Presentación

Un grupo de amigos hemos decidido poner en la red el libro, “49 RESPUESTAS A LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO”, porque creemos que es especial. Su autor, Eduardo Pérez de Carrera, nos sugiere a lo largo de sus páginas nuevas formas de percibir nuestra vida, de entender la Historia, de interpretar la realidad que nos rodea. Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro. Nosotros nos limitamos a publicar cada quince días un nuevo párrafo y a invitaros a que participéis.

9 sept. 2012

Texto 4.7

4.7 Ulises tapó los oídos de tantos navegantes, que puede que en algún momento se cansen de cantar las sirenas por falta de público; y mientras tanto los charlatanes, bañados por la saliva sobrante de una multitud estática y errante, predican en play back secuencias que ya eran antiguas en los tiempos de las razas.

COMENTARIO DEL AVENTURERO

La palabra, y el idioma como forma consensuada de entendimiento parece facilitar las relaciones entre los seres humanos, posibilitando aquello que denominamos; comunicación. Pero hay un matiz del idioma que nos desgasta lentamente hasta convertir el idioma en una recreación de nuestra razón, y ese matiz son nuestras obsesiones o ruido mental. Un ruido construido por las millones de rodadas sobre los mismos circuitos neuronales. Estos circuitos viciados, desde la verbalización constante en nuestra cabeza, hacen del uso del idioma una camisa de fuerza para nuestra creatividad. Nos contamos cientos y cientos de veces lo que ya sabemos, esta rutina que conforma el ruido mental y que llega en oleadas a nuestro cerebro no solo es fruto de una dificultad para dejar el vació en el que se pueda  asentar algo nuevo, sino que está bien indizada desde el poder para aturdir nuestra capacidad de libertad.
Somos bombardeados una y otra vez con mensajes contradictorios, se vende la autosuficiencia (falta de dependencia), al mismo tiempo que no sabemos ni cambiar una rueda, arreglar un enchufe o saber cultivar un tomate. Se nos vende la cultura y la educación y no sabemos distinguir un cuadro bueno de uno mediocre ni distinguir a un artista de un impostor. Sin embargo nos hacen creer que dominamos todas las disciplinas porque tenemos Wikipedia y que las distancias entre los seres humanos se han desvanecido porque tenemos facebook. Pero en lo profundo sabemos que no es verdad y lejos de clarificarnos nos empiezan a aflorar sensaciones contradictorias sobre lo que día a día nos encontramos alrededor, ¿Realmente quiero trabajar?       -Si cada rato en el trabajo estoy pensando en salir de él-
¿Es amor lo que siento o me lo estoy inventando? ¿Y tengo que vivir con mi pareja y tener hijos y pagar una hipoteca?
            Mientras todo esto sucede nos van metiendo el medio en el cuerpo, miedo a no cruzar por el paso de cebra, miedo a no pagar los impuestos, miedo a no ejercer ese derecho tan maravilloso como el de votar, miedo a no saber inglés, miedo a no tener una casa, a no tener pareja…. miedo .Con este soniquete mental vamos enmarañando nuestra capacidad heroica de cambio y empezamos a generar pequeñas rutinas mentales desde las que creemos que conocemos todo lo que nos puede pasar, y además, hemos definido como va  ser nuestro futuro. De esta forma nos adocenamos nosotros a nosotros mismos constantemente, para controlar los miedos que nos han y hemos ido generando.
            Es obvio que no hay mejor rehén que el que no quiere escapar de sus captores.
Hay que desentrañar los miedos impuestos para dejar de ser manipulables. Hay que fomentar la capacidad de análisis y la capacidad sensitiva para romper la monotonía. Hay que liberar nuestra propia capacidad idiomática para identificar las trampas que el modelo nos vende y así dejar de ser cómplice inocente de sus fechorías. Hay que dar un nuevo sentido a la palabras, por ejemplo  bienestar, sí vemos claro que dicha palabra no implica lo mismo hace tres siglos que ahora, debemos comprender que no podemos otorgarle el máximo valor al concepto actual de bienestar o nunca transformaríamos esa situación. Sin embargo nos venden el bienestar como una situación concreta estipulada a conseguir en la cual si YO tengo casa, tele, coche y vacaciones en la playa las cosas van bien aunque al lado se esté muriendo alguien porqué ha dejado o nunca fue útil. Mientras no desenmascaremos a las palabras de las connotaciones impuestas, nosotros mismos perpetuaremos en muchas situaciones el modelo aún sin ser conscientes. El valor del lenguaje debe entroncarse con una búsqueda  y así  conceder nuevas posibilidades a nuestra ya vieja realidad.

14 comentarios:

Slurging-Soup dijo...

Buena historia la que propone el autor y comenta El Aventurero/s. Sí, como dicen argumentan, hay muchos charlatanes que emanan falsos discursos, y si no estamos firmemente conscientes de lo que somos/hacemos/deseamos, corremos el peligro vano de ser atrraídos por tales "cantos de Sirena". Espero que esta adjudicación de tal parloteo al viento interesado que se atribuye a "Circe y compañeras", no esconda una soterrada indicatoria de quien habla más e inutílmente. O sea al Pedo, pero interesadamente. De ahí a los corrillos, mentideros, charlas de peluquería, de café, de consulta, etc. hay un ligero paso de homogeneidades. Hay que reconocer que como humanos, nos encanta convencer a nuestro entorno de lo mucho que podemos hacer por ellos, sólo para salvar nuestro orgullo, capacidad de seducción o poder, etc. A veces temo que cuando Moisés fué abducido por La Zarza ardiendo para subir la montaña y escuchar a Dios-Jhavé, se dejó convencer en nombre del pueblo judío. En cada uno de nosotros se oculta la perversa idea o necesidad de convencer al otro.

José dijo...

Ulises, Odiseo, y su metamorfosis nos llama. Nos llama a la consciencia de las palabras, a la responsabilidad de vencer nuestra autocomplacencia. En definitiva en ser custodios de la metamorfosis, de la transformación constante. No tiene sentido no dejar espacio a conocer a través de los otros, que en ultimas somos también nosotros.

En las obras fundamentales de la antiguedad es constante la metamorfosis. Ya compilo Ovidio muchos relatos míticos de la antiguedad, relatando la metamorfosis de los dioses y de los hombres en su devenir. La tradición oral que a través de la poesía abre la mente a nuevos caminos, a sentirse en el otro y en lo otro. En no clasificar, sino, quizás, solo mirar y escuchar. No encumbrarse en un lenguaje repetitivo y vano que evita allanar el silencio de los misterios.

Nuba dijo...

Una eterna poesía
Un único azul
Geometría divina
¡Bendita Naturaleza que sabia, muestras el SER a los que miran!
Hoy, la emoción contenida en tu estructura, pequeña, discreta y divina planta ha hecho que siga riendo porque tu Fuerza, desafía al destino, sobrepasa la muerte, la deslumbras. Con un azul único en el mundo, el resultado de la magia en los filtros de tus pieles y el sol, el africano.

¿De que hablo? de Sirenas que tienen un canto que jamás se apaga, de sirenas que siguen atrayendo a los pájaros después de muertas, de colores que no se apagan por los siglos de los siglos , que de Sirio vendrán y a Sirio volverán.
De un azul entre azules con un fractal por dentro
del fruto de la "Pollia condensata"
Ella: (imágenes en google)
Sólo me queda deciros, que por dentro, los filtros forman una escalera
También me queda deciros que la poesía jamás muere
y que suscribo las benditas palabras de Seurat:

"El arte es armonía. La armonía es la analogía de los contrarios, y de similares elementos del tono, del color, y de la línea, considerados a través su dominancia y bajo la influencia de la luz en combinaciones alegres, serenas o tristes".
Y que estoy muy emocionada, llena de la mayor emoción.

Maria de Magdala dijo...

Si Ulises tapó los oidos a sus navegantes,nuestros charlatanes por el contrario intentan desentaponarlos para hacer el efecto contrario y atiborrarnos una y otra vez con la misma repetición de dogmas y conceptos adaptados para encaminar a la multitud hacia el abismo de la ignorancia y la sin razón,que genera una incapacidad de subjetividad para desarrollar cualquier pensamiento o voluntad más allá de los que unos pocos están dispuestos a admitir.
Las palabras y los lenguajes se van adptando a la época en la que le toca existir ,pero más bien la adaptamos a nuestras propias necesidades y circulo de ciscunstancias vitales con las que convivimos ,por lo que una misma palabra adquiere significados distintos ,no en el contexto donde se den ,sino en el uso y conocimiento subjetivo que la persona hace de ella.No menos importante es el lenguaje con miles de connotaciones y millones de interpretaciones pues somos millones los hablantes,por lo tanto tiene que haber un minimo de consenso para la interpretación de las nociones linguisticas.El ser humano por necesidad y naturaleza está abocado a entenderse.
Desde la antiguedad el mundo del poder y sus entornos ,han acallado y distraido las voluntades de las mayorias,si empezamos a enumerar historicamente desde por ejemplo el antiguo Egipto ,donde el Faraón como hombre y Dios supremo acallaba voluntades a través del trabajo esclavizado de miles de personas en pos de un Dios que ha de morir y ser enterrado.En el mundo romano ,los circos y anfiteatros hacian las veces de las sirenas,todo el pópulo al circo y enciman repartian pan,espectaculos que acallaban conciencias y hacian participes a la multitud del exsecrable espectaculo de la agonia.
En la Edad Media ,dragones,monstruos y demonios embriagaban al pueblo de miedo y sometimiento,alentados por el continuo devenir de curas y monges que transitaban los caminos alimentados por una iglesia decadente y falta de moral.
El Renacimiento empieza a despertar pensamientos y voluntades en el arte ,la éstetica,la mística..que habren paso tras años de oscuridad ,pero seguimos pensando y dedicandolos a minorias poderosas.Es durante la Revolución del siglo XVIII ,cuando el pueblo toma consciencia de su propia miseria humana ,social y mistica ;el hambre, las guerras
y la degradación en su punto más bajo,hace afilar al pueblo la hoja de la venganza.
Por último si miramos atrás solo unos años aqui mismo,en el suelo que pisamos ,los contenidos han cambiado,el continente sigue siendo el mismo ,despues de una guerra ,cantes ,toros ,futbol,discursos abandarados...multitudes agrupadas sobre un mismo habitaculo,como en los circos romanos,poca evolución veo en todo el tiempo transcurrido.
Y ahora ,ayer y hoy cambiamos de escenario,abandonando las gradas de uso colectivo para acomodarnos en nuestros sillones frente a una televisión que a pocas excepciones,aún nos esclaviza más ,pués estamos solos ante el peligro con una sonda invisible que nos transfunde individuelmente la dormidera visionada y escuchada de los cantos de sirena de Ulises.
Hasta que el hombre no sea capaz de intuir ,solo intuir otras realidades ,abrirá su mente hacia la llegada de la consciencia y sus posibilidades para la supervivencia de la moral ,la mística y el cuerpo.

Luz dijo...

Un duende que respira con mi voz...Me escuchó. ¡¡¡Estoy mas contenta que una carioca con sus cintas de colores!!!
...Enlazo mi vida a la tierra de los tua tua.
Un mago que, sentado en mi dedo, y que por arruyarle en una vieira de plata, hizo caso de mis sonidos...¡Y mira que le cubrí con una blondita de aire!... para que no se evaporaran las aguas y las sales que ocultaban secretos, misterios.
Me había iniciado en el canto de las sirenas y de los tritones que bailaban entre la espuma, con las lenguas de los símbolos escritos en las piedras. El fuego, el aire y el agua, diciendo en los campos de la magia.
La espuma de caballos blancos.
El azul de sus gargantas quedó grabado en los cristalillos de sal de sus escamas y de mis líquidos.
Sirenas de las Siberia “de arriba”, y de la Siberia “de abajo”. Del frio y del calor; Del Norte, donde reflejan las sales, del Sur, donde se refleja el sol; de las irisaciones de Sirio, la blanca y la negra; de las hermanitas de Morgana, el Hada de los gigantes y de los bajitos sabios de su sabia historia. Quizás, su cerebro mágico, no necesitaba ver con los ojos de la cara...
Y aún desapareciendo su encantamientos, quedaron escritos en la frente de mi mago, de mi taliesin, y por eso me relucieron.
...Es mucho mejor su aliento entre mis ojos. Entre las luces de las noches y las estrellas del dia... para bordar con aguja de oro e hilo de plata, el pétalo de una flor azul. Azul rabioso, con los símbolos de místicos misterios, que quedaron borrados, con una goma de borrar o en agua de borrajas..
...Me afinaré con su vibración en FA mayor.
Y sus cantos, no quisieron oir, los vencedores de aquellas razas... pués ¡allá pelis de trapo!. No quisieron entendes sus dibujos... ¡Por eso se perdieros sus rastros! por pintarse con disfraces de triunfadores en combates de sangre y rellertas, de muerte y sacrilegios...de espadas, lanzas, puños y garrotazos...
El patriarcado, de aquellos tiempos, dibujó el fin del misterio del matriarcado, el de los “bárbaros”...para luego, terminar... rallándose...

Luz dijo...

Perdón raYándose....¡¡¡Soy un desastre!!!

Beucis dijo...

Cuando pasan los años y tratas de reflexionar sobre ese transcurrir y sobre el significado y contenido de la vida, de tu vida, podemos darnos cuenta de que esos referentes, esos héroes, que durante tiempo nos mostraron un rostro, y la consecuencia de sus actos, de una determinada manera, han ido creciendo, cambiando, y mostrando rostros y rastros poliédricos, con distintas versiones, distintas enseñanzas. Ulises, cauteloso, astuto, prudente, y conocida que dejamos atrás, anclada en ese pasado nostálgico, tan fácil de recorrer en nuestro recuerdo sin ningún sobresalto, aunque la deuda a pagar por esa falta de aventura, sea excesiva y nos impida escuchar secuencias de “los tiempos de las razas“ con toda su pureza y su sacralidad.

Tapones protectores que devienen en escayolas ortopédicas para oídos que se niegan a escuchar la Buena Nueva

Atila dijo...

Mi nieta de tres años, al día siguiente de llagar a la playa como hacia un tiempo precioso nos pasamos todo el día allí. Por la noche mi hija y su marido salieron y me quede con los dos niños ya mayorcitos y ella, estábamos viendo la television y sin saber porque cogió una perra terrible, entre sus hermanos y yo intentamos sacarla de aquel estado angustioso, hasta que agotada se durmió en mis brazos.
Al dia siguiente le pregunte.
-¿Oye Moni porque ayer, tu que eres tan alegre y tan buena te pusiste así?
-abes lo que pasa- que a veces el corazón se va.-Pero adonde se va?.
- No se pero se va-.
Me quede pensando cuantas veces se nos va a todos.
A los políticos que en lugar de pensar en el país piensan solo en ellos. En los encargados de las televisiones poniéndonos esos programas para entontecernos, porque asi es mas fácil manejarnos a los educadores en cierto modo martirizando a los niños en lugar de enseñarles a pensar.
El otro día leí en el periódico que la culpa de la crisis la tenia Mercadona. La fundaron uno que era carnicero, otro frutero y el tercero no me acuerdo. Ninguno era economista ni ingeniero, tratan bien al publico y a su empleado, dan permisos maternales mas largos etc.
En la playa aunque no quieras te enteras de las conversaciones. El grupo de madres jóvenes comentan sobre las calificaciones de sus niños, las cuidadoras y como sale mejor el redondo. Los maridos discuten donde se come mejor el arroz con bogavante , eso les llevo bastante tiempo hasta que otro genio soltó:
Esto del euro me parece una estupidez, se vivía mejor con la peseta, por ejemplo yo.
y la discusión se acabo cuando alguien dijo la frase lapidaria:
Para 4 días que uno vive hay que pasárselo bien. ¿Donde ese sitio del bogavante?
Todos dejamos marchar el corazón pensando en un rencor, recreándonos en pensar en cosas desagradables de nuestra vida en lugar de ponernos en lugar de los demás y sobre todo respetar al prójimo.

Luz dijo...

Como nadie escribe, pues ¡que no decaiga la fiesta!.
Claro, seguro que las sirenitas cantaban, con sus gorros de baño, sus castañuelas de conchas y sus colas de ballena, a aquellos brutos, una cancioncilla que dice:

"Pimpirineja,
la mano de la conerja.
Conerja real,
pide pá la sal.
Sal menuda,
pide pá la cuba.
Cuba de gallo,
pide pal caballo.
Caballo de Roma,
guarda esa corona,
que no te la lleve la gata ladronaaa".

Me la han cantado así y así la canté a mis hijos cuando eran chiquitos...Me encantan estos idiomas. Tenía ganas dejarla caer sobre sus dedos.

NUBA: ¡Ostras Pedrín!. Lo siento, tenía el texto escrito desde el día antes. ¡No iba a tirarlo con lo que me costó!... Coincidimos en la forma, pero no en el fondo, ja,ja,ja.
Te leí, muy tarde. Grecia y Roma fueron, antaño, mu rebestias, acabaron con maravillas... A mí, así, me lo parece.

Nuba dijo...

Hace poco escuchaba a un "Grande del Mundo" decir que cuando se explora la realidad a través del arte
es difícil distinguir entre verdad y mentira, porque precisamente en eso consiste el juego, en presentar una esquiva realidad. Esas eran las palabras del artista, pero precisamente, creo que a través de su arte, como viajero, andariego y aventurero, es un valiente. Impresiona su elegancia para denunciar la Verdad y la Mentira y su denuncia activa.
El, como otros miles, le ponen cada día el verdadero nombre a las cosas, lo hacen porque han sabido escuchar atentamente para poder discernir el ruído de la verdadera música.
Esta tarde en la que el Otoño empieza a colorear la tierra, se me antoja que el Cello, tiene exactamente esos colores que desde aquí puedo ver.
Por eso le Brindo este tango. A a él y a todos los que sabrán oírlo, porque su mensaje es un masaje que ensancha el alma.
Todos tenemos motivos para angustiarnos, es cierto, pero hay compensaciones.
Pequeñas moléculas de felicidad que es muy fácil repartir.

http://www.youtube.com/watch?v=Vp4Qs5CJ2wM&feature=relmfu

(el tema entero, se escucha gratis en la página del autor, dentro del álbum "Cello Solo")

Beucis dijo...

Cuando pasan los años y tratas de reflexionar sobre ese transcurrir y sobre el significado y contenido de la vida, de tu vida, podemos darnos cuenta de que esos referentes, esos héroes, que durante tiempo nos mostraron un rostro, y la consecuencia de sus actos, de una determinada manera, han ido creciendo, cambiando, y mostrando rostros y rastros poliédricos, con distintas versiones, distintas enseñanzas. Ulises, cauteloso, astuto, prudente, protegiendo a los suyos de esos cánticos de sirenas que llevan a lo desconocido, que amedrentan porque apartan de rutas seguras; porque no nos llevan a la Ítaca añorada y conocida que dejamos atrás, anclada en ese pasado nostálgico, tan fácil de recorrer en nuestro recuerdo sin ningún sobresalto, aunque la deuda a pagar por esa falta de aventura, sea excesiva y nos impida escuchar secuencias de “los tiempos de las razas“ con toda su pureza y su sacralidad.

Tapones protectores que devienen en escayolas ortopédicas para oídos que se niegan a escuchar la Buena Nueva

Afrodita dijo...

Beucis, releo tu escrito y tengo la sensación de que el discurso se rompe; de que lo que aparece escrito tal vez no es lo que estabas queriendo escribir. No lo digo porque tenga una opinión a favor o en contra de lo que entiendo o no entiendo, es que creo que no lo entiendo porque el discurso da saltos, como si algún trozo de alguna frase estuviera trastabillado y movido de sitio, por ejemplo… No, he ido al texto a buscar uno de esos trozos de frase, pero es desde la palabra Ulises hasta el final del párrafo donde encuentro esos desajustes.
Me estoy refiriendo sólo a la estructura de tu escrito; en esta ocasión y en este lugar no estoy participando para comentar el texto del autor, que estoy torpona y no se me ocurre nada. A lo mejor por esa misma torponería mía no te esté entendiendo, y aunque yo no sepa verlo las palabras estén en orden.

Mandrágora dijo...

El opinar de todo y sobre todo es una práctica que se ejerce con mucha profusión en nuestros días, sin tener conciencia de que sí pasa algo y no da igual. Creo que ese derecho adquirido como expresión de una libertad conquistada a juzgar y opinar sobre lo que se tercie, nos ha embrutecido y hemos logrado entre todos que triunfe la ramplonería y la vulgaridad. Si es verdad que ya apesta la saturación de mensajes banales y la poca credibilidad que se ofrece en los discursos vertidos, no es menos cierto que todos y cada uno seguimos alimentando y formando parte de una dinámica ya instaurada y que a cada uno corresponde hacer el punto de inflexión a una realidad que detestamos y padecemos.
El ir tomando conciencia en tratar de invertir un hábito que empuja cada vez más a la vacuidad, me parece que implica necesariamente ir mirando al otro con un mayor respeto, apreciar su silencio y mostrar cada vez mayor prudencia por lo que dice o por lo que hace. ¿Por qué? Por muy claro y sustancioso que suponga todo aquello que se ofrece, el de enfrente siempre se moverá en otros parámetros distintos, se mediará con otros valores y manejará variables diferentes a los míos. Me refiero a que no sólo invadimos con mensajes estereotipados y conocidos en continua perpetuación, sino que nuestra intención «bondadosa» de querer hacer ver que lo nuestro es maravilloso, «que lo he experimentado y sé de qué hablo», nos da carta blanca a exponer nuestro pensamiento, nuestros sentimientos, nuestras evidencias obviando el estado del otro, en definitiva, yo, yo y yo.

Es así que me parece cada vez más interesante el permitir ese elemento sorpresa que me puede aportar mi interlocutor y la capacidad de encuentro que puedo descubrir tratando de recibirle, que el interés denodado a que me escuchen y me entiendan. Si lo logro, creo que habré crecido y habré puesto mi granito de arena en diluir lo que ya tanto detesto.

Afrodita dijo...

A Beucis:
Cuando vuelvo a entrar en el blog veo que ahora, a fecha 16, está bien. Naturalmente me estaba refiriendo al de fecha 14 de septiembre de 2012 16:11

Publicar un comentario