Presentación

Un grupo de amigos hemos decidido poner en la red el libro, “49 RESPUESTAS A LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO”, porque creemos que es especial. Su autor, Eduardo Pérez de Carrera, nos sugiere a lo largo de sus páginas nuevas formas de percibir nuestra vida, de entender la Historia, de interpretar la realidad que nos rodea. Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro. Nosotros nos limitamos a publicar cada quince días un nuevo párrafo y a invitaros a que participéis.

15 jul. 2012

Texto 4.5



4.5 Parece indudable que cada idioma define fonéticamente, e incluso ideológicamente, una visión distinta del mundo aparencial, pero también de la poesía, el ritmo y del movimiento y de tantos otros matices de la conducta. Pero cualquiera que lo analice deducirá que, más allá de la explicación sintética del diccionario, cada persona tiene su propio idioma, porque cada significación vive en un ideograma distinto y toda palabra desarrolla el dibujo de un pictograma único en cada cerebro.

COMENTARIO DEL AVENTURERO

¿Utilizamos el idioma para comunicarnos o para ponernos de acuerdo?

Si yo hablo de “amor”, el que me escucha quizá entienda lo que pretendo expresar, pero lo que recibirá de mis palabras son los estímulos de su propia experiencia con el amor.

Nuestro idioma, de alguna manera, traduce nuestra experiencia, y nuestra experiencia es única. Sin embargo, en vez de potenciar la propia experiencia a través del idioma o el idioma a través de la experiencia, lo que hacemos es justo lo contrario. Nos pasamos la mitad de la vida (año arriba año abajo) intentando consensuar lo que cada uno entiende por “amor”. Intentamos ponernos de acuerdo porque necesitamos que el otro vea las cosas como nosotros. Necesitamos cómplices de nuestra realidad para que ésta se convierta en algo, efectivamente, real. Porque lo que está sólo en uno, por lo visto, no es fiable. Y finalmente conformamos la realidad según el número de adeptos. 

¿Por qué nos da miedo asumir que somos únicos?

Porque nos da miedo estar equivocados en nuestras percepciones, nos da miedo estar locos, nos da miedo estar aislados en una visión que, aparentemente, nadie más comparte. Quizá porque esa soledad implique descubrir que los caminos a recorrer son individuales y sólo podemos recorrerlos nosotros. Solos.

¿Pero no es mejor caminar solos guiándonos a través de nuestra propia experiencia, que caminar en masa guiados por una ficción consensuada?

Y de repente parece que el mundo existe tal y como lo conocemos porque todos nos hemos puesto de acuerdo en que el mundo existe tal y como lo conocemos. ¿Pero y si todos viéramos el mundo de otra manera? ¿Y si diéramos el paso de transformar lo que vemos sin necesidad de ser secundados por nuestro entorno? ¿Qué empezaríamos a ver si dejáramos de intentar unificar nuestras experiencias?

¿Qué pasaría si nos liberáramos de este agónico  y acogedor cautiverio? 

32 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay quien dice que el diablo existe porque muchos creen en él.

IS dijo...

Cada idioma define una ideología distinta del mundo aparencial. Por tanto, hablar un cierto idioma configura una especie de identidad colectiva en la definición del mundo que nos rodea. Hay idiomas tremendamente simbólicos y analógicos como el sánscrito o el hindú. Parece que el carácter analógico de esos lenguajes es lo que ha hecho, por ejemplo, que los indios sean los mejores informáticos, al afrontar los retos de la programación desde claves más analógicas que analíticas. Hay otros idiomas de construcción relativamente simple y directa que favorecen un análisis superficial, como puede ser el inglés (probablemente por eso tiene tanto éxito como la lengua de este modelo).

Pero si los que hablamos un mismo idioma, por cada palabra generamos un pictograma distinto ¿quiere eso decir que cada uno tenemos también una ideología completamente diferente, a pesar de que nos traten de convencer de que todos pensamos igual? El despertar a ese idioma propio ¿significaría la muerte, por fin, del pensamiento único? ¡Menuda liberación! Parecería como salir de una cárcel.

Desde esta perpectiva, de una ideología distinta por persona ¿serían posibles estructuras tan habituales como los partidos políticos, basados en una ideología común? Lógicamente a partir de un mínimo despertar del idioma propio, lo que no son posibles son los partidos de estructura monolítica, como los conocemos actualmente, en los que cualquier diferencia con la línea marcada por el líder se considera alta traición a los supremos intereses electorales del partido.

Anónimo dijo...

Volveríamos a las estrellas.
Si las miramos desde aquí nos parecen todas iguales verdad? Los astrónomos saben que no es así.
Algunas están naciendo otras están muertas.
¿Que interesante que las que ya han muerto nos den luz aún, verdad?
Pronto viene una verdadera lluvia mágica que hay que mirar desde lugares especiales, porque es exactamente igual que la varita mágica de las hadas, sigue transformándonos.
¿Es posible que se nos esté olvidando La Vida?
Ay Camarón, ahora no podemos entretenernos por el camino, primo! hay mucho que hacer.
Aunque tu ya lo sabías porque entendiste "la leyenda del tiempo"

Afrodita dijo...

Miraba hace pocos días un programa de televisión en el que hablaban de cómo tras un tiempo en el que la llegada a España de gentes de otros países y de otras razas andaba en torno al millón por año, en el último año sólo habían venido 140.000 aproximadamente y, además, muchos estaban regresando a sus países. Mientras, y por el contrario, España vuelve a ser país de emigrantes que, curiosamente, optan en su mayoría por Alemania.
Digo “curiosamente” porque así a un primer pronto puede pensarse “¡mira, como en los años 60”!”. Pero salta a la vista — y no hace falta por tanto que yo lo haga notar, es sólo una reflexión que me hago por escrito y, bueno, os la cuento — que la diferencia entre el emigrante de aquellos años y el de ahora es abismal.
El emigrante español de los años 60, mano de obra sin cualificación ninguna ni más ambición que el tan sólo subsistir, sin formación ni más bagaje que sus costumbres, sus creencias religiosas, su gusto por los sabores y los colores y los ritmos emanados de forma natural de sus raíces — y sin dejar de considerar que todo ser humano sea cual sea su procedencia, o condición, o instrucción, o formación o cultura o la que sea, depositará allá donde vaya algo de su impronta, o de su… ¿esencia? —, poco tenía que aportar al saber ni a la sensibilidad del pueblo alemán que lo acogía.
El emigrante español de ahora mismo tiene, aparte de la formación académica específica que lo impulsa a ir en busca de un futuro profesional que el “aquí” no le ofrece, un bagaje cultural que va más allá de los límites de la especialización que hace que su presencia en el país que lo recibirá sea deseable y deseada.
El emigrante español de ahora tiene un sentido del arte, de la ética, de la estética, de la armonía, del ritmo y de muchas otras cosas de que lo ha ido impregnando el paso del tiempo y las circunstancias que — desde el estatismo de la época de la dictadura y el aislamiento en que vivíamos, que aquí no venía nadie, que cruzarte con un extranjero por la calle era un hecho anecdótico que se comentaba con los vecinos — llevaron a que, en un periodo de tiempo bastante corto, se dieran tantos cambios tan deprisa.
(Me sobran caracteres, dice un letrero, así que lo parto y sigo)

Afrodita dijo...

(continuando)

El emigrante español de ahora cuenta, además de con la formación que ha elegido y encauzado de manera voluntaria y consciente, con todo lo que ha ido depositando en él el simplemente estar en el “ahora” de este “aquí” al que, como a la Alemania de los años sesenta llegaron otros españoles, han venido a parar gentes empujadas, como ellos, fuera de sus lugares de origen tan sólo por la necesidad y en busca de la supervivencia, sin formación ni más bagaje que sus costumbres, sus creencias religiosas, su gusto por los sabores y los colores y los ritmos emanados de forma natural de sus raíces.
Hoy, entre unas cosas y otras y por esa especie de simbiosis o intercambio entre lo propio y lo asimilado, el emigrante español tiene mucho que aportar y con qué enriquecer el espíritu de las gentes del país al que vaya; y está más capacitado también para enriquecer el espíritu suyo.
De igual modo, en ese ir y venir de los aconteceres de la vida que se parecen un poco al avanzar y retroceder de las olas en una playa, llegará un día en que recibamos inmigrantes a los que no mueva tan sólo el impulso de la supervivencia; gentes que procedentes tal vez de los mismos países de los emigrantes que tenemos ahora tengan tanta formación y estén tan preparadas como los jóvenes universitarios que se están marchando a Alemania.
Vamos, que con el tiempo, todos seremos al mismo tiempo deudos y deudores de todos los demás; y las fronteras invisibles irán cayendo como en su día cayó el muro de Berlín, aunque sin ruido. Y lo que hoy consideramos cada quien nuestros ideogramas y pictogramas propios estará tan interferido y mediatizado de los ideogramas y pictogramas de todos los demás que no sabremos ni podremos reconocerlos ni identificarlos; y en esa eterna búsqueda de una identidad sin la que es imposible avanzar en el camino del conocimiento nos veremos, todos, forzados a inventar nuevos lenguajes que dibujen ideogramas y pictogramas jamás antes pergeñados.
Y empezará para la Humanidad un nuevo ciclo en el que las palabras no sean el eterno obstáculo para la comunicación, y dejen de ser esa especie de arma que nos arrojamos con encono unos a otros cuando nuestro interlocutor no da a un mismo vocablo el mismo significado que le damos nosotros.

Anónimo dijo...

Los que vivimos, estamos llenos de yoes. Un yo, para cada situación, para cada sensación, para cada acción vital. Y esto confunde, altera, y confronta con malentendidos.
Un mecanicismo dominado por el ritmo del mundo exterior.
En cada estación del año se manifiestan yoes diferentes a las demás estaciones.
Muchos tipos de afectos.
Dan miedo tantos idiomas.
Si se consigue que diga el Único Yo, el Espíritu, sólo existe su idioma, único e individual. Empuja a que el cuerpo, la emoción y la mente, digan.
...Pero hay que buscarlo entre las nieblas de Avalon, los espejismos de los desiertos, las rocosas montañas del Tibet y el metano de los pantanos, como una princesa en los cuentos de hadas.

Mandrágora dijo...

Leyendo este nuevo texto que el autor nos ofrece te hace entender fácilmente por qué a veces se percibe la sensación de veracidad en la exposición dada y por qué otras veces suena falso.

Cuando un sujeto habla, a través del lenguaje carga de contenido toda su expresión interna: desde el movimiento de las manos y la gesticulación, el timbre y la sonoridad de la voz, las pausas y cadencia respiratoria, y hasta la forma de ornamentar y colocar las frases. Diría que hay toda una armonía reflejada en cada individuo que cuando se traiciona, se desestructura y «canta».
No deja de ser curioso que sea tan habitual expresiones manidas y estereotipadas, como si uno no pudiera percibir más allá de lo dicho, y es curioso, por el contrario, el interés y atención que despierta cuando a través de su empleo te hacen reconocer la singularidad de quien habla.

Si cada persona tiene su propio idioma, como dice el autor, se supone necesario incorporar un cambio tanto en la expresión como en el vocabulario y la intención dada según se crece y evoluciona. Formas y apoyaturas con las cuales te identificas en un periodo de la vida, dejan de sustentar y tener credibilidad en otro. Entiendo el idioma como un medio en donde la novedad y el desuso deben necesariamente estar en continuo cambio, si no, algo pasa.

Nuba dijo...

Una canción que acune, esa es la que quiero cantar hoy, para mí, una nana que lo dice todo sin palabras.
Las palabras manipulan, pocas veces he conocido a alguien impecable con sus palabras. A pesar de haber amado a la persona, yo, la exigente, la electiva, reprocho para mí -no se quién interno- a la gente que no ha sido impecable.
Y es que la palabra, es de entre todos los idiomas el más sujeto a la manipulación, en todos los aspectos. Por eso, elijo al silencio, a los tonos, a los cuadros, a las nubes, como mis aliadas.
¿Que cómo estoy? triste? no, desalentada? puede.
Es la antesala del precipicio, de un precipicio conocido de antemano por muchos, ¿entonces que ? ¿impotencia? prefiero otra I la de imaginación para inventar un presente-futuro y no un presente que mientras lo vivimos, muchos se empeñan en que y sea pasado.
A mí, (do not why) muchas palabras antes de leerlas ya me huelen, me suenan y se colorean ellas sólas. A veces no me gusta, porque me digo, oye? que ya estás pre-diseñando el contenido!! pero así es.
Es tan así, que un gran amor -de esos de los absurdos con los que a veces te encuentras, sin saber porqué, ya que tu ibas a encontrarte con alguien que resultó no ser ese alguien, él peor, ...pero eso pasó, nos encontramos y Oh... química, luces, colores y formas!!! ummm vaya, pero parece que sólo fue de una parte así es que dejé de fiarme de cualquier luz, voz y forma y cerré mi corazón a cualquier amor que no fuera místico, (by the way- acabo de terminar de traducir los últimos cantos de Savitri del Inglés- el acompañamiento con la muerte y hasta el final de los finales y aún tengo escalofríos en las manos... y dentro.
Después de que se lee ese poema, aunque sea consuelo de tontos, pues , mira no puedo conformarme con menos..
Ni se cual era el corazón de mi mensaje, tal vez era eso, un mensaje en el que se me dice que el corazón está descentralizado, a veces vibra en la piel, otras en el pensamiento sin censuras razonables y la mayoría de las veces en un tipo de añoranza, que siento desde hace tiempo, que no se a qué se debe pero es cómo si quisiera recordar lo irrecordable, lejos, cerca a veces.. espejo, una añoranza que no tiene palabras, tal vez dibujos, tal vez un arpa , pero muy antigua, no se, da igual, es esta noche y su olor y el paseo y la pena de no estar más en un país libre, y la pasotería que me invade de que me da igual que sea comprado porque mi patria es el mundo..
no se , siempre vuelvo a mi nana, a la que me canta encantada y me lleva a lugares sin tiempo, mis preferidos.
http://www.youtube.com/watch?v=dJ0RahWCHFc&feature=fvwrel

ay, pero luego, me vuelvo vulgarmente humana
y ya veis
http://www.youtube.com/watch?v=dtygm75Hm4Y

me gusta abrir los ojos, teniéndolos bien cerrados.
(bueno, bueno, todo ésto viene a que hace pocas horas estuve en un , no se cómo llamarlo, llamada, a la nueva dramaturgia, ya veis, un antiguo cuartel, en vuestro pueblo, hoy reconvertido en centro de muchas culturas, y vibré y me dije, vamos a hacer pinitos- pero no tengo nivel, lo se, me encanta lo bien que cierro los círculos, eso sí).

Ari-Guari-Guari Popoó. Mushuringá. dijo...

Se olvida el autor, al menos aquí, de la significancia del medio. Se ha demostrado que el idioma se puede aprender y entonces entender al de la otra lengua. Todos los idiomas nos ayudan a entender más al hombre, al mundo. Aquello de Babel estuvo bien pensado, ya se sabe que eso de la confusión de las lenguas era sólo para joder la capacidad de entendimiento de los hombres.Que Dios nos pille confesados en Esperanto

José dijo...

Uno podría decir que el lenguaje es un secreto innato y silencioso. La palabra se ha relacionado con la lógica, con lo cognitivo. Aristoteles decía que a través del lenguaje se encontraban nuevas verdades desde verdades dadas. Chomsky que es algo innato y no reducido a un solo idioma, algo universal.

El idioma tiene sonido, no es igual el español hablado en España que en el Caribe. Tiene otro son. Decía Whitman que el son que más amaba era el de la voz humana. El idioma tiene imagenes, voces escondidas que representan vivencias, olores, músicas, sueños. Hay vendavales de palabras. Hay idiomas como seres humanos, cada acento lleva un alguien diferente. Cada silaba troca los espejos.

Eolo dijo...

Se me hace tremenda la tarea de construirte tu propia mente, pero pudiera ser más liviano tratar de ir fraguando tu propia identidad.

La singularidad de tu propia subjetividad debería ser el elemento central y básico de esta construcción y su conocimiento, en la que las comparaciones, tu propia conciencia, la introspección y una cultura del hombre en el que nutrir tu pensamiento endógeno y exógeno, serían sus apoyos fundamentales.

Por contra, nos vamos encontrando en una situación diametralmente distinta, pues pugnamos por la similitud, buscamos la igualdad, y vigilamos una homogeniedad que nos difumine como individualidad en el entorno. Desdibujamos quienes somos cada uno, aterrados por la idea de asumirnos responsablemente, y nos encubrimos en una mayoría que produce el espejismo falaz de la ausencia de la muerte. La raza, el pueblo, la sociedad, la clase media y la ciudadanía son conceptos que traducidos sensitivamente nos hacen sentirnos seguros, y hasta inmortales. La cruz de Cristo repartida en millones de diminutos clavos para repartirla en un infinito acientífico.

Cuando me miro al espejo descubro una imagen, y el azogue lanza un dardo sutil en mi frente al que le suceden mis palabras, mis imágenes, mis gritos y mis anhelos íntimos, tigres rayados, el Saturno devorador, sangre de mi madre y sueños en espiral. Ahí estoy yo.

diodoro dijo...

No tratar de entender y hablar el lenguaje de los otros es igual que renunciar a entenderlos como personas. Hay que poner el oído y la voluntad (no la de las puertas eclesiales).

Afrodita dijo...

AVENTURERO. Este año te has ido de vacaciones sin decirnos adiós, ese aviso que sí has puesto otros años.
Quizás es que estás algo desanimado, ¿no?, por tan poca participación como hay últimamente. A mí la verdad es que me entristece, cada vez que entro y veo (es decir "no veo") a tantos que han ido desapareciendo se me pone un poquito de nudo en el estómago, sin poderlo evitar.
Oye, hubo una corta temporada que tuviste un gadget de últimos comentarios - como el que tienen en otras políticas -, a mí me parece interesante porque invita a ir a archivos antiguos y eso hace que todo el blog adquiera un poco de actualidad, de frescura. Claro, que si no hay nadie que escriba comentario en ninguna parte...
En fin, no sé, pero tengo esperanza de que el blog remonte.
Mientras estáis todos de vacaciones voy a intentar colocar comentarios, desperdigados, aquí o allá; aunque la verdad es que es difícil, a veces, que no siempre la inspiración acompaña.
Si estás de vacaciones y no lees esto no pasa nada, a mí me encanta de todas maneras teclear.
Que tengas unas buenas vacaciones, y a la vuelta nos reencontramos.
Un saludo

Diodoro dijo...

La macrobiótica Zen,una forma de alimentación devenida de la recuperación histórica de las formas utilizadas sacralmente por los Samurai, y que se centra en la dicotomía YIN-YANG para superarla llevándola a la síntesis de los contrarios, se hace explícito que a través de tal forma nutritiva basada en los cereales complementados, el ser humano realiza una evolución en su capacidad de asimilación global. Del cambio en los hábitos alimenticos, se pasaría a una más clarividente interpretación de los hechos a partir de una transformación energética de la sangre.

Zoila dijo...

No la de las puertas eclesiales (Diodoro 31 de julio 18:32). No la voluntad de las puertas eclesiales ¿Cuál es esa voluntad y cuáles son esas puertas? ¿Y cuál es esa otra voluntad que no es la de las mencionadas puertas?

Afrodita dijo...

Zoila, deben de ser las cuatro puertas de las que se escribe mucho en los comentarios de este texto:
http://www.aventurapensamiento.blogspot.com.es/2011/04/texto-220.html
y también de los de este:
http://www.aventurapensamiento.blogspot.com.es/2011/03/texto-218.html y en algún otro más antiguo que ahora no acierto a encontrar.
En algunos de ellos se habla de los cuatro arcángeles y de los cuatro elementos. Parece que tienen relación, o que son símbolos que van todos a parar al mismo significado.

Los otros en mi voz dijo...

Para Afrodita
"Y aún no se me figura que me toca
aqueste oficio solamente en vida
mas con la lengua muerta y fría en la boca
pienso mover la voz a tí debida
libre mi alma de su estrecha roca
por el Estigio lago conducida
celebrandose irá
y aquel sonido
hará parar las aguas del olvido"

Porque en palabras o en silencio
la música suena, siempre
Un abrazo

Qué-vedos? dijo...

Palabras que se embridan y se atascan prendidas con agujas que se clavan en qué ha de significar lo que se dice sin perder el sentido de la marcha más allá de la inmediatez que cerca y traba, ahoga, descoyunta y las recaba para ser portadoras desalmadas de qué significado es el preciso que anudará la desnudez del todo con el apenas nada que concita el pensamiento neto que se espanta no del horror envuelto en la irredenta sensación de ausencia en la mirada de horizonte alguno que se oriente del lado al que se vence la balanza que con su fiel, agudo y sentenciero, no desviará ni un ápice el recuerdo del rescoldo que arropa el sinsentido de tanto errar sin importar qué grito ni proferir juramento que al romperse destroce con un golpe el seco hastío que no conoce otro rumbo que el vencido galopar a través del ser perdido en un lugar imposible del camino que serpentea y se quiebra y se retuerce en el dolor que se despeña y que se yergue, una vez más, en pos de su caída; nueva siempre.

Recado personal para Nuba dijo...

Pero podéis leerlo, que no es un secreto.
Hace unos días quise abrir la rapsodia en blue de la que tú colocaste un día el enlace pero la han quitado de youtube. Quise buscar otra versión, para tenerla, pero tú sabras mejor encontrar la más bonita y la más buena.
¿Querrías por favor buscarla y ponernos el enlace?
Perdón por las molestias y un beso grande.

Nuba dijo...

Umm, no me lo has puesto fácil. Es que a Lang se le sube su técnica a la cabeza y quita los vídeos.
Pero creo que encontré otra incluso mejor. Porque Hancock permanece pero es que el director, es uno de mis "chicos preferidos" es un genio de la interpretación, algunas veces se deja caer por el Auditorio Nacional e impresiona la maestría con que lee la música y la transforma, con lo joven que és. Se trata de Gustavo Dudamel.
Espero que éste permanezca más tiempo

http://www.youtube.com/watch?v=U8ewcwcd-kg&feature=related

Y además de Dudamel te invito a que escuches este "danzón nº 2, que es tan suavito como el viento fresco que volvió anoche a despedir a la luna, pero antes la sacó a bailá.

http://www.youtube.com/watch?v=PA7vEIj6Lzk&feature=related

PD: se me olvidó decir que lo de antes era de Garcilaso, pero imagino que ya lo sabrías

Felipe el tercero dijo...

Nuestra actual forma de vida, nuestra noción de qué es la felicidad, la manera que tenemos de percibir todo cuanto conforma el entorno — los entornos, físico y anímico — en que nos desenvolvemos como deseables o indeseable, ¿no pudieron ser otros entre tantas posibilidades como habría en embrión cuando el mundo echó a rodar?
Bien habríamos podido (la Humanidad, me refiero, en su andadura) encauzar nuestras motivaciones e inquietudes hacia el mundo de las ideas, del alma, de la mente, de todo lo que no es material ni tangible pero tanto influye en todo nuestro ser.
Pero nos decantamos, una vez superadas aquellas primeras fases en que lo perentorio era proporcionarse el subsistir, por seguir almacenando provisiones, alimentos y enseres en lugar de, una vez asegurado el no morir de hambre o de frío, volver los ojos hacia objetivos de otra índole que nos habrían, imagino, incitado a movilizarnos para no morir de desesperación y hastío en un mundo secuestrado por la cosidad.
A título individual, como algo indecoroso o antiestético que ha de quedar circunscrito al ámbito de la privacidad, todos más o menos lo pensamos, “¿por qué vivimos tan mal?”.
Y es que vivimos mal. Los que tenemos eso que se llama “de todo” — aunque todos sabemos que hay “de todos” que no se parecen en nada los unos a los otros — nos sentimos insatisfechos porque lo que queremos es otra cosa; y los que no tienen de todo, cuando alcanzan una parte, se sienten defraudados porque la alegría que proporciona es, además de efímera, una punzada en el centro del pecho alertando de “¿y qué, si lo que de verdad quieres es otra cosa?”.
Pero no se dice. En un mundo que tanto presume de tantas libertades está tácitamente prohibido el “pronunciar” otra felicidad u otros anhelos que no sean los que todo el mundo ha tragado sin rechistar con que son los verdaderos; o ha creído que todos los demás (que también lo creen de todos los demás) tampoco rechistan cuando tragan.
Pero tragamos mal, y rechistamos, no con palabras pronunciables — que esas ya sabemos que no van a servirnos — sino con una batería variada de actitudes rebeldes.
Y cuando nos preguntan “¿qué te pasa?” respondemos “nada”. Y es que todos estamos al cabo de la calle de que para lo que de verdad importa no hay ningún diccionario, de ninguna lengua, que pueda dar el significado íntimo, último o esencial, de ninguna de las palabras de quienes la hablan.

Que dos que se dicen dijo...

– ¿Pero qué me estás diciendo con palabras que no llegan a mis oídos impidiendo que al no poder escucharlas interprete yo el mensaje que en el silencio me dejas?
– Te estoy diciendo, so tonta, que te laves las orejas y no las ensucies nunca con sonidos que no sean los que se forman al ritmo de acentos en que se mezan las palabras que se lleva el aire en que se dibujan los acordes que concuerdan con qué será lo que quede cuando las palabras mueran.
– ¿Y por qué me lo susurras tan quedo y con tanta llena convicción de que en no oyendo qué no será lo que quede cuando las palabras muertas dejen luto en las conciencias que adormecidas se pierden en los ruidos y en las priesas escucharé yo tan claro, tan limpio y tan sin torpeza qué me dice este silencio que a gritos a ti me lleva?
– Te lo susurro, so tonta, tan quedo y en la tan plena convicción de que has de oírme por más que no lo parezca, porque sé aunque tú no sabes que aunque nadie lo creyera serían las palabras mías, si tus oídos la oyeran, palabras vacías diciendo qué yo sé qué tú quisieras que escuchasen tus oídos de mortal que desespera.
– ¿Y qué yo quisiera, dime, saber aunque no creyeran esos nadies que no dices y cuyos nombres silencias que no fuera que tu existes y en algún lugar me esperas y que yo habré de encontrarte donde la vida sea eterna?
– Tú quisieras tú lo sabes aunque otra cosa no sepas saber que sabrás un día que esas cosas que te inquietan fueron tan sólo espejismos, sombras de tontas tristezas, que ensombrecieron so tonta saber gozar de la espera.

Oración de la tarde dijo...

"Dum mustt Qallandar mustt mustt"..
Cada respirar es un gozo para el que ama

"Mera vird hai dum dum Ali Ali
Sakhi Laal Qalandar mustt mustt
Jhole Laal Qalandar mustt mustt"

Todo mi ser se impregna con el amor de Ali
con el amor de Jhole Laal(Jhulelal)


"Shaana uchiyaan teriyaan peera
Hovan door haneriya peera
Aasa rehmta teriyan peera
Sun arza aj meriyan peera"

Grande es tu Gloria, oh Sagrado Uno
disipa las sombras a nuestro alrededor
te lo suplico, oh Sagrado Uno
escucha mi plegaria
(traducción libre)


Una alabanza a Ali y a Jhule Lal , un ejemplo donde distintos lenguajes se funden en la gloria de los cantos y las danzas sagradas.
En lo esencial la palabra no importa sólo sus ritmos.

http://www.youtube.com/watch?v=OYR5X-vihAo&feature=related

La segunda versión: http://www.mastfm103.com/tracks/?6644


¿a qué os suena?( porque a mí me parese una saeta al que le iría genial su mudra y su Mudrá)

Luz dijo...


Hay gente que ven las letras y los números, en color.
Hay gente que escucha la música, las palabras y los ruidos, viendo formas geométricas coloreadas, dependiendo de las intensidades, frecuencias...
Otros ven los olores, con formas geométricas y coloreadas que viajan por el aire.

Lo que codifican estas personas, nunca varía a lo largo del tiempo; el número cinco siempre se ve del mismo color.

Ninguno lo codifica de la misma forma. Hay tantos tipos de sinestesias como de genéticas...

Según dicen los científicos, todos somos sinestésicos durante los primeros meses de nuestra vida; luego el cerebro va seleccionando en base ¿a qué?, cuáles son los circuitos neuronales sensitivos que deben permanecer o no permanecer, para los restos.

...Sigue siendo un misterio para la ciencia.

Otros apuntan que son percepciones a otro nivel.

Quizás esa sea la explicación más interesante, porque, quizás, cada idioma se desencadene en base a las geometrías del aire. Y quizás, cada una de las formas geométricas que existen a nuestro alrededor, penetren por todos nuestros sentidos, en nuestra energía, como un mecanismo de llave cerradura...Luego, el cerebro inconscientemente irá tratando de interpretar por separado, en base a su anatomía. ¡O qué se yo!.

También serán fundamentales las condiciones medioambientales y la sintonía a la que se pueda colocar el cerebro... obvio.

...Y nadie tiene el mismo tipo de cerradura para una misma llave.

Es posible que percibamos así, sin darnos cuenta: Porque quizás así salgan como resultado cada pictograma e ideograma, personal, que se construyen a lo largo de la vida.

Olores, sabores, sonidos, silencios... Todo esto, quizás, conforme el idioma propio de cada uno, ya que nadie tiene la misma percepción sensitiva.

…Y por eso todo el mundo ve los colores de diferente forma; oye los sonidos de forma diferente...desencadenando por tanto, reacciones en el interior del organismo, diferentes para cada cerebro. Reacciones de memorias pasadas, presentes y futuras... Digo.

Algo así como funciona el sistema inmune.

...y se van conformando así, a lo largo del tiempo, los diferentes pictogramas e ideogramas que se traducen o no, a palabras.

De forma que en una consciencia limpia, habrá más de una cerradura para cada llave, mayor ecuanimidad… basándose en la plasticidad neuronal, flexibilidad del pensamiento, etc.

¿Existe un idioma geométrico especial que encaje en todas las cerraduras para descargar muchas memorias que realmente sean las imprescindibles para algo que esté por encima de...?

¿Es algo así o me ido por las Batuecas de paseo? Así se me ha ocurrido, lo complicado ha sido escribirlo, ¡flowercitas del campillo!... no se si se entiende.





Doraimon dijo...

Me gustaría que Diodoro explicase qué entiende por Ying-Yang y porqué deduce que ingerir una determinada comida y no otra, equilibra de la manera que lo dice.
Me he quitado temporalmente los tapones de los oídos pero no puedo prometerle nada más.
( es que a mí el jamón me pierde)

Nuba dijo...

Porque volvieron las nubecillas al campo que si no....
Mi respuesta:
1.- Es extremadamente importante como ejemplo de análisis profundo del funcionamiento del cerebro.
2.- Es una prueba irrefutable de que un fenómeno sensorial que no es tan generalizado- aunque mucho más abundante de lo que se pensó en un principio (ahora se sabe que 1:100)-, no es una "disfunción" sino "superfunción", creo yo.
Como bien dices, no hay dos sinestesias iguales, y además hay al menos dos formas más de sinestesia de las que tú ya has señalado.
-Una es la sinestesia espacio-temporal. Sí, has oído bien. Las personas que la perciben perciben un lugar determinado para por ejemplo, los meses del año, que para ellos no son de la misma duración que para los demás...o su memoria se activa aunque no quieran al pasar por un lugar, como si viajaran en el tiempo. Interesante.
- La otra forma de sinestesia me parece realmente alucinante y puede estar de alguna manera relacionada con las neuronas "espejo" (aunque ésto último me lo acabo de inventar)y es una de las más prometedoras porque implica a más personas, es decir se puede contagiar. Sería como sentir a través del otro, pero no es empatía, es algo mucho más allá.
Hay muchas cosas interesantes:
- Por ejemplo, la sinestesia implica un "crosslinking" entre los dos lóbulos cerebrales, entre la parte izquierda y derecha, por lo que podríamos decir que es "un puente" que generamos, para romper la dualidad.
- No creo que la sinestesia esté influenciada por la memoria, es más bien al contrario, como consecuencia de esta "unión de sentidos"-como yo la llamo- la memoria se enriquece, se favorece, se amplía.
- Creo que aunque tenga un componente genético, cromosoma X, 3:1, más abundante en mujeres y todo eso, tiene también dos componentes que me parecen mucho más decisivos: Un componente ambiental y otro componente que yo llamo de voluntad, de trabajo, de entrenamiento..
Esto significa que en potencia, la mente humana podría ser idéntica para todos, pero sólo eso, demasiados nudos a lo largo de los laberintos y caminos, y subidas y bajadas, hacen que la mayoría de las semillas no germinen.

Nuba dijo...

(he tenido que cortar -la primera vez, creía que se perdía por mi manía de escribí to seguío..)
Sigo..
- No creo por tanto que los que poseen esta facultad sean especiales, ni elegidos, ni nada de eso, creo que simplemente están más atentos.
- Nada que ver con el sistema inmune en mi opinión.
Una de las personas que más sabe de sinestesia es el Dr. Vilayanur Ramachandran, encontrarás información -sobretodo in inglispitinglis, sorry- de sus trabajos y también vídeos, un hombre alucinante.
Por último me pareció bello un vídeo que he utilizado a veces para que se comprenda
http://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&NR=1&v=BnZLjMT6m3g.

Lo de arriba, está perfectamente documentado (ya lo sabes), pero me gustaría añadir algo más- inventado por supuesto-.
-Creo que es una prueba de que no tenemos porqué disociar los sentidos, es más, no nacemos con ellos disociados, así nuestro aprendizaje en las etapas tempranas es mucho más rápido.
- Creo que es algo innato, por lo que deberíamos entrenarnos, cada uno sabrá cómo. (Igual nos conviene irnos una temporada al desierto de Mali, hace tiempo que sus calimas me llaman desesperadamente, pero probablemente no soy valiente, aunque iré cuando esté preparada.
- Creo que es importante que la onda perceptiva que se genera en una sensación de éste tipo, esté controlada conscientemente -y puede hacerse porque hablamos de cortex todo el tiempo- bien dirigida en el plano emocional, en el que no puede haber mezclas, porque las emociones verdaderas, las puras, deberían ser siempre placenteras (lo otro no es emoción) y enfocadas a darle espacio al alma, vuelo, expansión. Ahora más que nunca.
-Finalmente una reflexión: Si los que toman los hongos esos o se hipnotizan o lo que sea, son capaces de tener experiencias sinestésicas, aunque transientes, significa que todos podemos. ¿no?.
Los poetas son todos sinestésicos
Los músicos se hacen sinestésicos cuando dominan las octavas.
Esta unión sensorial tiene la fuerza de enseñarnos a cada uno, lo que somos, únicos, de enlazar nuestro particular lenguaje.

Luz dijo...

Buen equipo científico...¡Me has leído bien!. Mis intuiciones iban por ahí.

Luego, podemos decir que, básicamente, hay dos niveles de percepción sensorial. Uno es el más tangible, que conscientemente manejamos todos, a excepciones: la intención de la captación de la supuesta realidad.

Y con el segundo, se puede complejizar más el tema...Me saltan muuuuuchas chispas.

Quizás, así se producen las percepciones durante los sueños que luego se traducen a imágenes. Por eso es una capacidad, que tenemos todos.
Sería, como soñar despiertos.
Sintetizo mucho.
Los enormes artistas, pintores y músicos...,lo han sabido desarrollar y reflejar en sus obras de arte. Véase a Kandinsky, ¿Paul Klee?, etc, etc, etc... generadores de originales simbologías. La diferencia entre ingenioso y Genio.

Aquí tenemos una de las llaves, capaces de abrir cualquier cerradura...
Habrá personas que el fenómeno sinestésico supere con creces la otra forma de percepción, aunque no sea constatado totalmente de forma consciente.

Ja, por tanto, no es consecuencia de la lógica, que no tiene que ver con la coherencia. Tampoco del intelectualismo, intelectualoide; ni de patrones culturales, ni de la memoria conceptual. Digo
Para mí que surgen, ¡ufff!... No digo más...

Son como los textos de este libro, que me inspiran.

Pero para hacer una trenza se necesitan tres hilos, como mínimo. Pues hace una semana, puse a mi nueva "perri", el nombre de "Trenza"... y ¡olé...aquí me sale!.

Horas pá escribir exclusivamente esto, monina; correcciones y más correcciones...



























Luz dijo...

…Claro que con una trenza engarcé a Sirio entre perlas para su veteado pelo rojo vestía la túnica anacarada por corrientes de agua azuladas con misterio de los demás…vacíos y olvidé cualquier otro mensaje… con caramelos un pequeño mordisco a su rueda de chocolate que giraba en su pecho… entendí…”¡claro que soplo desde tú oído, el hastío!” era la rueda en donde se situaron milenios ha todas las estrellas, como peces saltando en el aire, rompiendo en mil pedazos, una mucosidad invisible y pesada cogió uno de los extremos de la trenza para prolongarla en mi cintura mi taliesin mi piel roja… habló con los ojos lo que sonreía con la boca su mejor idioma para vibrar en los poros de la piel de cualquier luna reconstruíamos con colores las geometrías más sagradas con cuatro plumas espirales encendíamos las estelas de verde con cinco plumas triangulares besaba su frente de azules tres veces se multiplicó el tres y la orgía de cuerpos geométricos sagrados nacieron a la vida mientras dos plumas amarillas desparramaban dos semillas en cada sueño de Venus pinturas de saliva sobrecargada de memorias ancestralísimas que chisporroteaban entre los silencios de las consciencias ¡chsss… no digas no lo rompas! le dije por eso entendí sus geometrías…hasta la médula, ja, ja, ja, de carcajadas y risas que recorrieron siglo tras siglo segundo a segundo cualquier espacio de lo oscuro mientras reverdecían las amapolas... suplantando tanta timidez de las aguas retenidas en un pozo.
Así lo soñé con un sueño pequeño de una pequeñaja inconsciencia.

Diodoro dijo...

DORAIMON: Partiendo del principio genérico de que toda propuesta es transitoria mientras no aparezca otra que la desmienta, sustituya, mejore y demás, lo Macrobiótico tiene sus argumentaciones entre científicas e intuitivas, como muchas de estas prácticas sensibles. Cuando loa explicación científico-racional no alcanza, surge la metafísica, a veces acertada tras siglos de intuición experimental. El tema del YIN y YANG como caracteres reductores de la dualidad vital, aparece en la cultura oriental hace miles de años. También la utiliza el Yoga, por ejemplo. Es cierto además que todas estas culturas-conocimientos aspiran o trabajan sobre el encuentro con lo trinitario, en este caso la conjunción de ambos parámetros físicos hacia la unidad. La Macrobiótica Zen trabaja sobre la catalogación del mundo físico en esas dos fuerzas opuestas pero complementarias, tratando de conjuntarlas para lograr su integración. Como el Vegetarianismo, entiende que el ser humano es básica e históricamente aliado gastronómico de los frutos de la tierra, no de la carne. Pero en su caso reconoce como esencial el descubrimiento de los Cereales como producto alimenticio integrador, capaz de aportar mayoritariamente casi todos los nutrientes que necesita el organismo, al mismo tiempo que contribuye a su depuración. Para esta teoría de la alimetación, que contiene mucho de referencias espirituales (por ejemplo el Pan), los Cereales son fundamentales a la hora de alimentarse, depurar el organismo, curar las enfermedades, y "secar" el exceso de agua que nuestro organismo de origen marino acumula. La ingesta de cereales en la proporción mayoritaria (60/70/80%) respecto a los vegetales termina a por "dimagrir" el cuerpo, reforzar su energía, depurar su funcionamiento, cambiar y limpiar regularmente la sangre, curar el cuerpo y el alma. Si los cerdos están tan apetecibles es porque se alimentan macrobióticamente de cereales y frutos secos. La cuestión es extensa.

Ari Guari-Guari Popoo, Mushuringa dijo...

Pedro Casariego Córdoba dijo, respecto a "la voz de Mallick"

"y morirás viendo un carro de fuego
cuya proa te apunta.

Wataksi,...perdóname
te he mentido
un poco
ningún sacerdote cree
que una rueda de bicicleta
pueda enamorarse
de un clavo."

Amapola Azzul dijo...

Hola aventurero, yo creo que cada uno vive el amor desde su propia experiencia, y nadie quiere consensuar nada.
A veces podemos comunicarnos y a veces no podemos comunicarnos.

La verad , no sé muy bien como funciona este blog. Saludos. y Enhorabuena poe él.

Publicar un comentario