo, una "familia", o sea, a la fijación ya de una serie de tabués para preservar la "estirpe"

Nuba dijo...

No se si será por el paseo de Venus, por el próximo solsticio, por las flores, el tinte de las nubes, la fresca brisa que dejó a su paso..
Da igual, cierro los ojos y pequeñas llamitas chisporrotean y vuelven de nuevo esas palabras de golpe a querer salir, sin salir, llegan como un borbotón y me empujan a preguntarme de una vez que representa el fuego, el que yo siento.
No es fácil porque siendo de agua, el fuego nunca me ha gustado demasiado. Si los colores y el baile de las llamas que me trasladan a momentos especiales de mi vida, sobretodo en la cocina, en los fuegos de asar.
Sin embargo, lo que más me gusta del fuego es su humo, me encanta el olor al humo de algunas hogueras, las formas que se quedan abrazadas al aire y dibujan fantasmas amables y danzarines en la pared, o se engarzan como dos zarcillos para hacer de espuma entre las ramas de los árboles y después se despegan suaves para volar uniéndose con el cielo....

Todo esto para decir que siento que los momentos puros necesitan fuego, un momento así es exaltado, pasional, imprevisto, es un disparo de fuego en el que sientes que algo caliente brota de dentro, quizás, es como dice mi amiga, un punto de encuentro en una de las redes de estrellas que tenemos dentro, cómo cuando muere una pequeña enana..
La luz de esa antorcha que el sol le pasa cada crepúsculo a la nube, la que enciende el fuego en la estrella.
Esa que nos recuerda que es la pasión de morir cada día, la que nos viste de pureza y nos prepara para cantarle al sol la siguiente mañana.
Asi que ¡quemaros, arder fuerte, me gustaría oiros gritar a todos, y que tiemble el teclao!
Esta locura mía que me enciende me arranca el fuego, y yo no puedo hacer nada más, solo ser humo.
Y mientras mis dedos se aturrullan por cada letra
mi oreja siente la chispa de cada rama que arde en esta hoguera. Así que Jorge gracias por encenderla.


http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=nfAGq8hnga0#!

(Os recomiendo escucharlo en otros lugares para que el sonido sea más puro, cerrar los ojos y quemaros con ella)

Anthónymus dijo...

UN POCO DE CIENCIA, VALE COMO EX-PERIENCIA. sI OS PARECE UNA CHORRADA PODEIS ALEGAR.

Génesis del conocimiento y su evolución y acumulación.
En la fascinante evolucion del mundo, ha aparecido una propiedad extraordinaria que consiste en la capacidad humana de conocer el propio mundo y el desarrollo, conciencia, acumulación y difusión de ese conocimiento. Cierto es, que ese conocimiento nunca es completo ni compartido por todos, que se nos presenta como aspectos parciales de ciertas realidades, y que en etapas sucesivas se va incrementando y difundiendo paulatinamente. El conocimiento da tranquilidad al
espíritu al permitir hacer previsiones y proyectos. El conocimiento da poder al que lo tiene: poder sobre la naturaleza y poder sobre los que carecen de el. Aunque el conocimiento potencialmente es accesible a todos, las condiciones históricas y sociales han impedido su distribución homogénea y solo algunos grupos sociales reducidos han participado de ella; sin embargo, en el transcurso del tiempo esa distribución cada vez va siendo mas amplia. El origen de las ideas, es decir, del saber como son y han sido las cosas y los fenómenos, y su devenir, proviene de la observación del entorno inmediato, del resultado de la actividad cotidiana humana,
apoyándose en percepciones y practicas parciales, en intuiciones, en deseos, en temores, y del intercambio de las ideas dentro de los grupos sociales. A partir de un nuevo conocimiento se pueden realizar las observaciones con mas precisión, obtener de la reflexión resultados mas adecuados con la realidad, y en definitiva obtener
mejores aplicaciones. Así se ha ido formando el pensamiento común, a lo largo de los siglos, recorriendo etapas cíclicas de observación del mundo, de reflexión sobre lo observado y de aplicación de los resultados de la reflexión. La forma de transmitir y conservar este pensamiento común, fue inicialmente por intercambio y tradición oral. Los que sabían enseñaban a los que no sabían. Cuando la cantidad de conocimiento
fue aumentando, este se grabo en narraciones orales que algunos memorizaban y transmitían. Esta especialización otorgó a los depositarios del conocimiento colectivo del grupo cierta preeminencia: así aparecieron los magos y los adivinos. Pero como
las explicaciones de los fenómenos no siempre eran coherentes o fácilmente admisibles, se justificaban con la existencias de ciertos espíritus o dioses que los propiciaban. Una voluntad suprema justificaba los fenómenos de difícil explicación. Estas explicaciones eran obtenidas por adivinación, o por la revelación divina a
iluminados y profetas, dotados de poderes especiales capaces de obtener resultados que solo ellos podían conseguir. Así surgieron, primero, los mitos y las mitologías y más tarde las grandes religiones con sus teogonías y teologías.
Con la aparición de la escritura se dio un gran salto en la forma de conservar el conocimiento. La extraordinaria capacidad de poder fijar las ideas fuera del cerebro humano mediante símbolos sobre un soporte material, posibilito la acumulación de conocimiento, su transmisión a distancia y su conservación en el tiempo, sin necesidad
de utilizar el recurso oral. Esto produjo un cambio esencial en la forma de apropiarse del conocimiento.

Anthónymus dijo...

. El que conociera y usara la escritura era dueño del conocimiento en ella depositado. La lectura y la escritura requerían el aprendizaje de unas técnicas de cierta dificultad y por tanto accesibles solo a un reducido número de personas, y como consecuencia la escritura adquiría un aspecto hermético y esotérico. Los escribas y sumos sacerdotes fueron los primeros depositarios de estas técnicas y, por tanto, los únicos capaces de interpretar los conocimiento grabados en la escrituras. En los orígenes, gracias a la escritura, se recogía todo el corpus de conocimiento de una época en libros sagrados únicos. Las ortodoxias aparecen para asegurar que no se deforme arbitrariamente el conocimiento recogido en las escrituras pero, como consecuencia, también se comienza a valorar mas lo escrito que lo vivido.
Pero la verdadera fuente del conocimiento no estaba en las escrituras sino en la Naturaleza. Y es la actividad de los hombres la única capaz de leer el libro de Naturaleza. Por una parte la práctica diaria de la agricultura y de la ganadería necesitaba prever, planear, proyectar y para eso necesita conocer, y para conocer se necesita pensar, interrogarse sobre los fenómenos y sus causas. Ese conocimiento se
inicia con una fase empírica mediante la acción, la observación directa y la consulta a la Naturaleza, ayudadas por herramientas e instrumentos. Por ordenación y síntesis de los datos obtenidos y acumulados empíricamente se van formando explicaciones y conexiones de causa efecto, cuyo grado de verdad debe constatarse en nuevas consultas a la Naturaleza a través del experimento y la experiencia. Esta tarea no
la hacen ni magos, ni iluminados, ni gente con poderes especiales, solo personas con su trabajo y con una formación accesible a cualquiera que este motivado y utilice su propia inteligencia. En este caso los saberes, prácticos, teóricos y aplicados, pertenecen a cada individuo que los usa en su trabajo cotidiano o para su deleite y los
comparte en las tareas que requieren colaboración. Así, paulatinamente, va surgiendo el conocimiento científico, como una de las formas mas eficaces de conocer en cuanto que permite encontrar explicaciones racionales de los fenómenos que se nos
presentan en la Naturaleza, y predecir con cierta exactitud acontecimientos futuros, naturales o proyectados. Junto al conocimiento científico aparecen también la lógica y la demostración como pilares esenciales de la ciencia.

Anthónymus dijo...

Sí, con perdón. El texto parcial aquí arriba transcripto no es del que esto escribe sino del que lo escribió. "Historia de la Ciencia Española". Versión digital abierta. Ernesto G.C.Soriano.Doctor en Matemáticas. Experto en Sistemas Informáticos.
Si quereis más..., ya sabeis.

Mandrágora dijo...

Esa pureza de la que habla el autor se puede imaginar como el corolario de todo un camino, en donde para oír tus propios sonidos o captar tu naturaleza en relación a, resulta necesario desbancarse de los ruidos permanentes que acompañan y de las servidumbres a las que estamos sometidos.

La aceptación y puesta en valor de lo que uno tiene como herramienta de partida y el ir desgranando lo aprovechable y ya adquirido de lo que distrae o enturbia esa capacidad de encuentro con, en este caso un estado pureza, se me asemeja a ese ir subiendo escaloncito a escaloncito donde cada vez más entra nuevo aire fresco, permite otear e intuir mayores alturas, permite soñar y emprender ciertos vuelos, y donde poco a poco la impregnación y la imprimación de nuevas vivencias deja paso y va consolidando la constatación de estar en el camino. Es ese arranque gradual donde la satisfacción de un pequeño logro empieza a ser la antorcha de estímulo cada vez más viva para lo siguiente. ¿Y quién no lo ha sentido?

Si se puede lograr el estado de pureza o si es alcanzable o no, posiblemente sea ocioso enredarse en diatribas teniendo en cuenta la cantidad de argucias puestas a la carta para seguir permaneciendo fiel a un bienestar inventado. Probablemente tenga más valor esa disposición a levantar la mirada y empezar a ver que lo que realmente se vea, que está por ver.

Atila dijo...

Para mi la pureza es como si dijésemos "ser limpio" . En el sermón de Cristo en la montaña dijo: "Bienaventurados los limpios porque ellos verán a Dios" estos ya lo tienen incorporado dentro de su su ser y su mirada libre de rencor, envidia, codicia, etc. y dando a los demás cambio de nada.

Inés dijo...

Su comentario sobre qué significa la Ciencia y el mundo científico no podría haber sido más oportuno, puesto que coincide -temporalmente- con una carta publicada en Nature, una de las revistas científicas más prestigiosas, por la Sra. Secretaria de Estado para la destrucción y persecución de la ciencia y los científicos.
En ella se definen claramente las estrategias por las cuales, en estos momentos de crisis, se avista "la oportunidad" de cortar por lo sano lo mediocre y quedarse sólo con lo excelente y a continuación derrama toda una serie de medidas a tomar para que ésto sea así.
Ella, compañera de profesión aunque no de procesión, no es doctora, por supuesto. Ni siquiera ha publicado media docena de artículos decentes en nuestro campo científico, pero habla de una determinada forma de "pureza"; de esa pureza sinónima de autofagia, en la que se adivina un profundo resentimiento a la Ciencia con mayúscula que ella no ha olido jamás.
Por supuesto que en la comunidad científica española y extranjera la carta ha sido ampliamente respondida y es muy triste el profundo sentimiento de indignación, de falta de esperanza, de pena en una palabra de cada uno de los que no han podido resistirse a responder.
Se nos ha insultado en nuestro propio campo, porque se ha dirigido al corazón de nuestras fuentes, para soltar su bomba.
Sin embargo, desde el punto de vista estrictamente científico su "paper" se cae por su propio peso, es falso, no está basado en pruebas experimentales ni apoyado en datos fiables, por eso su resultado será totalmente el opuesto y yo me alegro de que quede constancia por escrito de esas formas de limpieza purista, que como dice el sabio autor de éste libro, lejos de ser la verdadera pureza, todo lo ensucian.
El conocimiento científico viene sí, de la capacidad de entender el mundo que nos rodea. Lástima que quienes lo lideran estén ciegos.
Afortunadamente los verdaderos científicos, seguirán trabajando para darle "excelencia" a su señoría, sin dudarlo.

Rafa dijo...

Parece que el fuego, además de simbolizar el Sol, es el símbolo de la energía liberada (supongo que para liberar algo es porqué antes está encarcelado); y que Hestia y porteriormente la romana Vesta(acordaros de las vírgenes vestales),entre otros cometidos, tenìa el de ser la diosa encargada de mantener el fuego del hogar y del templo interno; además de acechada por Cronos (el tiempo) fué símbolo de la pureza, que es un término análogo al de limpieza (eliminar la suciedad).
¿Podría estar el autor instándonos a eliminar la suciedad de nuestro templo interior para liberar energía retenida, generar nuestro propio fuego y con esa luz y calor sentir el mundo como nuevo?.
En cualquier caso nos acercamos en el calendario a una fiesta dedicada al fuego y la renovación, la de los juanes (gigantes) en la que cuentan que si pasas la hoguera con intención de renovarte,y te bañas con el fuego purificador, se deja atrás todo lo que te retiene (lo antiguo); yo desde luego por si acaso voy a intentarlo.

Eolo dijo...

En los trabajos de Persiles y Segismunda, Cervantes insinuaba en su bosquejo, que una vez vencidos los avatares del recuerdo, la ofuscación y la pereza, que los situaba cerca de la Península Escandinava en una argumentación geométrico-geográfica de gran interés, las dos energías naturales en el inicio del cuarto cruce, debían someterse a una limpieza tras cruzar el Atlántico.

Cualquiera diría que sería el agua la protagonista de la acción, y sin embargo la escena se inició con el fuego, que adquiere connotaciones devastadoras en el acerbo actual, siendo la forma alquímica auténtica de purificación previo a la aceleración de la energía.

Antes de entrar en el submundo que supone el verano y el otoño, tiempos de sombras y frutas, hay que renegar de pompas y atavíos quemándolas en las hogueras de la combustión venidera, infiriéndose en ello la adjetivación que el Ser arrastra en su experiencia de vida, y sustanciando de pureza el vuelo sagrado que se revuelve hacia nuestro interior.

Imposible sin experiencia, inalcanzable con la voz, irreductible con el ego, llegar a la velocidad álgida con la que iniciar la vuelta al útero profundo de la Madre cosmos.

Anthónymus dijo...

Parece que El Aventurero, ese guardian de textos que nos precede y deja, ha olvidado o perdido, o no ha encontrado, o yo no supe hacerlo, la transmisión de la autoría del texto sobre la ciencia que publiqué algunos tertulianos más arriba.
En el mismo, que por descuido no se trasladó junto a dicho texto, se da el nombre del autor:
Ernesto G.C. Soriano,doctor en Matemáticas, discípulo del profesor Rey Pastor, profesor de la Facultad de Ciencias de la Complutense, experto en Lógica de Sistemas, introductor en España de la creatividad computada, y escritor de varios libros sobre Álgebra e Historia de la Ciencia Española. Y más. (Ver por ejemplo: "Del Cálculo aritmético a la Creatividad computable". Museo del traje, Salas Temporales.)

Beucis dijo...

Hestia, Artemisa, Atenea, diosas vírgenes, diosas creadoras del gen de la fuerza evolutiva; del gen libre de karma; del gen del Cristo. Al igual que Rhange, la bruja blanca de la alquimia, pertenece a ese grupo de entidades creadoras, protectoras de la Sangre Real, que nos hablan mitos y sagas a través de los tiempos. Portadores del Grial: José de Arimatea, el Rey Pescador, Arturo y sus caballeros, los Reyes Barbudos Merovingios, Magdalena, como Hestia, vaso sagrado, lar, recipiente del fuego, del gen de Cristo.

Hestia es símbolo de pureza; es símbolo de fuego, del fuego invisible que da vida a nuestra esencia. En alquimia es fuego secreto, clave de la Obra, que constituye lo primigenio del alma y del cosmos.

A Hestia podemos verla como un arquetipo, un referente, que llegaremos a desvelar en la medida que vayamos abriendo su arcano. Igual a Siva, señor del Yoga, rodeado de lenguas de fuego. Fuego que destruye y purifica, para poder emerger de sus cenizas como seres nuevos.

No; no es fácil la comprensión de Hestia. Tenemos primero que asumirla como la terrible Kali, diosa del tiempo, destructora, y, renovados, surgir de las cenizas, como el Ave Fénix, y entonces, creo yo, atisbaremos ese concepto de pureza del que se nos está hablando. Es una meta; no un punto de partida. Por supuesto, no el estereotipo que las religiones asocian con la virginidad y la pureza.

Icono-Plasta dijo...

Bueno, ahora veo y comprendo, gracias a la/el Beucis que eso de "ser virgen" se refiere a cosas más plausibles. Y me lo comprendo por eso del "gen libre de Kharma", cosa más fácil de entender, dentro de un orden.Bien, si no son entes mágicos, digamos que podrían ser reales como la vida misma (bueno, quitemos lo de reales para dejarlo en..., ¿efectivos?), faltaría saber/entender quién los ha liberado del famoso pecado original de nascitura. Cosa hablada por todas las religiones de forma simbólica. Aunque a veces, con suerte observadora, todos hemos asistido a nacimientos y permanencias de personas que parecen ser la encarnación de tales principios. ¿Es cosa de la naturaleza que así como de vez en cuando nos regala un Albino, también le limpia el dichoso Kharma a otos? ¿Depende de los padres y madres actuantes en pleno momento de su propia limpieza vital, iluminados por la magia del naciente? Oh, Beucis sapientísimo, deberías aclararlo un poco más. Y me gustaría, preferiría que eso de la "Sangre Real" fuera o se nominara de distinta gracia, no vaya a ser que volvamos a entender que la Real-idad le va aparejada, y que los incontables sreales que han sido, de mala o peor manera, sean consagrados de alguna forma oscura. Complicado, ¿verdad?

...Y es que Luis ya lo dijo...

"Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero"....

.."furia color de amor, amor color de olvido"..
.."nuestros labios hablaron y su verdad fue al aire"...
.."canté subí, fuí luz un día arrastrado en la llama"...
..."vine por esos besos solamente"..
(Luis Cernuda)
Y yo por esos versos solamente

Crisóstomo dijo...

Sí, quizás fuera saludable el autodestruirnos, cada día, cada cual a sí mismo. Y volver a nacer purificados, sin los resabios que vamos acumulando y arrastrando y creyendo no ya que son nuestros sino que todo ese lastre es el auténtico Yo en el que, por resignación o por desidia, nos reconocemos sin reconocerlo.
Pero no nos animamos a esa autodestrucción creadora, innovadora, puede que porque enteradillos y aconsejadores al estilo de la “new age” nos han ido metiendo en las cabezas que “tienes que quererte mucho”, y tener la autoestima muy alta.
Y queriéndonos tanto no vamos a atentar contra nuestro Yo aunque esté siendo nada más un espejismo, y no vamos a tirar por tierra una autoestima que con tanto esfuerzo hemos colocado tan en todo lo alto.
Y vivimos amarrados del clavo ardiendo del “Yo mío” que nos come los hígados, como a Prometeo el águila. Pero ahí seguimos, cada día, siendo de nuevo hígado que devorar con el que alimentamos al puñetero Yo que no se cansa de burlarse del auténtico Yo y de ponerle, con nuestro propio pie, la zancadilla.

Maria de Magdala dijo...

Toda mujer nace con una esencia propi ,PERSONAl y sobre toda femenina,cualidad natural del sexo que condiciona ,los afectos ,las vivencias ,el amor y sobre todo el sentido de la vida.
Esencia que se ve muchas veces apocada ,apartada y casi vetada por el poder masculino del hombre que dede siglos la ha relegado a un segundo y tercer plano en la posición familiar del trabajo y de la sociedad en general.Mujeres que a cara descubierta llevan encima el peso de los siete velos que cubren su alma y su espíritu,pero que en esencia no son capaces de tapar la naturaleza femenina intrinseca en su ser.
Solo hace falta una chispa ,una simple chispa que encienda la primera luz que hará que todas las demas luces se conexionen entre si para encender el alumbrado de su propia vida ,una chispa que pueder ser ocasionada por una vivencia ,una ilusión ,un amor ,un trabajo, una enfermedad ,una amistad ,un libro ,una pintura ...ect o simplemente la consciencia de saberse apagada tanto tiempo.
Somos capaces de ir desprendiendonos de los velos que ocultan nuestra esencia femenina,que conlleva una energia vital natural de la que el mundo está falto en la actualidad.
Somos hombres y mujeres ,seres humanos ,personas ,individuos,que tenemos en nuestros genoma una capacidad preciosa para nuestro común entendimiento ,el Amor,el amor hacia el prójimo,el amor fraternal el amor carnal ,el amor por nuestra madre tierra y todo lo que nos da,pero sobre todo la capacidad de comprender ,de entender y obrar en condecuencia ,cuando estas aptitudes se presentan o se manifiestan en nuestras vidas.
El hombre en comunión con la naturaleza y con sus cinco elementos ,agua ,fuego,aire,tierra y cosmos,forman un pacto invatibleque que más allá del sexo propio de cada persona somos ,pequeños universos individualescon capacidades propias que forman en universo total,más allá de lo que el hombre actual es capaz de entender o quizás entienda paro cegados por el egoismo ,la soberbia , la avaricia ,el poder ... se olvidad del TODO para el final encontrarse con la NADA.
`Pero existe algo propio del ser,que es esa Luz que se enciende en nuestro interior ,la misma que desde milenios se ha encendido en cuevas ,en altares entre piedras o en catedrales,en el cielo o en el mar, en rituales o entre oraciones,uno solo o en comunidad o smplemente mirando la luz del sol o de la luna ,en definitiva todo es nuestra Esperanza del hombre por y para el hombre.
Que no se nos apague nunca esa Luz.

Evangelio de Maria Magdalena
Palabra de Jesus:
....entonces ,¿será destruida o no la materia? El Salvador dijo: "Todas las naturalezas ,todas las producciones y todas las criaturas se hallan implicadas entre sí y se disolverán otra vez en su propia raíz,pues la naturaleza de la materia se disuelve en lo que pertenece únicamente a su naturaleza.Quien tenga oidos para escuchar,que escuche."

Publicar un comentario