Presentación

Un grupo de amigos hemos decidido poner en la red el libro, “49 RESPUESTAS A LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO”, porque creemos que es especial. Su autor, Eduardo Pérez de Carrera, nos sugiere a lo largo de sus páginas nuevas formas de percibir nuestra vida, de entender la Historia, de interpretar la realidad que nos rodea. Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro. Nosotros nos limitamos a publicar cada quince días un nuevo párrafo y a invitaros a que participéis.

24 sept. 2012

Texto 4.9


4.9 “Tengo un saco de silencio de mis primeros viajes por la frontera del tiempo, esa línea indefinible en la que cada hombre es sí mismo, donde la pureza se convierte en vocación y sale de su escondrijo el misterio arcánico del amor”

COMENTARIO DEL AVENTURERO

Desde la práctica del arte, uno siente que hay momentos en los que el tiempo desaparece, como si uno y el transcurso del tiempo se uniesen en comunión, o como si hubiésemos dejado de competir con Cronos. Estos momentos extraordinarios están claramente diferenciados de los otros porque el nivel de concentración es muy profundo y la manera en la que el pensamiento transcurre es muy diferente al habitual en otras actividades.
Es la sensación de traspasar algo y de un extraño funcionamiento del pensamiento.
Es la activación de nuestra parte derecha del cerebro, asociada a la actividad no relacionada con la lógica.

Los científicos saben que estamos utilizando un 6% de nuestra capacidad cerebral y que hay grandes espacios en nuestra mente que están por descubrir. También saben que nuestra sociedad fomenta el uso del hemisferio izquierdo del cerebro, verbal, racional, relacionado con el lenguaje, los números, la secuencialidad y el transcurso lineal del tiempo. Y que el hemisferio derecho, relacionado con lo analógico, la intuición y lo no racional, se coloca siempre en una postura de apoyo.
Tratamos de desarrollar nuestras capacidades, pero siempre desde un férreo sistema que solo contempla aquellas que son útiles para perpetuar un estado de las cosas, para conservar un sistema mental y social que impone actitudes y fomenta intenciones que no siempre están relacionadas con la pureza y el amor.

¿Estamos realmente dispuestos a descubrir esos grandes y nuevos espacios de nuestra mente?, ¿desde que intención y de que forma queremos conquistarlos?
¿Tendrá que ver el destino del ser humano con llegar a desarrollar todas sus potencias, con llegar a ser sí mismo?

La frontera del tiempo debe ser un lugar al límite del relato y de la razón en el que tal vez la actividad del cerebro alcanza su máxima potencia. Un lugar en el que el espacio no se curva porque no hay densidad ni acumulación energética y por tanto la velocidad es muy alta. Tal vez un infinito. Un lugar en el que todo es un devenir.
Y en ese lugar es donde la pureza y el amor se expresan. La pureza entendida como equilibrio y desarrollo de la virtud. El amor como actitud relacionada con los sentidos, más allá de la necesidad y la supervivencia.

Es desde esta actitud de amor a partir de la pureza desde donde podemos preguntarnos por las fronteras, explorar y descubrir nuevos espacios y traspasar líneas que aún desconocemos. Porque la sociedad crece y evoluciona de esta manera, a pesar de que nos tratan de convencer de que la lucha y la competitividad son el motor de la evolución del ser humano.



20 comentarios:

Diodoro dijo...

No es halagador ser el primero en transcribir sensaciones, y caer en mil pozos de desaprovechamiento. Dice el autor, nos habla el autor, del enorme saco de silencios recogidos en la frontera del tiempo visitado, del lugar -cre- recorrido y el hombre contemplado. No creo que el autor desprecie en su comentario la confrontación con su propio espejo, aunque pudiera dar a entender que lo sustrae para no ocpacar lo percibido. Creo que así lo sentimos casi todos, aunque hay muchos otros que antes de llenarse de lo afrontado deciden contravenirlo, oponerlo a lo propio e inmediato, a lo limitado. Y es por esa no contradicción que el autor, y los nosotros que no confrontamos, nos quedamos con esa sensación de puerza, vocación y misterio. La misma que alguna vez ha alumbrado a nuestro visitante.

Anónimo dijo...

A mi y el saco se me desinflo. La frontera del tiempo me olvidó. La pureza se pinta de farsa y al amor le da miedo volver.

Afrodita dijo...

Ni se va al amor ni el amor viene. Tampoco se va, porque el amor ES. Eso que llamáis amor y que va y viene, no ES.

Afrodita dijo...

Cuando he escrito “eso que llamáis amor” en mi anterior comentario me estaba dirigiendo a Anónimo a y gentes en general, nadie en concreto. No me estaba dirigiendo al Aventurero, que también lo nombra y, por cierto, es un comentario el suyo que esta vez me ha gustado especialmente.

Inés dijo...

Cuando uno ha sido capaz de tocar el cielo tiene que bajar a sentir la tierra.

Aradia dijo...

Te libero de mi ,ausente,
aunque no estes ,te tengo
pero te libero.
Te libero de pensarme ,
más no quiero entorpecerte ,
obligarte si no quieres
a escucharme y entenderme.
Te libero de mi ,presente,
que son tus migajas
panes que me alimentan
como maná sagrado
cae y me apresa
abrazandome la mente.
Te libero de mi ,consciente,
de perder la tarde eterna
de aunque no quiera ,lo entienda
liberarte es lo que cuenta ,
levar el ancla de mi barca
anclada en tu tierra nueva.
Te libero de mi ,libremente,
de ausentarme de tu mente,
más si lo que das no sientes,
no cuestiones lo que pienso
si lo que pienso ,no entiendes.
No quiero alimentar tu ego
con mi doliente ,que vivo
y se vivir sin ti presente.
Te libero de mi ,
te redimo y te eximo
de buscarme o soñarme ,
pero me quedo con las Perseidas
de tus ojos,
con el frisar de tu mano
que me busca y que me encuentra.
con los abrazos rotos por el tiempo de arena.
Te libero de mi aunque duela ,
aunque no quiera,aunque no sienta.
Te libero de mi ,nunca preso
te libero
si tu quieres liberarte ,
yo te libero.



Atila dijo...

Desde pequeña siempre sentí curiosidad por las personas, a otros les interesa la cultura o viajar o jugar al golf etc.
Cuando alguien tenia un disgusto porque se sentaba ofendido o humillado o había discusión o pelea sacaba mis propias ideas. También seguir el proceso durante la vida de las personas que se han portado bien o muy mal. Siempre preguntaba por su final o como transcurrió su vejez.
Alguien me pregunto:
-¿Pero como sabes lo que le va a pasar alguien porque te adelantas a los acontecimientos?-
-Es muy fácil, porque observas, según te cuentan algo o por sus ademanes o la forma como tratan a los demás, o por su mirada, es cuestión de estar atento.
Es lo mismo si un día miras al cielo bien cuando brilla el sol o de noche puedes ver cosas muy extraordinarias.
Muchas personas tienen terror a la soledad, a estar con ellos mismos y cuanta gente que ha estado encerrado en cárceles o cuevas durante largo tiempo salen con un equilibrio y sabiduría extraordinaria.
El miedo te paraliza y te evita en ponerte en lugar de los demás, ni amar, ni ponerte al nivel del otro.
En una ocasión un personaje importante de vez en cuando visitaba a Santa Teresa pues tenia fama de aconsejar muy bien. Mientras él exponía su problema ella remendaba ropa muy usada y en una ocasión le dijo:
-Hagamos un trato: Cuando venga Ud deja de coser porque me pone nervioso y yo a cambio le pago por sus opiniones-
Ella dejo de coser y le contesto:
-Pues muy bien porque somos muy pobres y nos viene muy bien -
No dijo que si la pobreza era lo que eligió Jesús y que el dinero era un mal.Ni puso los ojos en blanco que ella por dinero no hacia nada.
Claro que para ponerte en lugar y respetar al prójimo lo primero es conocerte a ti mismo y también respetarte y no permitir que te falten al tuyo.

Redondilla con aristas dijo...

Manecitas de corderos y morritos de sirenas, y los cantos arañados por las uñas de las muertas ilusiones que pensaste que eran rastros de promesas rodando la cuesta abajo de la cumbre a la ladera donde de lado y de frente, de perfil y sin pereza, se dibujan las sonrisas de los que aunque no lo creas fueron los que renunciaron a escarbar en la impaciencia que socavase el encanto de una vida sin certezas.

Nuba dijo...

A mi Felix,
Uno de mis guerreros, arrogante, torero como pocos con la bendita muerte que te dio descanso.
Mándame Unicornios desde allí y tus fotos, y tus acordes de guitarra que sabes que escucharé.
Por lo demás no te has ido,el corazón es tan grande que nadie se va cuando decides que se quede.
Yo te envío esta nana por por el Aire, como a tí te gustaba.
http://www.youtube.com/watch?v=sLCELgFDkCM&feature=related
¡Querido amigo tan sabio y tan tozudo! Y te vas con la lluvia y con la luna, como querías.

Mª de Magdala dijo...

Yo no traigo un saco de silencios pues los dejé en el camino del pasado presente,traigo un saco de voces que me llaman sin cesar ,que me buscan y que me envuelven y me llevan a pensarme y a decir que cuando nací, abrí los ojos al mundo ahora en mi otoño las estoy abriendo a la vida.
Ansio encontrar los caminos ,pero no las metas;andar ,caminar y caminar y recorrer los senderos y veredas ,el final del trayecto llegará y cuando llegue sabré que estoy en la meta.
Quiero dejarme llevar por el flujo de la vida,por las sensaciones y acontecimientos que están y los que quedan por venir ,estoy vaciando la sangre espesa de mi cuerpo que me ahoga y me mantiene en la quietud,para beber el agua nueva de la fuente eterna ,que haga que mi sangre se renueve y fluya líquida por mis capilares dandome nueva vida.
Estoy exhalando el aire viejo que me queda,humo opaco que ciega la verdadera esencia del ser,para dejar entrar el praná que me guie hacia la verdad infinita que conecte mi espiritu ,mi mente y mi cuerpo en una trinidad patente de pureza y amor.

Cito a de San Antonio:
"Cuántas pasiones de la carne y cuéntos estrépitos de la mente van y vienen por nuestro corazón! y así no tenemos ni el tiempo de comer el alimento de la eterna dulzura ,ni de sentir el sabor de la interior contemplación."

Un beso dijo...

Me repitieron mis sabios "quien nunca descansa; quien con el corazón y la sangre piensa en lograr lo imposible, ese triunfa" pero mi corazón no es de héroe de hierro, late ya cansado, sin fuerzas de tanto remonte, y sin darme oxígeno suficiente, bla, bla, bla, paré, un respiro que ilusiones y realidades siguen en contradicción, bla, bla, bla. Además, sintió muerte en este pasaje desde el inicio, ya se le dibujó antes, bla, bla, bla, colocándose una sombra de nubes negras en mi pecho. Paciencia, paciencia me digo siempre, no creo que sea para cuando la rana, una, críe pelo, bla, bla, bla, porque no solo de esas ilusiones vive una mujer que lleva con ellas desde que aprendió a hablar que no asimila los determinantes, bla, bla, bla.

José dijo...

Breves párrafos de Perez de Carrera que nos llevan a buscar el signo del silencio como búsqueda, como revelación, como pausa, como ritmo.

Llamo signo al silencio más que como significado, porque el silencio aquí nos dice que en su frontera están lo otro y los otros, en el amor. El amor que es como un eco, como la voz de un mar desconocido que nos llama y llamamos.

Luz dijo...

El silencio de la larva de una mariposa.
El silencio dentro del huevo, del ave.
Metamorfosis, despertares de agua para el bautismo de aire.
Hacen, de la pureza un cristal,
y del amor, una oración de alimento,
con impaciencia,
con inquietudes,
sin dudas,
sin inseguridades,
sin recelos,
sin dos caras en la luna,
cocidos entre el espacio y el tiempo,
Así se coloca la piedra, que fusiona la Copa Griálica.

Manolo dijo...


No tengo claro qué es la pureza. Quizás sea una combinación de buena intención y de sabiduría, sin nada de egoísmo. Visto así, entiendo que la pureza tiene bastante relación con el amor.

Me llama la atención que el autor hable del “misterio arcánico del amor” porque me hace caer en la cuenta de que, en realidad, no sabemos cómo se enciende la chispa del amor. Creemos reconocer este sentimiento, pero no podemos hacer que surja a voluntad. Surge cuando surge. El autor sugiere que “nace” en la frontera del tiempo. Ahí donde la pureza se convierte en vocación.

¿Por qué hay que “irse” hasta la frontera del tiempo para que surja todo eso? Parece como si la vida que se rige por el transcurso del tiempo estuviera sujeta a otros factores que deterioran esos impulsos de pureza y amor. Factores que hacen que el hombre no sea “sí mismo”. Me recuerda a esa leyenda de los cátaros o albigenses que situaba el papel del hombre en la Tierra, a redimir al demonio.

Eolo dijo...

Sin la memoria pránica e individual del Ser sería imposible la vida humana, la que crea y decora la fenomenología en la que dice estar. Unas esencias mudas, el sumergimiento en las lagunas límbicas, los espacios en planos y el tiempo enfundado, son los instantes lúcidos que renuevan el compromiso del nacimiento.

La consciencia del aventurero busca incesante los caminos hacia el Yo superior, y descubre más allá de ella, los signos y atisbos de la otra realidad. Sabe que el ego tiene que renunciar a ser, el deseo a tener, y la mente a creer.

Y sientes miedo. Lucha encomiable entre lo construido y lo intangible, sin solución. No tienes las manos, pues eres el manejado. No hay ojos, pues eres el vislumbrado. No hay voluntad, pues eres el elegido.

En la frontera abisal del tiempo están los dobles esperando la danza eterna de fusión. Una lengua dormida atraviesa los espacios del Arcángel sin voz, estirando apasionado tu cuerpo hasta el infinito. La pureza.

Cuando el rayo cruje tus pulmones, agrietados los cúmulos de la tristeza, surgen luces cegadoras arremolinando las ideas. La visión imparpadea de lo celestial, transporta tu mundo a lomos de pegaso. El crujido del amor mantiene tamizado el rostro de los amantes.

Nuba dijo...

Me gustaría comentar seriamente la reflexión de Manolo, partiendo de la base de que muchos compartimos sus preguntas, pero las respuestas por supuesto, son, y mucho más en éste caso, individuales e intransferibles. Intransferibles literalmente, pues X te da su respuesta consciente pero es la búsqueda y el camino de X, que probablemente aporte sólo lo necesario; Exactamente igual que tu reflexión: una duda, un cavilar, un punto de vista, o mejor una particular mirada.

La Pureza es la desnudez y punto. No tengo una palabra mejor.

El amor, es otra cosa.
Creo que sólo comparte con la pureza su condición de absoluto, de absoluto en su acepción de universal, de matemático, de Total.
Entendí en estas palabras del amor y del no-tiempo del autor, la acepción de "ES" perfecta de Afrodita. Con ella y con la pregunta que "dejas caer" de forma impecable creo que el amor ES pero uno debe encontrarse con él para reconocerlo, para poder sentirlo de forma consciente.
Desde lo que he experimentado, cuando se es consciente de que está ahí antes de que nacieras, de que es de hecho la fuerza por la que naces, que luego, en la trayectoria de vida parece que le perdieras, le confundieras, intentaras cogerle- y entiendo esa sensación de que el amor "parece que vaya y venga" como si fuera algo transitorio-...
Ahora se me antoja distinto.
Imagino que es como cuando uno descubre la raíz, el nacimiento de un río, la primera célula de su clon o la cumbre de una montaña.
No se, difícil explicarlo. Pero cuando se descubre ese elemento central del baúl, ese tesoro, entonces una se da cuenta de lo tonta que ha sido con los "ires y venires y soltares y agarrares", porque el corazón ( el órgano que bombea la sangre, hacia los demás sitios) ése, pasa a veces del nervioso central y decide autonómamente, cuando lo hace.
Si lo entrenáramos, tengo la fé que con sólo sus 40.000 neuronas sería capaz de silenciar a todo el coco, él solito y tomar sus propias decisiones.
Como el cortex no manda, creemos que es algo que vagamente llamamos, inconsciente, intuitivo, todas las "In" que queramos.
Pero existe y tiene hueco para amar sin complejos, sin dramas, y por supuesto no pretende redimir a ningún demonio.
Los demonios son muy importantes en nuestro entendimiento (risas) no podríamos estar sin ellos.

PD: A veces hasta sentirse serenamente tristes es bonito, como esta noche.
A veces, estos momentitos, son también los propios silencios.

Anónimo dijo...

perdon pero cada decima perdida de usted es como un perder de azucarillos y aguardientes.

Mandrágora dijo...

Entiendo la frontera del tiempo como ese punto de partida en lo tangible y secuencial, donde cada uno comienza su andadura por la vida desde posicionamientos claramente diferenciados y muy a menudo juzgados como «injustos» al no poder entender esa «desigualdad» de la que se parte; donde cada hombre —como dice el autor— es sí mismo e incorpora toda una coherencia de aconteceres y circunstancias vitales vinculadas a esos primeros viajes de donde cada uno procede e ignora; donde la vocación de la pureza surge como llamada y recordatorio de lo que, parece, en algún momento fue o se percibió, y se manifiesta como herramienta impulsora de una búsqueda y una espera a conseguir: el amor. El amor entendido como punto de llegada, como broche de oro, como recompensa a esa pureza hecha realidad.

Un beso dijo...

Que sí, que terroncitos de azúcar con aguardiente que se pierden cada décima de segundo que no le estoy. Que represión y censura hay en este blog Me hace gracia los que tratan de solucionar problemas desde su aparente estado, donde se creen superiores al resto de los demás, reaparentándose ya no solo vender figura, sino de revenderla, porque reduplican su farsa. Cuando me siento bien y con el amor de traje, hay gente sencilla por el mundo inspirándome con su sencillez y confianza. Y me sale bien dar la clave para encontrar soluciones a sus problemas y de ellas también, mucho aprendo.

Ari Guari-Guari Popoo, Mushuringá dijo...

Viva por Un Beso (que te dí en la calle), inspirado y sentido alegato de la proximidad callejera con recordatorio campestre. Estoy de acuerdo, como pàrte de la inacabable forma de darse a conocer, reconocer y compartir. Según Un beso, o dos si se puede, hay que sentirse bien y con traje de amor para encarrilar tales hechos. ¿Y cuando no?, pregunto. Creo que acierta con sus críticas re-dobladas. Seguro que en el futuro las achica y singulariza. ¿Esto del Un Beso no era canción rumbera del Peret? Que también daba sus consejas.

Publicar un comentario