Presentación

Un grupo de amigos hemos decidido poner en la red el libro, “49 RESPUESTAS A LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO”, porque creemos que es especial. Su autor, Eduardo Pérez de Carrera, nos sugiere a lo largo de sus páginas nuevas formas de percibir nuestra vida, de entender la Historia, de interpretar la realidad que nos rodea. Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro. Nosotros nos limitamos a publicar cada quince días un nuevo párrafo y a invitaros a que participéis.

15 abr. 2011

Texto 2.20

2.20 "Como en cualquier cuento tradicional, hay tres caminos delante de cada hombre: el del cuerpo, el de los sentimientos y el del espíritu; no hay que mostrar perplejidad ante la necesidad de elegir, el problema es no renunciar a ninguno de ellos."

62 comentarios:

Enrique dijo...

Hay múltiples cuentos, posiblemente sean el mismo o quieran transmitir la misma enseñanza, en los que aparecen un padre, tres hermanos, que parten a la búsqueda de algo que el padre necesita, y una encrucijada con tres caminos. En muchos de ellos, el hermano menor, el más joven, elige el camino más difícil y, habitualmente ayudado por algún personaje, consigue el objetivo de su búsqueda. Entonces regresa a casa, pero descansa antes de llegar y, cuando está dormido, le descubren los otros dos hermanos que, celosos de su éxito, le matan, le cortan en cachitos, le esconden y le arrebatan lo conseguido. Al final, por uno u otro sortilegio, alguien recompone al protagonista y le devuelve a la vida, todo se descubre y el padre pone las cosas en su sitio.

Posiblemente estos sean los cuentos a los que se refiere el autor; sin embargo, no sé por qué, y aunque probablemente no tenga mucho que ver, el párrafo me ha recordado los tres personajes del Mago de Oz (el león cobarde, el espantapájaros y el hombre de hojalata) buscando el valor, un cerebro y un corazón.

Valor, corazón y cerebro para enfrentarse a Hécate, la diosa de lo oculto, las fronteras y las encrucijadas. Valor para el camino de la acción y de la ciencia, para disipar la ignorancia y vencer la inercia y la pereza. Corazón para el camino de la devoción, de la transformación y del arte. Cerebro (inteligencia), para el camino del conocimiento, de la mística y de la pureza.

Trabajo, pasión y bondad para recorrer los tres caminos. Y discernimiento para no confundirlos.

Afrodita dijo...

Y, como en los cuentos tradicionales, aparecerán en cualquiera de los caminos —en el del cuerpo, sobre todo, pues todo cuanto conlleva nuestra “humanidad” es siempre el mayor, y el más pesado, y el más engorroso de los impedimentos —inconvenientes, y obstáculos, y monstruos y dragones que nos asusten; habrá entonces que elegir entre saltar por encima, o rodearlos, o enfrentarse a ellos. Antes de precipitarse sobre una de estas tres opciones habrá, imagino, que pararse un momento a considerar que la más recomendable ha de ser, seguro, la que menos nos aparte de los otros dos caminos.

Luz dijo...

¡Jóder!, Enrique ¡viva la poesia!.

...Y el triunfo sobre el dos, de príncipes y princesas, gracias a siete proezas para abrir cuatro puertas que conducen a los tres caminos...¡No, en ninguno se han de parar,!...Su búsqueda ha de ser incansable...

Los Tres caminos que construyen el triángulo de Pitágoras, al que sabios diéronles los valores:
del 3 o la trinidad divina que desciende en la Sabiduria de los hechiceros, magos, ermitanos...que con sus luces, les conducen por los senderos y les conceden su magia...¡Por eso no yerran...!
Del 4, número del triunfo sobre la materia..
y el 5, el número que representa a los héroes y heroinas de los cuentos.

Los tres colores de la Gran Obra..
Los tres grandes oficios de los Constructores: canteros, carpinteros y herreros..Piedra, madera (papel) y el hierro ( y tijera) o el material de los campaneros y la posibilidad de la vibración máxima de los 7 planetas retumbando en el aire....La vibración del Tres...para el Uno...

¡¡¡Este es el 2.20!!!. Un veitidos, cifra que junto con el 11, la Kabbala considera insumable...

¡¡¡Olé...que pedorrera me ha salido!!!

Afrodita dijo...

Encuentras defectos a todo cuanto escribe Enrique. Da la sensación de que compites con él. Pero sólo será una sensación, claro. Lo que no deja lugar a duda es que él no compite contigo.
Escribiste en el punto anterior, con mucho acierto, "este blog consta en acta".
Y consta, sí.

Luz dijo...

Después de pasar por el arkano del Colgado, el Arkano del Diablo, Ayin o las puertas de la Materia o el llamado también por la Kabbala, las Fuerzas del Tiempo: la guadaña de Saturno con su media Luna en cuarto menguante, va segando pensamientos, obras y omisiones que crecen a ras de suelo desde el subconsciente…Fuerzas invisibles que van superando, prueba tras prueba, injusticia, tras injusticia, los héroes y heroínas de los cuentos desde el comienzo (el Arcano del LOCO, el Aventurero. Desde el abandono de sus “hogares” en busca de la CORONA

Después de pasar, también, por el Arkano de la Muerte ( el Número XIII) y su consabida bajada a los Infiernos, donde se va vaciando el subconsciente bajo el reinado de Hécate. …
Representado en los cuentos por la muerte del rey viejo o moribundo (del ego) para ir siendo sustituido por el nuevo Sol o la coronación del nuevo Rey o de la nueva Reina (del SER).
Muerte o debilitamiento del ego que siempre encuentra la proyección en el pasado o que SIEMPRE LE INCITARAN A REVIVIR DE NUEVO EL PASADO, siempre dando vueltas y vueltas…..

Después de abandonar el Arkano del Ermitaño, tomando el “alimento” de las Sabidurías QUE SE ENCUENTRAN EN OTROS LARES.

Ya, las mierdas de la vida no importan tanto (ARKANO de LA FUERZA) y por eso viene, entonces, tras un sin fin de aventuras, como digo, el encuentro con el arcano de la TEMPLANZA, el arkano XIV. (10 + 4=5).

Luz dijo...

sigo....
Es la letra SAMEJ(el sostén, el apoyo,). con una idea de Armonía y de Cambio, representado por el Angel resplandeciente con un TRIÁNGULO amarillo (Oro) en el pecho inmerso en un CUADRADO blanco( Plata) , que vacía agua desde una jarra de Plata a una jarra de Oro…La transformación de Yesod , la plata de la Luna, en el Sol o el Oro de Típhereth, de la mano de mi buen Saturno….El Encuentro Griálico.
Es adornado con DOS lirios amarillos (oro). Lirios de la diosa Iris, la mensajera de los dioses, con LA CORONA, como el sol del amanecer que nace entre montañas escarpadas. Llevando el círculo y el punto en la frente y el pié derecho en el Agua y el izquierdo en tierra…

Es la armonización desde la consciencia crística ( el cuadrado o la cruz) y que en la geometría sagrada está representado por el círculo con la cruz en su interior
Es la letra y el Arkano que dirigen el sendero XVI 10+6=7), que va desde la esfera de Yesod a TIPHERET ( el número 6, dos veces TRES).
Y el QUERER, que ha ido desapareciendo se transforma, como diría Jung, por la “función transcendental” ante la posibilidad de la consecución de la Gran Obra, (esto lo apunta una servidora).

¡Otias, vaya parto! ,más difícil que si hubiera salido por el agujero de mi vagina….

Afrodita dijo...

Ay.

alba dijo...

Para romperse la cabeza ya escribio el autor el libro. yo pienso Luz B., puesto que tan puesta estas en kabala, en tarot, en ciencia y en otras disciplinas mas, debieras explicar un poco mas lo que quires trasmitir con un lenguaje mas asequible, sobre todo para algunos seguidores del blog que estamos en pañales en muchos temas y que lo unico que buscamos en un poco de luz en este sendero farrogoso de la vida para poder llegar a descubir algo que nos ayude a comprender algo e ir dando pasos aunque sean pasitos en nuestro trabajo personal, en busca de nuestro destino.

Alba dijo...

Ah! se me olvido Enrique decirte que has tenido , para mi, por lo menos un gran acierto con el cuento del Mago de Hoz y sus tres personajes. Siempre han sido mis personajes favoritos representativos de de la busqueda del valor el cerebro y el corazon.Supongo que habrá muchos mas cuentos que digan lo mismo, pero como este, ninguno. Caminar, caminar y caminar com nuchas aventuras para lograr estos atributos.

Afrodita dijo...

A Nuba:
El libro de que hablas en el punto anterior lo puedes encontrar en Iberlibro. Mira, te pongo aquí el enlace.
http://www.iberlibro.com/servlet/SearchResults?an=jose+enrique+rodo&tn=motivos+de+proteo&x=66&y=10

Loli dijo...

Primero, no creo que el autor tuviera ninguna necesidad de romperse la cabeza para escribir los textos.

Segundo, creo que tienen una intención, o ..ni siquiera eso, que rezuman por sí mismos inspiración.

Y que a cada uno inspira y le hace vibrar en muchas direcciones, que de eso se trata.

Que esas direcciones no tienen por que tener una intención didáctica, incluso que a lo mejor no es ni lo deseable.

Los estilos de expresión son variados y deben de ser lo más libres y sinceros posibles.

A mi modo de ver lo que vale es la intención de lanzar hacia varias direcciones aquello en lo que se ha intentado profundizar y que el texto del autor, por decirlo de alguna manera, ha logrado inspirar o encender alguna lucecita de forma subjetiva en ese camino personal de la consciencia.

No creo que Luz Be tenga ningún afán de regodeo en conocimientos, seguramente emplearía otro estilo si así fuera.

Pero no quiero entrar en un juego inútil de personalizaciones y piques.

Solo apuntar que sería bueno, al menos para mí lo es, evitar en lo posible los "juicios de valor", e inquietarnos un poquito más por lo que desconocemos.

No se trata de que nos den "machacadas" las cosas, tampoco serviría de mucho.

Lo que vale es la experiencia y el trabajo, y eso es muy personal.

Profundizar y buscar en lo lanzado en este blog es más interesante que incomodarnos en supercialidades.

Cada uno, creo intenta explicar, me gusta compararlo como un regalo, las deducciones, su experiencia de la lectura de los textos, viéndolo desde ese punto de vista, yo por lo menos, me pierdo menos y me llegan cosas muy interesantes.

Bhakta dijo...

Al leer este texto, me vuelve a venir a la cabeza lo que ya alguna vez he comentado respecto a un comentario que hizo en su dia el autor de los tres pilares basicos del ser humano: "la ciencia, la poetica y la mistica".

El texto habla del cuerpo (la ciencia), los sentimientos (la poetica), y el espiritu (la mistica), o al menos yo asi lo relaciono.


Habla de no renunciar a ninguno de estos tres caminos. De hecho en la vida cotidiana es muy dificil encontrar quien se dedique a profundizar en vertientes tan dispares. Normalmente al que esta metido mucho en el arte no le suelen interesar mucho los temas cientificos, y el cientifico, por norma general no suele indagar mucho en los problemas del alma.

Es lo que mas me gusta de este blog, la capacidad de reunir a personas en mucha de las ocasiones, muy formadas en alguno de estos tres caminos, pero a la vez que sienten inquietudes por los otros dos.

Asumir la ignorancia y profundizar en la eliminacion del ego me parece un buen "camino" para no abandonar ninguno de los "caminos".

Alba dijo...

Pues Loli, no me has entendido. No he querido decir que el autor se haya tenido que romper la cabeza para escribir el libro, repito no he querido decir eso, soy yo la que me la rompo para intentar comprender O sentir, las cosas de la manera mas correcta posible para impulsarme, dentro de mis escasas posibilidades. Y por ultimo te digo que yo no he escrito que Luz se regodee en nada, ni era ningun tipo de pique, que yo no me pico con nadie y me encanta que la gente que pueda ayudar con lo que sabe a los demas, lo haga. No se que es lo que te ha inducido a hacer ese comentario.

LUZ B: dijo...

Enrique, escribe sobre un cuento que sinceramente, NUNCA me gustó…Alba me ha picado la curiosidad…y he visto que tiene MUCHO MÁS…o por lo menos se pueden encontrar mas cosas…¡Con su permiso, oiga!

La forma de recorrer tres caminos sin dejarse ninguno es triangularlos…
Transformarlos en un triángulo. Así podrán estar interconectados todos entre sí por tres puntos…Esto, sin embargo, no pasa con el cuadrado ,
En el cuadrado de los Cuatro Elementos se no pueden interaccionar los lados paralelos…¡la historia es de otro tipo!.

Esto serían la s acciones DUALES de las 4 brujas del cuento…Norte, sur, las que ayudan, este, oeste, las que incordian…Primavera , Verano…etc
Por eso el cuadrado debe transformarse en cruz …Es necesario de un quinto elemento que los “coagule”.

Un espantapájaros, madera, que necesita de un cerebro, un león cobarde, que necesita valor, y un hombre de hojalata, el metal, que necesita corazón.
Bhakta lo asocia a ciencia, poética y mística,

Desde mi punto de vista serían la acción de interrelación entre los Mundos de la Madre Natura:
La memoria del Mundo Mineral, en el hombre de hojalata, la Memoria del l Mundo Vegetal, en el espantapájaros y el león o la Memoria del Mundo Animal…

El camino de las memorias del neurovegetativo o las acciones del inconsciente, dirigidos por la Memoria (hombre de hojalata), para transformarlo en ciencia.
El camino del sistema límbico, como la memoria de los sentimientos dirigidos por el Entendimiento (espantapájaros), para transformarlo en poética.
El camino del neocortex, o la memoria del espíritu , dirigidos por la Voluntad (el león).

Y todo ello catalizado por una niña que libera, coaliga, entrelaza y dirige la consecución de a la que yo le adjudico el punto central del triángulo y lo traduzco por el DESEO INCONDICIONAL…… Y que van en pos del Mago de Oz…de la ciudad de la Esmeralda, que me suena, a Esmeraldina…¡A HERMES! Uno que fue TRES VECES SABIO…El número 9 del Sello de Salomón., con un puntito en el centro

Serían el cuadrado bajo el triángulo en el pecho del ángel o el espíritu, con el círculo y el punto en su centro que lleva en la frente.

Me voy corriendo a por el Ramo de Olivo de las gitanas que lo cambio todos los años…..Hoy es Domingo de Ramos y el que no “estrena” nada no tiene manos

Ulises dijo...

En la vida diaria es muy difícil avanzar por los tres caminos simultáneamente: cuerpo, sentimientos y espíritu, o, como comenta Bhatka: ciencia, poética y mística.

La educación, tal como se plantea en la sociedad actual, y la propia vocación de la persona, hacen que tendamos a “especializarnos”, a que demos clara preferencia a uno de los tres caminos y, aunque nunca hayamos renunciado claramente a los otros dos, en la práctica suelen quedar un tanto relegados.

Pasando revista a las personas con las que tengo contacto, he llegado a la conclusión de que las personas “especializadas” en poética, las personas que podríamos llamar de “letras”, tienen cierta facilidad para la mística y bastante dificultad para la ciencia. Por otro lado, las personas “expertas” en ciencia, creo que su mayor dificultad no es la mística, es la poética, es el arte en sus diversas manifestaciones. Evidentemente estas conclusiones, basadas en la observación de un número relativamente pequeño de personas, tienen poco valor. Posiblemente haya estudios más serios sobre el tema, que yo desconozco.

En el día a día la tendencia es movernos en el campo que más nos apetece, sea ésta la ciencia, la poética o la mística Y sin embargo, no deberíamos tirar la toalla, deberíamos esforzarnos para avanzar en los tres caminos, aunque ello suponga ir en contra de nuestras apetencias. Y yo soy el primero que tengo que esforzarme, porque el camino de la poética no es ciertamente el que más me atrae, incluso podría pensar que estoy poco dotado para ella, pero ¿es esto una realidad o simplemente es una excusa?

Loli dijo...

A Alba:

Seguramente he malinterpretado tu comentario, te pido disculpas.

Luz dijo...

Ulises:
Esto tiene otro matiz, desde mi punto de vista:
NO TRATO DE HACER PROPAGANDA a un tipo de tratamiento médico,…Trato de matizar con un ejemplo, creo interesante… ¿vale?.

Es el caso de un oncólogo que durante toda su experiencia facultativa, había utilizado tratamientos de quimioterapia con sus pacientes…..Lo que ordena el poder de la santa medicina facultativa.
.
Tras años y años de trabajo en el MISMO CAMPO, se le encendió una luz …(intuición)…¡¡¡y la siguió!!!.

Y día tras día, iba comprobando que los casos observados de curación con quimioterapia, no se ajustaban para nada a los casos que realmente esperaba y que los pacientes entraban en un estado francamente deteriorado….¿Capacidad de alerta, de observación, de tratar de no caer en un autoengaño, de entrega, …Y VALOR PARA ROMPER CON LO ESTABLECIDO?
Y lo comprobó con una base experimental que le diera una respuesta ... ¡cualquiera! (Es el dejarse sorprender)..¿Como llevar a cabo la experimentación?¿Qué experimentación tenía que hacer?. Inspiración .¿Esto no es una acción poética?

Eligió a 80 mujeres con cáncer de mama a las que previamente informó sobre la posibilidad de quedarse calvas.
El 50% fueron tratadas con quimio, el otro 50%, las trató con placebos…¡Y obtuvo una respuesta! : ¡¡¡Un 60% se quedaron calvas…!!!

Abandonó la utilización de la quimio como tratamiento y que había utilizado como alternativa hasta entonces…¡¡¡y buscó otras posibilidades…!!!. Se había dado cuenta que en los procesos de curación intervienen otros parámetros y que podía obtener resultados mucho mejores y menos traumáticos para los pacientes...

¿¿¿Esto no es mística???...Un visionario...

...ES UNA CUESTIÖN DE ACTITUD PERSONAL, a mi modo de ver. Un paisano que esté acarreando piedras, durante 8 horas al día, de un sitio pá otro, ¡¡¡también puede conseguir lo mismo!!! ¿¿¿¿o solamente sirve para los que tenemos un determinado nivel cultural???...A lo mejor lo consiguen más facilmente...

Tener una fé propia... produce colitis masiva, ¡¡¡claro...!!!...Es alguien que sabe demasiado... Y sin embargo, los mejores "visionarios" a nivel científico, artistas y místicos, no han caido en parámetros sociales del "cotilleo informativo" o la delincuencia del cómplice: del poder, de la masa...Han sabido estar por encima de ellos...(¡¡¡Suerte han tenido, oiga!!).
¡¡¡HAN CONJUGADO O CONJUGAN LAS TRES COSAS AL MISMO TIEMPO!!!...De forma diferente, VITALMENTE...

LA INFORMACIÓN CONOCIDA, elegida desde la ecuanimidad, desde la prudencia y desde un "sexto sentido", ES SÓLO UN PUNTO DE APOYO...Y EL MAÑANA...Pués ¡¡¡ QUE SALGA EL SOL POR ANTEQUERA!!!!

Afrodita dijo...

A veces dices cosas que muy posiblemente sean ciertas; pero... esa manía, Luz, por sacar punta a todo, por refutarlo todo, por quererlo llevar todo al terreno exclusivo de tu conocimiento... Cansa y empacha bastante.
El comentario de Ulises es más una reflexión filosófica.
No puedes admitir que se reflexione de forma diferente a la tuya, por lo visto.

Goyo dijo...

La NATURALEZA POSIBLE es el título de este segundo mensaje, como si con ello el autor quisiera indicarnos rutas que han de elegirse, y direcciones por las que hay que optar y apostar para hacer real esa posibilidad que está en nuestra naturaleza. Como en todos los cuentos la travesía se anuncia cargada de aventuras, con las que hay que contar considerando que la felicidad no se halla en el final sino en la resolución de cada encrucijada cuando uno siente haber hecho lo que debía.
Anuncia que “ …se ha sembrado la extraña sensación de que la identidad está basada en permanecer en estado de consciencia rígido e inalterable ….“. Con ello nos muestra el primer paso : La ruptura del criterio de UNIDAD identitaria, de la inalterable seguridad de una única y estática realidad; y el modo de avanzar tomando consciencia de los cambios, de las continuas, y a veces inapreciables, formas geométricas que nos rodean y cruzan comunicando la posibilidad de cambio para nuestro estado.
Pero, ¿ por dónde dirigir los pasos ?. Desde niños nos acunan con dichos y nanas como : “cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos que me la guardan”. CUATRO puertas, con sus mistéricos guardianes, se sitúan en nosotros para permitirnos establecer relación de consciencia mediante lo que entra o sale. Puertas que te acercan al misterio entreabriéndose y abriéndose con llaves claves que hemos de descubrir, porque saber que existen, ya lo sabemos, aunque no lo conozcamos. Está en nuestra naturaleza posible.
Escapar de la realidad estática es posible. Dice : “…. El hombre puede darse permiso para renunciar a su propio estado”… Tenemos la herramienta de lo DUAL. El inteligente empleo de nuestro pensamiento dual puede conducirnos a discernimientos que nos aproximen al desarrollo del pensamiento complejo para poder situarnos en el territorio de lo TRINITARIO .

A veces te surgen sensaciones e ideas con este libro que te lanzan más allá de lo que eres capas de discurrir. Tal vez sea porque encierra símbolos magistralmente puestos que aunque no sepas de ellos, no tengas conocimiento de su aplicación, te llegan, y actúan trasmitiendo un sutil efecto, con la sensación de no haber terminado la lectura, surgiendo la invitación a leerlo otra vez. Es algo parecido a cuando el niño pide a la abuela que le vuelva a contar el cuento del “Caballero y el Ogro”, pues aunque ya se conozca la narrativa, desea el nuevo encuentro que le anuncia el valor para enfrentar aventura y romper lo estático, los cuatro dones, las transformaciones mágicas, y el expectante logro de conseguir rescatar a la princesa y encontrarse con lo trinitario.

Loli dijo...

Hay tres caminos delante del hombre, nosotros.

¿Formamos parte de esas tres sendas? ¿Están delante nuestro para recorrelas, pero no nos pertenecen?

¿Forman solo una parte de lo que realmente somos?

Bueno, sea como fuere, ahí están y uno se encuentra en la encrucijada de que puede hacer casi todo, menos estarse quieto...

No renunciar a activar memorias, sacarlas de la pasividad que enferma, asomarse a los sentimientos sin que el miedo a que el corazón se te rompa te paralize (normalmente nos defendemos de este miedo rompiendo el corazón de los demás), y por último no renunciar a la fe en lo desconocido, en el futuro...a pesar de los fracasos...con la intención puesta en no dejar resquicios a la derrota...tarea complicada se me antoja..interesante también.

Una vez oí decir a un apreciado amigo, algo así como que esas intenciones nuevas, esos impulsos distintos de los cotidianos que a veces nacen en los trabajos personales de evolución, había que cuidarlos exactamente como lo que eran "recién nacidos".

Entiendo que los recién nacidos requieren mimo, atención, dedicación y cariño.

No renunciar a ninguno de los tres caminos anteriores intengrando la dedicación necesaria al cuidado de intenciones de desarrollo y evolución, volcadas al exterior, como lo están esos caminos, implica renunciar a los estados con los que nos desenvolvemos bien en el "modelo social", y hacerlo de manera que podamos con ello, es decir, que uno no acabe en el "rebelde" o "marginado" que el modelo necesita para sobrevivir.

Es curiosa la oca.

Su pata termina en "tres dedos" apuntando cada uno en una dirección.

Una membranita los une, los integra.

Este velito solo se pone de manifiesto cuando "anda" o "nada" (¿navega?), entonces la membrana se despliega manteniendo unidos los dedos de la pata pero sin alterar sus direcciones.

Parece que una de las ceremonias que se realizaba en el Antiguo Egipto en los festejos en honor de Ammon , consistía en soltar cuatro ocas, con el nombre de cuatro genios funerarios y que en su vuelo, las hacían dirigirse hacia los cuatro puntos cardinales....¿triángulo y cuadrado?, no sé si eso puede significar algo....

Luz dijo...

LOl:
...¡Y vuela!...El vuelo es lo que conecta con el Espacio.

Loli dijo...

Es verdad, se me había pasado que la oca también vuela, lo que no tengo claro es que necesite desplegar la membranita interdigital que mantiene unidos los tres dedos de la pata, a lo mejor entonces no necesita hacerlo.

Bueno quizás esta sea una observación baladí...pero, la oca sale volando del centro del laberinto ¿empleará para ello una postura aerodinámica?

A ver si me explico, a lo mejor hay caminos a recorrer en los que es necesario agudizar la atención para no renunciar a ninguno de las tres sendas en todas sus acepciones (ciencia, poética, mística, ...memoria, entendimiento, voluntad...etc.).

A lo mejor, también, al final de esos recorridos, si se han podido llegar a realizar, y se aborda el vuelo, los tres dedos de la pata de la oca se unan para facilitar el camino aéreo.

Bueno a lo mejor esto es una disquisisión demasiado especulativa...

Luz dijo...

¡¡¡Bonitos....!!!
Pero hay una historia que me inquieta...

En un cuento, un héroe o heroina tiene que empezar por uno de los tres caminos...Y tiene que ir materializando cada uno de los encuentros... que desde mi punto de vista, deben ser también TRES...TRES ENCUENTROS Y TRES MUERTES: los TRES VËRTICES que dibujan un triángulo o la Pata de Oca.

Pero después de haber pasado por miles de vicisitudes y...además por aventuras aparentemente insalvables...¿qué sensación es la que impulsa al Futuro?¿Que otra fuerza es la que se tiene que salvar además de de todas las que ha ido haciendo?..

Porque hay cuentos que aún así, todavía ¡se tienen que cambiar de vestuario!...La historia no termina así de fácil...

Podría ser el punto de la inflexión en el triangulo, del aire con el fuego o del fuego con el aire...que está fácil: el fuego sin el aire no combuste y el aire sin el fuego es de un frio polar que materializa el agua... Y todo en su JUSTA medida...

¿Qué hace unir esos dos encuentros?.

La Kabbala repite una de las Letras Sagradas Y H V H... ¿¿¿La H!!!, HE...
La primera H, sería el alma racional, la tierra del anallítico y el encuentro con el aire. El cuerpo y la respiración, la palabra...

La otra H, sería un estado de fluidez, lo femenino, lo analógico y negativo... la germinación. Pero además está la VAV, el simbolo de la perfección divina que a mi modo de ver, sería el vértice del conflicto...

Lo interpreto como la negación del Yo,...Sería el detonante que haría saltar por los aires la casita en el cuento del Mago de Oz...y toda su simbologia, por decirlo de alguna manera, genética.. para posibilidad del encuentro del TRES y...

Claro, porque se supone que al ogro (ego), ya le han pateado, analítica o analógicamente, los coj... y a la p...madre que lo parió...Bueno, ¡¡¡ se habrán olvidado de algún hermanito!!!, digo, porque las historias parecen fáciles, pero cuando las piensas...

Afrodita dijo...

Luz, tengo la impresión de que todo tu interés reside en boicotear el blog, arramblar y destruir lo que a lo largo de más de año y medio hemos ido construyendo entre unos y otros. Pareces firmemente resuelta a cambiar su línea por completo, echar fuera de él a quien no se rinda a tus pies y transformarlo en algo centrado en esoterismos que, sí, pueden estar muy bien, pero en esa avalancha en que se convierten de la mano de tu profusa verborrea resultan un atracón indigerible de algo, te lo digo de verdad, infumable.
No se puede negar que tus conocimientos son muy amplios; es lástima que su exposición no corra parejo con un cierto punto de mesura, que sería muy de agradecer, y una redacción más cuidada, y, sobre todo, con bastante menos de la mala voluntad que (a mi criterio, claro) parece ser el principal móvil que te alienta.
De cualquier modo ya sabes — entre todo ese marasmo de tu saber no ha de faltar algo tan sencillo — que “lo imposible sólo es el principio de una nueva posibilidad”. Así que si el blog termina siendo insufrible por causa de tu actitud alguna salida aparecerá, por algún sitio, que permita que siga siendo un lugar de expresión y pensamiento variopinto en el que continúen teniendo cabida errores, y aciertos, que estarán impregnados como es natural de formas muy distintas y aun enfrentadas en ocasiones de sentir y de opinar; pero no esta especie de dictadura de un pensamiento único (el tuyo) al que parece que estás pretendiendo reducirlo.
Entre tanto esfuérzate un poquito, por favor, en redactar mejor.

Anónimo dijo...

Doce espinas guardan el corazón
doce caminos se van abriendo ante mis pies
doce huertos de hermosas granadas
con doce velos se cubren las damas
y doce son tres.

Tres cabellos de oro penden de un cielo
tres estrellas de luz hacen la Sirena
tres arroyos corren en la montaña
uno de arena
otro de agua
otro de viento
y tres son dos
y uno, y nada.

Nada puedo decir, y la palabra habla
nada es duro y compacto, sino espacio
nada puede la leña frente al fuego
y a pesar de la nada, ¡cuánto tengo!
Y nada es todo

Dulces espinas
anchos caminos
sabias granadas
hermosas palabras de aire
de tierra, de fuego, de agua

Redondo es el oro como el todo
afilada la espada como la nada
vibrante la copa que la sed apaga
y florida la rama que el corazón alcanza

Y doce son tres
y tres...son el alma

Pizquita dijo...

Lo mismo que sucede en el juego de la oca se cae a veces en el pozo o en la cárcel. Algo parecido a días y hasta temporadas en los que parece que no pasa nada y que todo lo que se hace es nada más subsistir, y que el esfuerzo por subsistir es sólo un impulso ciego o irracional de seguir subsistiendo sin saber para qué.
A veces incluso se retrocede.
Pero aun con sus retrocesos la vida sigue, igual que sigue el juego.
Y mientras la vida sigue continúa en el juego el que la vive.
Y en tanto parece que se está estancado o se retrocede algo estará pasando el algún lugar del subconsciente, o del inconsciente, o de la memoria.
Y a lo mejor lo que está sucediendo ahí sin que se sepa que está pasando está tejiendo soluciones de las que no nos damos cuenta hasta que, llegado el caso, se llega a algún pasaje de la vida parecido a otro en que nos atascamos; pero, esta vez, sin poder precisar por qué, resulta sorprendente el recordar haberse atascado por algo tan irrisorio.
Debe de ser algo así como esos ratos, tan corrientes y normales, en que uno permanece parado, quieto y sin estar mirando la televisión, ni escuchando la radio, ni recordando cosas viejas ni proyectando propósitos nuevos, ni haciendo planes, ni echando cuentas. Luego miras el reloj y ves que han pasado minutos o quizás horas, y te preguntas en qué habré estado yo pensando.
Si fuera posible atrapar ese pensamiento. Escribirlo. Dibujarlo. Ponerle música.
A lo mejor eso es el arte. Pero qué difícil es reconocer el contenido, el de qué están hechos esos ratos perdidos que están siendo quizás tan importantes.
Otra cosa curiosa del juego de la oca es el tiento, el cuidado, o la suerte necesarios para no pasarse del cielo y volver atrás. Pero de todas formas el juego y la vida seguirán. Es un juego extraño que no hay posibilidad de abandonar.

Luz dijo...

Pues Afrodita, a mí me has inspirado…No hay mal que por bien no venga...¡¡¡Sacar partido a la vida!!!

Es, como me dijo mi "churripeque" (4 años recién cumplidos). Un día. ”Pero ¿cómo puedes saber tú eso?”, le dije.…”E mi amigo ivisibe, que está en el epasio y que viene, me lo dise y luego se va otra ves al epasio...¡Lus!”(literal)...Respuesta a una pregunta a la que siempre he contestado: “¡no se!”...

Bueno, pues como que cada célula cumple estos tres caminos...Y simplistamente, como siempre...

Tiene una memoria emocional, por decirlo así, porque la célula recibe de las células vecinas, la información de que tiene que dividirse porque hay otra célula como ella, que se va a morir...Y “sabe” que debe dejar sus tres informaciones a sus células hijas de su misma estirpe celular...¡¡¡ Pero en el momento preciso y con determinado ritmo!!!…¡pa eso está!...¡es una mandá!

Luego viene un periodo de tiempo, variable para cada célula o tipo de célula, al que los científicos llamamos ”periodo de reposo”. La célula no se divide, sino que está produciendo todo el aparato proteínico, estructural y bioenergético que luego necesita para el siguiente proceso...Es una tremenda actividad interna.
Sería el camino del cuerpo o “la memoria neurovegetativa”, porque tiene que recurrir permanentemente a su memoria genética...A su DNA y a sus RNAs

Tras este tiempo, la célula, entra en una nueva encrucijada de camino...¡¡¡Debe “respirar” información de otro tipo!!!...Se para. Ya se ha cambiado de "traje". Se informa durante unos instantes como cualquier peregrino al encuentro del TRES...De cómo haya cumplido esa información dependerá de cómo se produzca el proceso siguiente...Este sería el “camino del espíritu"...o ¿"del amigo invisibe que viene del epasio”?...Es la etapa de impulso...

La división o bipartición da lugar a ¡¡¡¡DOS CÉLULAS HIJAS CON TRES TIPOS DE INFORMACIÓN GENÉTICA DIFERENTE:!!!. La información genética de la célula que las “parió”, y la que cada una reconstruye…y además la posibilidad de las otras dos informaciones: la de saber captar una nueva "nformación emocional" y una nueva "información espiritual" para poder recorrer nuevamennte esos TRES caminos.

De ser UNA pasó a ser DOS y con ello al TRES...

Se completó el triángulo...Y simbólicamente ya entiendo lo que significarían los vértices…y el puntito en el centro...Mas claro agua...

Porque realmente en TODO está TODO SIMULTÁNEAMENTE...y no debería pesar nada sobre nada...Lo único que debe SER es ¿?...Como en las novelas, al final de la historia...

Aquiles dijo...

Siempre pensé que el hombre del renacimiento desarrollaba los tres caminos en una vida, que los grandes hombres eran capaces de adentrarse en los tres caminos. Leonardo, Einstein unieron ciencia y poética para alcanzar el espíritu. Es cierto que en cada uno de esos grandes hombres siempre destacó un camino, pero al adentrarse en él descubrieron su conexión con los demás. Me parece imposible profundizar en uno sin adentrarse en los otros dos.
Sin embargo, es cierto que en el inicio, en la encrucijada, es preciso elegir uno. La no elección nos lleva inexorablemente a la parálisis de la duda. No se puede recorrer ningún camino si en la encrucijada nos instalamos en una duda que nos detiene. El camino que elijamos es lo de menos. Lo importante es elegir y lanzarse al pleno conocimiento de cada uno de sus valles, montes y ríos. Como dice Luz una vez en el camino, cualquiera de ellos, son necesarias las virtudes tradicionalmente atribuidas a los tres y que se resumen en VALOR. Valentía para percibir, sentir y pensar sin las limitaciones del modelo, con libertad. La única forma de romper con el modelo y pasar a otro nuevo es colocarse intelectual y emocionalmente fuera del modelo. Desde los razonamientos propios de éste sólo contribuimos a perpetuarlo.
Es cierto que resulta difícil discernir si un pensamiento o un sentimiento tiene su origen en el modelo o lo trasciende. O quizá no lo sea tanto. Quizá seamos capaces de percibir la estela luminosa que deja el pensamiento nuevo, el sentimiento limpio. Como hizo el oncólogo del que habla Luz.

Bhakta dijo...

El tres. Lo trinitario. Una vez me explicaron este concepto y la verdad es que me fue muy difícil Su comprension. Tras la explicacion llegue a la conclusión de que era Lo más parecido a la intuición. Esa pequeña chispa divina que nos hace ver un poco más allá de nuestra realidad. Serán esos fragmentos una pequeña toma de consciencia?.

Cambiando un poco de tema. Hace poco leí que la revista Science la iban a empezar a publicar en español. Sabe alguien si ya está disponible?. Gracias.

Atila dijo...

Cuando Santa Teresa llegó a la edad en que tenia que elegir, si casarse, ser soltera o monja, ella eligió la tercera opcion:
-Las casadas todos años paren un hijo y muchas mueren jóvenes en los partos, están sometidas a un amo que aunque sea una buena persona siempre se sienten amos y ellas supeditadas toda su vida al amo bueno o al malo. Los solteras son tratadas como menores de edad y además parece que nadie las ha mirado a la cara, yo soy muy religiosa y me gusta la vida del convento. No fueron las mismas palabras que ella uso pero mas o menos es lo que dio a entender.
Cuando entro en el Convento de las Carmelitas se dio enseguida cuenta que aquello ni era el convento que ella pensaba, aquello era un desbarajuste y aunque se creo enemistades lo puso en orden. Con su gran inteligencia muchas personas importantes le consultaban y en una ocasión que un caballero le estaba preguntando su parecer sobre algo importante para el, ella mientras tanto remendaba unas ropas muy viejas hasta que el caballero le propuso que a cambio de coser le pagaría a cambio de sus consejos, ella acepto gustosa muy vivían muy precariamente y ese dinero les vendría muy bien.
Y cuando la Princesa de Eboli quiso adueñarse del convento y dictar mas o menos las normas, Sta Teresa cogió una carreta y se marcho de Pastrana con sus monjas.
En mi opinión ella eligió las tres sendas y aunque físicamente no era fuerte, su fuerza interior no le impidió trabajar e ir de un sitio a otro, recorrió la senda de la poética con sus preciosas poesías y recorrió la mística cuando levitaba.

¡Que difícil recorrer los tres senderos y no quedarse e uno solo porque es muy cómodo. Se puede en personas excepcionales andar por los tres a la vez y volver al primero y así con el segundo y el tercero donde lo dejaste.

Loli dijo...

Creo que hasta ahora no había dado mucha importancia a los números

Pero a raíz del libro en ciernes y de los comentarios del blog, sobre todo de este último texto, empiezo a vislumbrar una dimensión que hasta ahora desconocía de ellos.

Por ejemplo, el comentario de Anónimo del día 18 me ha hecho caer en la cuenta (nunca mejor dicho) de que doce es el cuadrado repetido, (¿reproducido?) tres veces.

En el apartado 2.18 de este segundo mensaje del libro, el autor hace referencia a cuatro ángeles que inventan el tiempo...en sentido metafórico, sí , pero se refiere a realidades por descubrir, supongo, y parece que la física ya está en ello...

Bueno,doce son los pares de nervios que animan, conducen y a lo mejor hasta protegen en lo posible nuestra sensorialidad conocida y hasta es posible que la desconocida, dos y uno son tres.

Treinta y un pares de nervios que salen de nuestra columna dorsal intervienen en percepción sensorial y motora de nuestra biología... tres más uno son cuatro

Todos ellos, entre otros muchos y más cosas, desde luego, en definitiva nos ayudan a ponernos en marcha ante la vida.

Anónimo en su comentario relaciona el alma con el tres ("...son el alma").

Alma ¿no es lo que anima...soplo de vida... lo que pone en definitiva en movimiento?...

Algo así como el tres, los tres... animando en el hombre su complejidad biológica y hasta protegiéndola...no lo sé.

Tengo la sensación de que lo trinitario se da ya desde el principio, como creo que apunta Luz en su explicación de la división celular y cómo se distribuye la información genética.

Es que me imagino el tres, los tres, el triángulo vibrando, repercutiendo en el cuerpo y en la vida sin saber bien porqué me lo imagino así... supongo que es lógico porque me falta conocimiento de todo tipo, pero es a veces es estupendo comprobar que sabes tan poco.

Anónimo 2 dijo...

A Atila:
"Y recorrió la mística cuando levitaba".
¡Sorprendente!

Beucis dijo...

De esos tres caminos que se abren ante nosotros, que tenemos que integrar, siempre hay alguno o algunos que nos resultan más fáciles de transitar. Uno puede manejarse mejor por la tangibilidad del camino del cuerpo, de lo que se cree realidad, de lo comprobable, de aquello que ocupa nuestro cerebro sometido, que pone a prueba nuestra dualidad. Lo afectivo, el terreno de las sensaciones, la primacía del cerebro límbico, puede tener en otros más fuerza, más presencia y dar seguridad a aquellos que se mueven en este terreno. Lo mismo puede decirse del tercer camino.

Pero afianzarnos en unos a expensas de los otros conlleva desequilibrio y duda y enfermedad, también engreimiento y falsa seguridad. El que percibe y tiene sensaciones fuera de lo común, puede sentirse falsamente superior a aquellos que están fuera de estas vías y mas cercanos a lo cotidiano. El sentirse dueño de una buena dialéctica y una razón clara, propicia seguridad y beneplácito social. Todo ello lleva consigo desarrollo del ego y trabas para una evolución personal deseable.

La integración no es fácil; no es fácil la no renuncia. Apostar por una puesta a punto de nuestra situación, de nuestro estado y a partir de lo conocido y de la seguridad que nos proporciona, saber que tenemos que aceptar lo desconocido; saber, también, que tenemos que aceptar que lo desconocido nos da miedo y que el miedo implica inmovilismo, un inmovilismo que nos puede varar la nave durante tiempo sin querer caer en la cuenta de nuestra situación. Y que nos estamos negando el permiso a cambiar de estado. Nos estamos negando el permiso a “Borrar los rastros de las tragedias pasadas y futuras”, como nos dice el autor en el prólogo del libro, el karma , del que nos hablan los Vedas. Y este “borrar rastros”, supone la felicidad, llegar a esa frontera donde encontrarnos con logros que no conocemos, pero que con fe y valor seguramente necesarios para vencer el miedo, podremos alcanzarlos. Desde ya y así sea.

LUZ B: dijo...

A Loli:

Es curioso e interesante lo que apunta un médico archiconocido: Deepak Chopra.
Plantea lo que es "la realidad cotidiana":"...que no es mas que una hinopsis programada socialmente. Una ficción inducida en la que participamos colectivamente. Algunos se salen, un variopinto grupo de sabios, psicóticos y genios..."

Que la realidad cotidiana está fabricada en respuesta a la interpretación de los sentidos y depende del observador...

Cuenta un experimento curioso, llevado a cabo por unos científicos estudiando la cognición:

Criaron un grupo de gatitos en una habitación con rayas horizontales y otro grupo de gatitos en otra habitación con rayas verticales...

Cuando fueron adultos, unos solo percibian el mundo horizontal y otros el mundo vertical... Sus sinapsis neuronales se habían adaptado a ver el mundo de esa forma, absorvidos por el estímulo visual...

La realidad está en lo INTANGIBLE, pero que es experimentable...

Habla por cierto, maravillosamente...Le aplauden mucho...

Es preferible, HOY por HOY, pertenecer al mundo de los "psicóticos" antes que ver el mundo, solamente a rayas verticales u horizontales...¡tia!...

MACAREEENAAA...¡Guapa!
MACAREEENAAA...¡GUAPA!
MACAREEENAAA, ¡Guapa!,¡guapa!, ¡GUAPA!.( LA TRES veces guapa, obvio...lo que sabe la gente...)

Luz dijo...

A Atila:

Lo que estoy de acuerdo es que hay en las personas Místicas y misticas (con mayúsculas y con minúsculas):unas mas sublimes y otras más vitales. ¡¡¡Como en todo!!!. Hay tres planos de consciencia e infinitas interrelacciones.

Pero el fenómeno de levitación, EXPONTÁNEAMENTE, ha sido un poder muy corriente entre la Mística cristiana...Quiero decir que Teresa de la Cruz ¡¡no fué la única santa!!!...¡Hubo cientos!..Te nombro por ejemplo, a Martín de Porres, alias Fray Escoba.

Esto quizás hable de la "antigravedad" del ser humano, que científicamnete todavía se desconoce...Te puedo dar alguna de mis conclusiones y que en estos casos no es que "recorra la mística al levitar", es que la Mística produce este fenómeno y otros expontáneamente, vuelvo a repetir...Desde mi punto de vista.

Además esta mujer, tuvo otros poderes: extasis, alucinaciones...y curiosamente, uno que ella interpretó, como "un lanzazo en el corazón por la flecha de un angel"...Quizás fuera el producto de una intensa dualidad amor-dolor...Y además, estuvo vitalmente apoyada por otro Místico: Juan de la Cruz ...¡pa too!, oiga,¡ hasta para rezar el rosario!, que...

Pero la Mística expontánea y sublime, acarrea consigo un montón del alteraciones fisiológicas, en unos más y en otros menos, obvio. Puedo enumerarte algunas, lo cual quiere decir, que en su desarrollo como Místicos no estaba conseguido "el camino del cuerpo", al que teníanse como uno de sus más abyetos enemigos: Mundo, demonio y carne...¡Acuérdate!...Es decir el DOS, desde mi punto de vista, aunque si consiguieran los tres caminos, vítalmente...

Pero realmente todos, si que enfocaron todas o casi todas sus acciones, al encuentro con lo Divino...y a una entrega desmesurada de ayuda y tengo la sensación de que esos poderes de la Mística en los místicos cristianos, no creo que ni por asomo, se concedan con tanta intensidad, expontáneamente, a gentes que no lo encauzaran así...A ellos y a otros.

Gracias mano, me has olido, dime cuenta tarde y cambiar de ideas sienta bien.

Afrodita dijo...

Todos sabemos lo importante que es para todo la voluntad, y lo muy beneficioso del fortalecerla. Otra cosa es qué entendemos cada uno por voluntad y el saber diferenciarla de lo que tan sólo es intención; aun sin dejar de considerar que existen las “buenas intenciones”.
Pero aun con la bondad que pueda guiar a la intención es esta, la intención, una especie de estadio menor que puede confundirnos con facilidad, y hacernos creer que aquello en lo que imaginamos debemos superarnos lo encontraremos por un camino que vaya a llevarnos a alguna parte; alguna parte donde suponemos que vamos a acceder a algo que nos abra nuevas puertas hacia el logro de sensaciones fantásticas.
Y en ocasiones esas sensaciones son ciertamente fantásticas, ficticias, que nos pueden colocar en situaciones muy peligrosas.
Así hay personas que se entregan a prácticas encaminadas a, por ejemplo, aprender a levitar.
No es que levitar sea algo por lo que haya que sentir de entrada ningún tipo de prevención; pero no creo que tenga sentido andar dando el espectáculo revoloteando a medio metro del suelo ante los ojos asombrados de los que se encuentren alrededor.
Puede parecer una forma un tanto tosca de expresar lo que tal vez sea algo bastante más trascendente, pero esa trascendencia habrá de estar sustentada en criterios que sean también y a su vez trascendentes.
Cuando se alcancen – quien las alcance – ciertas cotas de pureza, o de espiritualidad, puede que el levitar sea algo perfectamente sencillo y accesible; pero también es muy posible que quien alcance esas cotas haya accedido a ellas sin que lo haya empujado el deseo de experimentar sensaciones emocionantes. Y a lo mejor esa persona que puede levitar no lo hace nunca sencillamente porque no hay nada en su entorno que requiera ni demande el hacerlo.
El común de los mortales se siente bastante atraído, le fascina todo lo que va rodeado de un halo de misterio o de espectacularidad.
Así se puede adentrar uno por sendas muy peligrosas.
He andado husmeando un poquito por internet; creencias y opiniones y literaturas “a los respectos”, y personajes. Y los pelos se me han puesto un poquito de punta.
Pero ahí, fuera de cada uno, está el mundo exterior y todos los prodigios que coloca como si dijéramos al alcance de la mano.
Es apabullante la tenacidad que los humanos ponemos en buscar soluciones y verdades fuera siempre de nosotros mismos, nunca dentro.
Y no es que pretenda yo que todo lo vistoso o espectacular sea siempre y del todo mentira o erróneo; pero si convendrá tener en cuenta con qué criterios se adentra uno por determinados caminos y qué objetivos se persiguen. Porque puede suceder, como en el cuento de Lewis Carroll, que salgamos a cazar un snark y nos encontremos con un boojum.
http://www2.gobiernodecanarias.org/educacion/17/WebC/elvigia/libros_nuevos/Carroll,%20Lewis%20-%20La%20Caza%20Del%20Snark.%20Una%20Agon%C3%ADa%20En%20Ocho%20Espantos.pdf

LUZ B: dijo...

Tiés toda la razón...

Mandrágora dijo...

«No hay que mostrar perplejidad ante la necesidad de elegir», y yo añadiría: y además asumir la equivocación No hay que renunciar a las tres vías y asumir que fácilmente al no haber equilibrio, te equivoques. Parece que solo queda elegir con inteligencia y después, capacidad de cambio.

Continuamente en todos los órdenes aparecen triadas. En el Cristianismo: Padre, Hijo, Espíritu Santo; en las tradiciones indias: Brahman, Vishnu, Shiva. En otro orden de establecimientos: memoria, entendimiento, voluntad; tierra, espacio, aire; científico, poético, místico; fe, esperanza, caridad; cerebro frontal, neocorticoidal y límbico; mágico, mistérico y místico; alimentación, dinero y sexo… Es como si los tres caminos del cuento o las tres opciones estuvieran presentes en todos los aconteceres de la vida, y por lo que se deduce del párrafo hay que armonizar las tres vertientes, asumiendo que normalmente se suele tener un lado del triángulo más desarrollado que los restantes. Dificultad y reto en desarrollar lo que se carece y normalmente se minusvalora, y ayudarse de lo que ya está asumido e incorporado, y supongo que no estropearlo.

Gloria dijo...

Veo las numerosas tríadas que menciona Mandrágora como tres caminos relacionadas con distintos planos, salvo una en la que se asienta la cotidianidad de la llamada sociedad del primer mundo, y es la del sexo, el dinero y la comida, porque me parece que las tres cosas pertenecen al plano de tierra y que no son tres caminos sino uno y el mismo.

Son tres aspectos del camino del cuerpo y parece que estamos bastante enredados en ello y por cierto, bastante enfermos.

El sexo, energía de comunicación y encuentro con el otro, con otro hálito vital, con otro ser unitario, encuentro de fundición en que las diferencias desaparecen y se crea un nuevo ser, algo que parece pertenecer a otra realidad y que imprime carácter, transformación.

El dinero, energía de intercambio y rápido movimiento que jamás debería estancarse ni acumularse en depósitos para la “eternidad” de unos y la muerte de otros, a pesar de los espejismos que pueda producir.

La comida, memorias de la tierra y del aire, del sol, del cosmos, ingeridas como bestias y transformadas con más pena que gloria en lugar de buscar comunión con esos alimentos para elevarlos a una consciencia superior que se supone es la nuestra.

¿Cómo somos tan burros?
Veo las numerosas tríadas que menciona Mandrágora como tres caminos relacionadas con distintos planos, salvo una en la que se asienta la cotidianidad de la llamada sociedad del primer mundo, y es la del sexo, el dinero y la comida, porque me parece que las tres cosas pertenecen al plano de tierra y que no son tres caminos sino uno y el mismo.

Son tres aspectos del camino del cuerpo y parece que estamos bastante enredados en ello y por cierto, bastante enfermos.

El sexo, energía de comunicación y encuentro con el otro, con otro hálito vital, con otro ser unitario, encuentro de fundición en que las diferencias desaparecen y se crea un nuevo ser, algo que parece pertenecer a otra realidad y que imprime carácter, transformación.

El dinero, energía de intercambio y rápido movimiento que jamás debería estancarse ni acumularse en depósitos para la “eternidad” de unos y la muerte de otros, a pesar de los espejismos que pueda producir.

La comida, memorias de la tierra y del aire, del sol, del cosmos, ingeridas como bestias y transformadas con más pena que gloria en lugar de buscar comunión con esos alimentos para elevarlos a una consciencia superior que se supone es la nuestra.

¿Cómo somos tan burros?
Veo las numerosas tríadas que menciona Mandrágora como tres caminos relacionadas con distintos planos, salvo una en la que se asienta la cotidianidad de la llamada sociedad del primer mundo, y es la del sexo, el dinero y la comida, porque me parece que las tres cosas pertenecen al plano de tierra y que no son tres caminos sino uno y el mismo.

Son tres aspectos del camino del cuerpo y parece que estamos bastante enredados en ello y por cierto, bastante enfermos.

El sexo, energía de comunicación y encuentro con el otro, con otro hálito vital, con otro ser unitario, encuentro de fundición en que las diferencias desaparecen y se crea un nuevo ser, algo que parece pertenecer a otra realidad y que imprime carácter, transformación.

El dinero, energía de intercambio y rápido movimiento que jamás debería estancarse ni acumularse en depósitos para la “eternidad” de unos y la muerte de otros, a pesar de los espejismos que pueda producir.

La comida, memorias de la tierra y del aire, del sol, del cosmos, ingeridas como bestias y transformadas con más pena que gloria en lugar de buscar comunión con esos alimentos para elevarlos a una consciencia superior que se supone es la nuestra.

¿Cómo somos tan burros?

José dijo...

Este pequeño párrafo encierra los tres grandes dilemas de la historia de la Filosofía. Parece sencillo definir cuerpo, sentimiento y espíritu, pero lo cierto es que tanto los científicos como los filósofos han debatido profundamente y profusamente sobre estos temas.

El cuerpo, o soma, ha sido una incógnita. El asunto de las células, del movimiento, de la enfermedad y de la muerte han dado para mucho estudio. Las células germinales, que son símbolo de continuidad de la especie, han abierto campos de investigación extensísimos. La mecánica del movimiento ha modificado creencias religiosas. Además, ultimamente, con la novedad de la gran cantidad de energía oscura, se han abierto, aún, más cuestiones.

El asunto del sentimiento parece algo sencillo pero en filosofía, concretamente en fenomenológia, es todo un universo. La misma definición de sentimiento se ha debatido. Es acaso una simple apetencia?, no. El sentimiento implica un desarrollo, una ¨evolución¨. El sentimiento es una constante apertura, es una acción. Implica Voluntad y este tema se refiere a concepciones filosóficas, científicas y religiosas de envergadura.

Y el gran tema del espíritu. Que es el espíritu? la esencia, el alma, la razón?. Es simplemente acaso, la esencia de la vida? y que es la vida?.

En fin , llegamos a algo, de envergadura el Ser. El Ser es el cuerpo, los sentimientos, el espíritu y algo que entra en otra complejidad: el ente y su devenir. Nos asomamos a la ética y a la estética a la virtud y/o al arte.

El UCU-Branté dijo...

Hola a todos. Acabo de aterrizar en este blog por recomendación de un amigo que conocí hace poco, creo que es uruguayo o argentino, y me contó que practica yoga en el mismo sitio que dirige este señor que ha escrito el libro que estais publicando, y que me lo leyera (no él, sino yo), que iba a encontrar cosas que me interesarían. El asunto es que yo le había hablado acerca de que me suelen pasar cosas raras que no sé como interpretar, algo así como sueños o visiones, y sensaciones extrañas en el cuerpo, como si a veces no fuera mío y sí de las personas con las que me relaciono y me causan una profunda impresión. Me he leído algunos de los apartados que aquí se publican y los comentarios, y realmente me seducen e inquietan y siento como si ya los hubiera vivido alguna vez. De todas formas veo que aquí los que escriben, aparte del señor del libro, entienden bastante y se expresan muy bien, pero para mi poco entender mental un poco complicadamente. Yo he escrito mucho acerca de las impresiones que esas vivencias que os digo me producen, no es que sea una literatura de gran calidad, pero creo que los temas se entienden. Bueno, al menos es lo que dicen los amigos que los han leído. Como he encontrado paralelismos en este capítulo (o apartado que aquí se publica), con uno de mis relatos, me permito trasladarlo a vuestras páginas, aunque este amigo me dice que no admitis textos muy largos, y que hay que partirlos, y que incluso a lo mejor podeis eliminarlo. Bueno, no quiero alargarme en prolegómenos. Y por cierto, felicito a esa muchacha que firma como Luzbel o Lucybell, por lo bien que desarrolla los temas que estais tratando. Bueno y a todos los demás que dicen cosas muy interesantes. Gracias por permitirme entrar en vuestro blog, un saludo.

EL UCU-Branté dijo...

NOMBRES DE VERANO


- Bueno, ¿cómo estás? ¿Cómo está tu cuerpo?
- No sé. Duermo mal por las noches, creo que es insomnio, o desvelo onírico...
- ¿Y eso? ¿Qué es eso del desvelo onírico para ti?.
- Me acuesto, cojo el sueño, o empiezo a entrar en él dulcemente, y ¡zas!. De pronto aparece un nombre de mujer y me desvelo.

Así comencé mi explicación cuando me llegó el turno del repaso vivencial en la ronda diaria de pacientes de la salud, aquella semana, este verano. Como siempre, como de costumbre, yo era remiso a soltar el discurso, a abrir las propias entrañas como si fuera mi auto augur, y contar de verdad lo que me sucedía frente a las dos docenas de miradas que, a las 13,30 de la mañana aquella, me tenían enfocado y con los oídos en alerta roja. Era duro, pero la situación en la que me encontraba era peor, amenazaba con superarme, y las noches se estaban convirtiendo en puro desasosiego.

- ¿Sólo un nombre?

Trató de empujarme el terapeuta higienista máximo a que desembuchara.

- Un nombre, y el deseo de saber cómo es ella, la mujer, pero no consigo corporeizarla aunque creo que la conozco, es decir, conozco su nombre. Y entonces empiezo a pensar si me desvelo por eso, o por que la cama está torcida hacia el sudoeste, y mi cuerpo se desliza paulatinamente hacia allí, se tuerce como hacia un despeñadero.
- ¿Está torcida la cama, o te lo parece?

Soltó esta vez el Terapeuta añadiendo leña al fuego, y entendiendo yo que lo haría hasta que me quemase del todo. Noté cierto tono de preocupación en su voz, y se me antojó que había asumido mi explicación con la sensación de que ocultaba una crítica velada a las comodidades de la casa.
(Sigue)

El UCU-Branté dijo...

- Al menos me parece que está torcida cuando estoy desvelado. Siento que algo me arrastra hacia abajo y a mi izquierda, en diagonal. He llegado a pensar que era el lado femenino que tiraba de mí. Aunque a veces, entre el despertarme y el nombre de la mujer que me asalta el cerebro vacío, imagino que soy yo el que se ha torcido, el que trata de irse de esa situación tan incómoda, y escabullirse por la cama hacia el infinito
- ¿Y qué sensación te produce eso en el cuerpo? ¿Te ahogas?
- Sí, sí, se me corta la respiración. Siento que el cuerpo no es mío, del que necesita y desea dormir, que se quiere ir con la desconocida mujer del nombre, a ver si descubre quién es. Me vivo como descuartizado.
- ¿Y luego, después, consigues saberlo?. El nombre, quiero decir.

Aquello me sonó a persecución abierta, me dolió, porque yo había hecho lo posible por quitarle enjundia al tema de la cama aunque estuviera convencido de que estaba torcida hacia el sudoeste, y eso era más una condición física real de ella que una alucinación onírica mía. Todos me miraron como si estuviera a punto de soltar el Tercer Secreto de Fátima. Tuve que seguir, muy a mi pesar.

- Que va, después me doy cuenta que por más que lo intente no consigo descubrir a la mujer ni dormirme, y decido que debo cambiar de sitio, de espacio receptivo, antes de despiezarme del todo, y que si cambio, o me duermo o encuentro a la mujer, que a lo mejor a ella no le gusta esa cama, y que debo tratar de describirla descubriéndola, sentirla, gozar de cada una de sus realidades, conocerlas
- Y lo haces...
- Sí, me voy con la almohada a los pies de la cama, tratando de no despertar a Beatriz. Coloco una frazada gruesa sobre la madera del suelo, me acuesto mirando hacia la ventana abierta que enmarca a la luna, y me tapo con la manta más suave.
- ¿Y entonces, te duermes...?

El UCU-Branté dijo...

Comencé a ponerme nervioso, inquieto. Ni yo mismo sabía que era lo que me pasaba por las noches, porque al rato de entrar en aquellas sensaciones de pronto ya no tenía consciencia de casi nada, me subía el calor por la cara, por todo el cuerpo, una corriente nerviosa me zigzagueaba de arriba a abajo. Lo que viene a continuación, mis respuestas, seguro que estarán trufadas de mentiras. Perdón, de mentiras no, de explicaciones que no sé si serán las verdaderas, si me las inventaré sobre la marcha, o si son una mezcla de ambas posibilidades. De todas formas, el terapeuta me perseguía más allá de la lógica de mis contestaciones, como si él sí supiera que no eran ciertas del todo, que yo ocultaba algo, que no era capaz de traducir la verdad, que no lo intentaba seriamente, o que el cuerpo y la mente me ponían barreras para hacerlo.

- Que va. Bueno, a veces sí, sobre todo la primera noche porque el cuerpo quizá no se había enterado todavía. Cada noche necesito más cambios, engañar más al cuerpo, cansarlo, marearlo, hasta que no sepa dónde está. Anoche, por ejemplo, que se cumplía la cuarta desde que llegamos, necesité otros tantas idas y vueltas, de la cama al suelo y volver a empezar, y coincidió que terminé en el suelo. Esta noche, seguramente, me toca cama en la quinta ronda.
- Pero al final te duermes...
- Sí... Pero cada ronda dura entre tres cuartos y una hora, así que cada vez me duermo más tarde. Anoche eran casi las tres y media de la mañana.
- Entonces, es que descubres al fin de quien es el nombre.
- En absoluto. Ya te digo que le gano al cuerpo por cansancio, porque tengo más paciencia que él. El nombre me resuena en la cabeza a cada rato, persiguiéndome de la cama hasta el suelo y del suelo a la cama, pero de pronto, en uno de los cambios, desaparece, se queda en el camino, se evapora y ya puedo dormirme. Por las mañanas me recuerdo como un Ulyses nocturno, atraído por el canto de Circe hasta casi enloquecer, por más que se pusiera tapones de cera en los oídos. Yo me he inventado lo de los cambios, pero sé que no me libro de las llamadas, del nombre que resuena en mi cabeza como un tam-tam. Creo sinceramente que alguien me está llamando, pero no dice mi nombre sino el de ella, para que la reconozca.

El UCU-Branté dijo...

- ¿Cuál es el nombre? Eso sí lo sabes...

Lo que yo sabía era que iba a llegar esa pregunta, pero no quería contestarla. La muchacha del nombre estaba ahí, en el círculo de las confesiones, un poco más a la izquierda de donde yo me encontraba, observándome como todos, como si yo hubiese emprendido el camino de la liberación y estuviese a punto para entrar en trance, pero ignorante de que ella estaba metida en el asunto tanto como yo. Lo contrario de Beatriz, que se conocía la historia de las noches en su versión más cutre, la doméstica, al menos por sufrir en carne propia lo de los paseos arriba y abajo de la cama, y que alguna vez, media dormida me había preguntado: - ¿Pero que es lo que dices?. Temía el momento en que el terapeuta máximo me sugiriera hacer el ejercicio del colchón o el del potro, que me desprendiera de los malos espíritus que me estaban atosigando a fuerza de una descarga de golpes seguida de la apertura del timo. Yo no creía en absoluto que fueran malos espíritus, es más, conociendo el nombre y suponiendo a quién pertenecía, no podía siquiera inventarme eso, hubiera sido ridículo. Sí, era verdad que su nombre llegaba a mí todas las noches, insistente, monótono, repetido, tenaz, pero también era verdad que lo único que yo intentaba era hacerme con la imagen de su cuerpo desnudo de odalisca escapada de algún cuento de “Las mil y una noches”, tal como creía verlo en la piscina, de recorrerlo en todos sus rincones, de acercarlo para apartarlo después de conocerlo. Y era eso, que me resultaba imposible, lo que me desvelaba de verdad. La del nombre se resistía a dejarme su cuerpo, a que yo lo escudriñara, y yo perdía las horas del sueño en tratar de reconstruirlo. A veces conseguía plasmar la imagen de un trozo pequeño de su anatomía, una mano volátil que parecía una mariposa creyendo que me hacía señas, incluso un pubis frondoso y oscuro como pozo de agua fresca en el espejismo del desierto, una breve sonrisa de odalisca, pero no conseguía armar su figura del todo. Cuando creía tener aprisionado en mi mente uno cualquiera de sus trozos corporales, y así poder adjuntarle uno nuevo que por ahí se evidenciaba, desaparecía el anterior. Nunca llegué a saber plenamente quién era, aunque conociera su nombre. Poco a poco la tarea imposible de atenazar en mi interior la imagen corpórea de ese nombre se alejaba más y más. Yo no cambiaba de lugar para vencer al cuerpo y poder dormirme, sólo lo hacía para encontrarla a ella, pero ella huía continuamente. ¡Huía, pero al mismo tiempo me llamaba, me llamaba, me llamaba...!

- Tranquilo, tranquilo...¿Quieres que hagamos un ejercicio?

El hombre entendió que yo me estaba poniendo nervioso, angustiado, y soltó al final la temida frasesita. El grupo entero giró entonces la cabeza hacia él, y sonó en el jardín un sordo rumor de inquietud colectiva, como si todos los cuerpos crujieran y se quejaran de pura ansiedad. El terapeuta me miraba fija y seriamente, buscando mi reacción, tratando de conocerla antes de que yo me pronunciase, seguro de que podía deslindar la verdad de la ocultación. Los compañeros en círculo trataron entonces de sobrevivir al enorme silencio paseando su absorta mirada desde mí al terapeuta, y viceversa. Me quedé congelado en el pánico por tiempo indescifrable. Él tuvo que insistir recurriendo a toda su capacidad de convicción y relajación.

- No es nada del otro mundo, y sólo si quieres. Te va a ayudar a desbloquear.

El UCU-Branté dijo...

Sí, sí, sí, me dije a mí mismo con más desesperanza que convicción, lo que va a pasar aquí es que se va a montar una buena. Estaba seguro que lo iba a soltar todo al segundo raquetazo, que ya no aguantaba el que la historia oculta me jodiera el sueño nocturno, que me obligara al paseíllo argonauta que se multiplicaba en sucesión aritmética cada noche ¿Yo que culpa tenía si el dichoso nombre no me dejaba en paz?. Me sentí empujado por todo y por todos, me precipitaba al vacío y lo sabía, no era capaz de entender si lo iba a hacer por mí mismo o por solidaridad con todos aquellos que me miraban, para que se la pasaran bien un rato, o mejor, para que sufrieran conmigo como marranos, o porque simplemente me emocionaba que estuvieran tan pendientes de mí. Sobre todo ella, la del nombre, a la que de seguro se le iban a subir los colores hasta la raíz de sus cabellos largos, negros y sedosos. Pero menos por Beatriz, que me iba a volver loco durante una larga temporada con la clásica pregunta: -¿Por qué ella?

- Vale...

Fue lo único que alcancé a decir en un acto de increíble valor, antes de dejarme llevar por el devenir, como si fuera un condenado de la Revolución Francesa a punto de ser pasado por la guillotina sin remedio. Otro rumor, mezcla de alivio y expectación, se soltó de las bocas del grupo y subió a los cielos. Entonces todo sucedió como si la película hubiera vuelto al tiempo del cine mudo y se disparase a velocidad de vértigo. El terapeuta que ya volvía con el tortuoso potro a cuestas y la raqueta en una mano, y los compañeros que se reacomodaban dentro del círculo sin saber si debían aproximarse o alejarse lo suficiente, no fuera a meterles un raquetazo en medio de la cabeza en un momento de descontrol, o a contagiarles con la proximidad del ejemplo, como sucede en toda buena ceremonia iniciática.

- Apoya la cintura aquí. Bien. Déjate caer de espaldas, despacio, abre los brazos, la cabeza hacia atrás, respira ahí arriba. Así. Más atrás la cabeza, los brazos colgando a los lados. Así, bien, respira, tranquilo.

Me sentía como cuando mis padres me llevaban a la revisión periódica con el médico de cabecera de la familia, escena versión Hollywood feliz de los años cincuenta vistos por Frank Cappra. Pero el terapeuta máximo era más cálido que aquél ipócrita de Hipócrates, nada socarrón ni paternalista como él, y además insuflaba seguridad y confianza, incluso ternura yo diría. Vamos, que era como un caramelo según decían las chicas.

- Bien, así, tranquilo, respira. Con mayor ritmo ahora...

Comencé a resoplar como una locomotora. El calor arrancaba desde el vientre, me inundaba el tórax, se me subía -¿o se me bajaba?- a la cabeza y me salía por las orejas, por la nariz. Notaba que algo se ponía en movimiento justo en medio del esternón, mientras el cerebro amenazaba con volatilizarse y la cintura parecía a punto de estallar por la forzada posición. El crujido del pecho aumentó, y me adentré en la visión de que estaba por parir el alien histórico que me habitaba desde que era un niño, que el intruso me iba a romper el pecho y obligar a soltar en el aire un eructo horrísono convertido en monstruo mucolítico. El calor que me transitaba por todo el cuerpo, desde la pelvis hasta la corteza craneal, era tan denso que imaginé que me estaba asando en algún tribunal de la Inquisición, con los adeptos en torno, gozando y sufriendo al mismo tiempo, solidarios con mi expurgación, o aprovechando para soltar “in mentis” la propia. La voz del terapeuta intentó alcanzarme y devolverme a la realidad.

- ¡Bien, sigue así!. ¡Respira! ¡No te pongas nervioso! ¡Un rato más!

El UCU-Branté dijo...

Yo estaba listo para estallar, con el cuerpo convertido en una locomotora, quemando carbón energético, echando vapor por el kaput y con un moscardeo zumbón acompañando todo ese movimiento interior desde la pura quietud posicional. Entonces lo solté, solté aquello que me corroía las entrañas mucho antes de que la voz nocturna lo pusiera en marcha, de que el nombre sin cuerpo me rondara noche a noche el sexto sentido, desde antes mismo de que yo siquiera intuyera que algo me sucedía. Lo solté con un alarido que tuvo que haber resonado por todo el valle, poniendo los pelos de punta a los campesinos enfrascados en plena cosecha. El grito arrancó en los genitales, cruzó como un rayo por el espacio del torso convirtiendo en cenizas todo lo que se cruzó por su camino, luego rebotó contra la bóveda craneal, como para dejar bien claro que ese no era el territorio adecuado para su perfomance, bajó al esófago, y arrastrando todo lo olvidado que encontró por allí salió despedido hacia fuera por la enorme e incontenible boca abierta.

- ¡Mamaaá. ! ¡Mamaaáaa...!.....¡Mamaaáaaa!..

Me asusté. Me asusté mucho y me quedé estupefacto, y al mismo tiempo me sentí exhausto pero liberado. No podía creer que fuera mi madre la que estaba ahí agazapada, oculta en mi propio cuerpo, esperando su oportunidad quizá durante muchos años, llamándome por las noches sin mostrarse abiertamente. Tuve que repetirlo largo rato para convencerme, e ir dejándolo salir hasta que se agotase.

- ¡Mamaaáa...! ¡Mamaaáa...!

En medio de los alaridos, del sudor, el asombro y el cansancio corporal, alcancé a distinguir el murmullo de sorpresa de mis compañeros, la indecisión y patética sorpresa del terapeuta, sorprendidos todos como yo por la ausencia del nombre de mujer, y la aparición de su encarnadura más potente, la madre. Entonces recién comprendí que la mía se llamaba como ella, la del nombre soñado. Mejor dicho, que ella, la que yo creía mi visitante nocturno, llevaba el mismo nombre que mi madre. ¡Por eso había sido imposible reconstruir su cuerpo en el duermevela!. Su cuerpo era otro. Más aún, pertenecía a lo oculto, al tabú de lo edípico.

Me desilusioné, pero también me alegré. Sí, me viví feliz como cuando era pequeño y mi madre me vestía por las mañanas. Ella reaparecía reclamando lo suyo, mi olvido de su memoria, la necesidad de su cariño, la fuerza de su presencia. Me alegré porque comprendí que todos los deseos sobre una mujer se vuelven infantiles. Queremos a la mujer madre quizá por que ellas nos quieren así, quizás por que necesitan que todos los hombres seamos sus hijos, que las dejemos ordenar nuestra vida, decirnos lo que tenemos que hacer, lo que debemos ser, mantenernos adictos a la familia. Quizá porque siempre queremos volver a su seno, o simplemente porque su nombre, puesto en otro cuerpo, había despertado sus maternales celos.

- ¿Cómo te sientes?. ¿Bien?. Bueno, relájate, respira profundamente, así...

El UCU-Branté dijo...

Poco a poco me fui tranquilizando, luego comencé a incorporarme. Al cabo de un rato, aún poseído por el aturdimiento, con el cuerpo ajeno y dolorido, recorrí con la mirada los rostros de mis compañeros. Tenían cara de asombro, de inquietud, de incredulidad. Sin embargo ella, la otra protagonista oculta, la del nombre de mi madre, sonreía con los ojos brillantes y el gesto dulce, el cuerpo sereno reposando sobre la silla, los brazos abiertos y acogedores, con el seno materno como dispuesto a parir, o a ser penetrado. O al menos así me lo pareció, dentro de ese sopor feliz que nos queda a los que hemos arrojado todo hacia fuera.
Beatriz también aparentaba estar alegre, gozosa, quizás porque no había “otra”. Pero al mismo tiempo algo le nublaba el semblante, como si no le convenciera del todo esa expresada necesidad mía de la aparición nocturna y nominal de mi madre, en la misma habitación.
Al que veía peor era al terapeuta. Parecía como si estuviera en otro sitio, la mirada perdida, el gesto adusto y grave. Y es que el asunto había resultado ser más perverso de lo esperado, más difícil de comprender y explicar. Lo sabía, él se tenía que haber dado cuenta antes de admitirme, o al menos en los primeros dias. Pero es que yo siempre he sido un tipo bastante complicado.

Luz dijo...

Otro cuento me ha inspirado un planteamiento diferente acerca de los TRES CAMINOS:
A Pinocho le he tratado de encontrar otra movidita de forma muy simple: el Origen de la Raza Humana y sus TRES CAMINOS:

Un maestro constructor regala a otro maestro carpintero, un trozo de madera para que hiciera una marione
Era Geppetto, el Gran Padre, como el yod kabbalístico, que se entrega a la Obra en “cuerpo y Alma”.

Y la Voluntad, va tallando el trozo de madera que va adquiriendo movimiento y palabra a medida que lo va tallando...¿¿¿Va "escribiendo" las capacidades que Pinocho debiera de tener para encontrar su destino.???

Porque Pinocho es el trozo de barro que moldea Prometeo o Dios en la metáfora bíblica...Lo mineral o lo vegetal y algo más, inician el origen de la naturaleza humana. Inician el primer cerebro humano...La memoria de lo vegetativo, lo inconsciente, intrépido, incapaz de sentir pena ni gloria, ni miedo, ni vergüen...El cuerpo es regido por el movimiento de los hilos de lo instintivo...La locura del “Hombre Verde”, dirían otros…

Se le concede con el tiempo, un pequeño atisbo de razón, que desde el exterior, dicta las leyes de la Madre Natura. El planteamiento del premio-castigo desde un incipiente sistema límbico, simbolizado por un pequeño insecto, como si fuera un escalón por encima de la memoria de la madera...¿¿¿Su ánima???

Pequeña razón y marioneta que son incapaces de sincronizar, ¡van a su puta bola!...Son incapaces de interaccionar entre sí.Este es el origen de todas las aventuras, desventuras y “ensayos...de Pinocho y de los primordiales seres humanos...Muchos millones de años, jodidillos.

En el cuento, varias veces aparece el fuego como símbolo purificador o destructor. Fue el regalo de un dios, Prometeo, al género Humano
Fenómenos de licantropía o la transformación del muñeco en el reflejo del estado de su propia ánima: un burro o la ignorancia...Por eso el género humano debió ser conducido por Alguienes.
La nariz le crece cada vez que entra en una situación defensiva, como la materialización del sentido primario de la consciencia y supervivencia...Oler para comer, identificarse y reproducirse.
El encuentro con marionetas amigas, la idea de la complicidad en la supervivencia de las hordas…etc., etc.

Tuvo que ser salvado en ocasiones por el Hada Azul, como Prometeo o Yavéh tuvieron que hacerlo con sus noés…

Pinocho desventura tras desventura, como la Raza Humana, termina junto con su otra pequeña parte, en el interior de una ballena que Blavatsky analogiza con divinidades femeninas. Es la idea del Jonás bíblico y el Vitriolo, para los alquimistas...Es la aparición de la Matriz, de la Mátrix, la idea de la cueva o de la copa, de la madre gestante...Es el paso previo del muñeco a niño porque grillo y marioneta se unen y conforman un mayor desarrollo del sistema límbico: el sentimiento...¿¿¿Su alma???

Y Pinocho muere en el agua, en el mar...Muere como muñeco, para nacer como ser humano de carne y hueso,gracias a una Madre Espiritual, la Gran Madre, a el Hada Azul...Y sus fibras vegetales pasan a ser células. ¡¡¡Es la aparición de una nueva corteza cerebral!!!. Nace la posibilidad de que ese niñito, pueda empezar a reconstruir en sí, las Memorias de quienes lo fabricaron, de quienes NOS fabricaron …¿¿¿El espíritu???

¡¡¡Y a partir de aquí continuamos NOSOTROS en el cuento!!!...no?...
¡Joder, va lío!... Afrodita no me machaques mucho porfa,.. suavecito, que llevo toda la put..tarde con este parto...

M. A. dijo...

Me has dejado alucinado, ECU-Branté. Que te presentes en este foro y que te marques un relato literario de 4 o cinco folios, por la cara, me ha dejado perplejo.

¿Pero por qué no te haces un blog (tu propio blog) y nos lo recomiendas en un simple y estandarizado LINK, como todo mundial hijo de vecino con aficiones literarias?
Si al menos tuviese ALGO que ver, no ya con el fragmento del libro que se comenta esta quincena, sino con alguno de los temas que se tratan aquí...

Tío, me has dejado atónito. Eso se llama tener rostro.

LUZ B: dijo...

Cuenta una leyenda mitológica que en lo alto de un monte en Tebas, se situaba la Esfinge.

Esfinge con cuerpo de león, cabeza de mujer, alas de pájaro y cola de toro...

Cada caminante que pasara por el camino debía de resolver un acertijo propuesto por las Musas:
"¿qué es al mismo tiempo bípedo, tripédo y cuadrúpedo?...".

Aquellos que no fueran capaces de resolver el enigma...la Esfinge...¡se los comía!...Aquellos que contestaban, podían seguir el camino hasta el final...

Pero en realidad fué el héroe de los cuentos, Edipo, el rey de Tebas, el que supo responder en su propia música:
"Escucha, aún cuando no quieras,
Musa de mal agüero de los muertos.
Mi voz que es el fin de tú locura...
Te has referido al hombre,
que cuando se arrastra por tierra, al principio,
nace del vientre de la madre como indefenso cuadrúpedo.
Y al ser viejo, apoya su bastón como un tercer pié,
cargando el cuerpo doblado por la vejez" (Aristófanes)...
Dicen que la Esfinge se suicidó...¡¡¡Claro!!!, así todos pudieron recorrer los caminos...

Pero sé que está tan campante viendo pasar el tiempo y que hay autores que la relaccionan con la Atlántida y que todavía sus misterios permanecen mistéricamente místícos en sus entrañas... grabados en forma de música.

Mi cerebro es un saco de ratones...

Afrodita dijo...

Luz, me ha hecho gracia el final de tu último comentario; pero gracia de veras hasta el punto que me he reído en alto, como cuando ocurre algo inesperado que arranca una carcajada. Y he sentido, te lo digo con absoluta sinceridad, ternura y la sensación de quererte… un poquito al menos.
Según iba leyendo tu disertación ya iba notando una especie de acercamiento porque, esta vez, no sé si porque has atendido un poco a mi ruego, has redactado muchísimo mejor.
No he sabido desentrañar toda la simbología del cuento de Pinocho, o ni una poquita siquiera. Pero no me ha importado mucho; no me ha digamos dolido mi ignorancia, con las carencias y consciencia de las ignorancias se puede vivir sin mayor problema. Lo que me ha irritado (antes) de ti es la forma avasalladora, atropellada y en la que percibía un tono agresivo – te imaginaba como si lo que escribías lo estuvieras gritando a alguien o alguienes a quienes considerases unos necios a quienes era necesario gritarles – o una intención de “fastidiar”. Pero sólo era por la forma en que estaba escrito.
Hoy no, hoy la sensación ha sido muy distinta. Hoy te he leído con verdadero gusto y, el broche, ese ruego del final que me ha dado ganas, de veras, de darte un beso en la frente.
Así que colócatelo, de mi parte. Te das un beso en tus dedos, luego un golpecito en la frente y piensas “este es el beso de Afrodita”.

José dijo...

A lo largo de los comentarios, que he podido leer, he notado que dividimos en tres nuestra perspectiva vital. No quiere decir que no haya un afán de armonizar, como propone el fragmento analizado.

Decimos, entonces, ciencia, poética y mística y damos una especie de gradación. En cierto sentido, no quiero generalizar porque hay muchos comentarios más complejos, expresamos lo que la educación tradicional nos induce. Los que se dedican a la ciencia, a las letras o a la religión, bueno este último en nuestra cultura esta algo en desuso y se ha cambiado por la política.

Se habla de dificultades metodologicas, como que a un científico le cuesta entender una poesía pero que,en general, todos tenemos un sentido de agrupación, llamese mística, religiosa, política o deportiva. Parece irrisorio pero se usa mística para todo: mistica deportiva, mística de estudio, mística politica, etc.

Yo creo que todo se debe a que vivimos en una sociedad normativa, en una sociedad etica basada en la virtud. El virtuso de la ciencia, el virtuoso de las letras, el virtuoso del liderazgo.

La poética era, en principio, una obra de Aristoteles en donde se habla de la tragedia y de la comedia, en donde también se hace una gradación entre estas. Todo referido a la virtud.

Yo creo que el autor propone algo diferente. Una apertura, una dinámica de transformación. Mejor dicho una transfiguración, un ritmo de cambio. No basado en el resplandor del ser si no en la transfiguración activa del ser.

El UCU-Branté dijo...

Al señor/a M.A. La presentación del contenido-objeto de este blog, según sus postuladores dice claramente:"Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro."
A eso me referí en la presentación de mi reciente, primera, y a lo mejor penúltima participación si reacciones como las de M.A. son habituales en este blog y no permiten alternativas posibles al contexto por interpretación abierta del texto. No creo que el único vehículo reflexivo sobre los contenidos deba ser el paracientífico, al parecer vehiculado masivamente en las últimas intervenciones y, con perdón, a manera de competencia sesuda de los participantes, sino que entiendo que la Presentación abre la puerta, como no podría ser de otra forma, a todas las formas literariamente expresivas que la lectura de los textos base permitan. Los temas expuestos en particular en este apartado me sugirieron el recuerdo de la experiencia vivida, donde los aspectos de cuerpo, sentimiento y espíritu están claramente expuestos. A lo mejor M.A. necesita explicaciones/fabulaciones más estrictas y lógicas ceñidas al contenido exacto, como si se tratara de un diseccionador de la verbalidad transcrita en términos racionales o subliminales, o sea de contenido psicoanalítico. Espero que algún tertuliano menos riguroso en las formas haya entendido mi propuesta y su contenido. Gracias

Afrodita dijo...

Tiene algo de razón M. A. en lo de El Ucu-Branté. Pero que me permita opinar que no del todo.
De acuerdo, sí, en que su escrito no se adecúa mucho al tema en el que estamos; pero, ¿qué, pasa?, ¿qué daño hace con ello?
Si (digamos) defiendo a El Ucu-Branté es con ciertas reservas, con ciertas reservas porque me queda la sensación de que él va con un algo de guasa o de retranca; pero con independencia de esa apreciación es un relato bien escrito que te podrías encontrar en cualquier libro de relatos de cualquier escritor que te estuvieras comprando en una librería.
Además no se mete con nada ni con nadie, o no al menos de forma expresa…
Y, por lo demás, no sé… Es un relato elaborado y ciertamente largo, que se ve que le ha llevado su tiempo el escribirlo; vamos, que se lo ha currado y en ello ya hay algo que puede hacerlo merecedor de una acogida…
Por otra parte, a ver si sé expresarlo, todo el contenido del libro que tratamos hace referencia constantemente a las imbricaciones de todos los actos humanos en todos los humanos, ¿no? Cada palabra dicha o cada acción realizada por alguien va a tener una incidencia en quien percibe la palabra o el acto; y a base de esas incidencias e imbricaciones grandes o pequeñas se van forjando los caracteres, o los sentimientos, o se van acentuando o atenuando o sucediendo distintos estados de ánimo que modificarán, a su vez, los actos y los gestos, y las palabras, propios.
Y luego está el hecho de que nadie sabemos los porqués ni los paraqués de los demás, y tal vez El Ucu-Branté pueda hacerse sí su propio blog, y escribir allí lo que le venga en gana, ¿pero qué sabemos de su tal vez necesidad de ser leído aquí, y por las personas que estamos aquí?
Ay. Cuando me muestro tan contemporizadora me doy un poco de vergüenza (que no puede ser ajena, encima) a mi misma porque me da la sensación de que hago un poco de Erasmo de Rotterdam (que se pasó la vida metiendo la pata, además) cuando, para decir la verdad, me resulta más simpático Lutero.
Este último párrafo no hubiese podido escribirlo así hace cuatro o cinco días, pero es que da la casualidad de que estoy leyendo una especie de ensayo que habla de ambos, y por eso me lo sé…
Una cosa, que lo mismo son figuraciones mías, pero que me anda dando vueltas en la cabeza…
Leo en ese librito (de Stefan Zweig) que el lenguaje utilizado por Erasmo no estaba en consonancia con el nivel del pueblo al que quería dirigirse, y que no lo entendían, y me vino a la cabeza el pasaje de Cervantes en que don Quijote habla a los cabreros.
Más adelante, en el libro, es cuando aparece la figura de Lutero, tan diferente, mazacote y grueso y bruto y tosco en contraposición a la figura y los modales comedidos y el lenguaje de Erasmo.
Mis preguntas son, ¿pueden los personajes de don Quijote y Sancho ser una semblanza de Erasmo y Lutero? ¿Cabe la posibilidad de que Cervantes esté haciendo una crítica (o crónica) del Humanismo y la Reforma? (Cuando iba al colegio me enseñaron que lo escribió como crítica a los libros de caballería; pero yo fui al colegio ya hace mucho).
¿Sabéis alguno si existe algún estudio fundamentado a este respeto?
Siento curiosidad.
Mira, me he salido del tema.

Mandrágora dijo...

Respondiendo a Gloria, tengo la intuición de que la triada sexo-dinero-comida no solo no es un camino —que creo que es también un triángulo a equilibrar—, sino que son reflejo de realidades superiores presentes en nuestra cotidianidad de muy hondo calado y en donde —a la vista está— nos tiene bastante atrapados. No tengo nada claro que se pueda ubicar solamente en el plano tierra, como bien dices, aparte de que cada vez más me parece que lo de abajo y arriba anda todo muy mezcladito y no creo que se pueda ubicar en un lugar determinado, llámese plano tierra o como se quiera.

Pongo un ejemplo. El dinero, que es algo con el que todos nos relacionamos y forma parte, efectivamente, de nuestra supervivencia, sin embargo resulta difícil darle una connotación de, llamémosle «ofrenda espiritual», «cesión», «talento» que se nos hace como mero vehículo transmisor, puesto que entiendo que el dinero como tal es el reflejo de una energía superior de la cual no somos propietarios pero sí sus custodios, y en función de nuestro buen o mal hacer, tiene una amplia repercusión a otros niveles y de mayor transcendencia aunque los euros sigan siendo amarillos y redondos, no sé si me explico. Entiendo que todo ello está a nuestro generoso disponer esperando su transformación, y en este caso los estados de carencia o equilibrio pues parece lógico que sean tan amplios como la vida misma.

Y ECU-Branté, bienvenido a este nuevo blog, pero varias intervenciones como las que has hecho, puedes acabar con todos, ¡y eso que te avisó tu amigo que no debían ser largas!

José dijo...

¨El que no inventa no vive¨, dijo ayer Ana María Matute al recibir el Premio Cervantes. Viene a cuento de lo que vamos hablando sobre el libro que comentamos. El que no se va modificando, el que no dinamiza su cuerpo con sus sentimientos y con su espiritu, no inventa. Este es el camino de la sociedad estetica, la luz del arte.

Afrodita dijo...

A ver, por favor, tengo una duda que me viene corroyendo hace años.
He terminado de leer el libro “Una breve historia de casi todo” que me ha aclarado bastantes cosas; bastantes cosas al nivel al que yo puedo acceder a conclusiones. Pero, el tema de la célula… El tema de la célula y su núcleo, y el ADN, y los genes con todo su arsenal de cromosomas; y los átomos también con sus núcleos, y sus protones y sus electrones y sus neutrones dando ahí vueltas…
Me he aprendido que el ADN es como un hilo largo que va dentro de la célula; no sé si en el núcleo o en la parte de fuera. Pero, ¿y los genes?, ¿Los genes con sus cromosomas dentro están dentro a su vez del ADN?
¿Y todo ello está a su vez compuesto de átomos con sus correspondientes núcleos y protones y neutrones y electrones? (Creo que ahí si me he enterado de que los protones y los neutrones van en el núcleo y los electrones en la parte de fuera; pero que alguien me corrija, por favor, si no es en ese orden).
Mis preguntas son, por resumir:
¿Cada cosa la una dentro de la otra, como en por ejemplo las muñecas rusas?
¿Cada una de esas cosas está a su vez compuesta de átomos?
Y es que tampoco tengo claro si la célula y todos sus componentes son sólo materia y los átomos con todos los componentes suyos son sólo energía; ni si célula y átomo son cosas totalmente distintas en cuyos respectivos funcionamientos se complementan, pero no está la célula compuesta de átomos…
No sé hacer la pregunta mejor, pero creo que se entiende.
Luz, si eres tú quien me lo explica que sea en términos por favor muy sencillos. Hazte la idea de que se lo cuentas a un niño de… unos ocho o nueve años. Diez, todo lo más.
Otra de las cosas que no entiendo, o más bien que me llama la atención (entenderlo propiamente sí lo entiendo), es que habiendo podido la ciencia averiguar tantas cosas de tan difícil acceso como el fondo de los mares o el centro de la Tierra, o poder asegurar dataciones de hace miles de millones de años, cómo todo lo concerniente a la evolución humana (evolución en cuanto a especie, no la evolución de que hablamos en el blog) está rodeado de imprecisiones, de suposiciones, de lagunas y de contradicciones sobre las que los científicos parecen pasar de puntillas.
Es como si no tuvieran ni medio claro lo de que descendemos del mono, o de que procedemos de un tronco común, pero estuvieran firmemente resueltos a negarse a contemplar cualquier otra posibilidad.
No comprendo esa actitud, que además me desconcierta.

Nuba dijo...

A Afrodita:
Pues esto va de tríadas también ...Caminos que parecen secuenciales pero que ya verás como también se integran.
DNA (o ADN) un nucleótido que contiene la secuencia de los genes, seguro que habrás visto esa bella doble hélice muchas veces. Cada gen es un trozo de ADN con información para fabricar una proteína (podría ser "el cuerpo", el recipiente..)
El RNA (ARN) otro nucleótido, este es el que contiene el mensaje, es el mensajero (el espíritu)¿Para que sirve? Para muchas cosas, la más famosa de ellas es para servir de molde para que se fabrique una proteína.
No toda la información que está contenida en el DNA y que es básicamente muy semejante en todos los seres vivos se está traduciendo en un momento dado, por eso cada ser es único. No porque contenga distinta estructura, sino porque se "mueve" distinto. En esto influye el ambiente, la alimentación, las memorias pasadas...
La información seleccionada y codificada en el mensajero se traduce entonces en una determinada proteína. El tercer camino.
Estos caminos necesitan integrarse a su vez para funcionar. Las proteínas son herramientas para que los genes funcionen, son las que fabrican los nuevos mensajes, son las que activan o no determinados genes, son las viajeras, son las que corrigen defectos, las que llevan el óxígeno para que con aire y fuego respiren nuestras células y se alimenten; son los motores, los sentimientos, algunas son hormonas que responden a nuestros sentidos, otras hacen que las células se comuniquen, que el sistema inmune se active o desactive..
Pero el mensajero por sí solo es también una herramienta, tiene su propia actividad...(mucho que hablar de esto pero no es el sito)
Estos tres caminos están dentro de nuestras células pero trabajan diferente en unas y en otras. Por eso tenemos neuronas y cardiomiocitos, cerebro y corazón.
Cada una de estas moléculas y macromléculas está compuesta de átomos (hidrogeno, carbono, oxigeno, nitrogeno, fosforo....) cada átomo por electrones, neutrones, protones, cada uno con su energia, cada partícula por microparticulas...
Puedes bailarlo para que no se te olvide, para que sonrías, para que te sueltes...
http://www.youtube.com/watch?v=d1UPf7lXeO8&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=wiZFCMrx4Kg&feature=related
(ya veo que estás en la etapa del "buscador de butaca" -el laberinto de las luciernagas- libro "especial " que seguro te sorprende (nada que ver con DNAs...o si?)
Fijate que se me han ocurrido cosas a lo largo de estos 15 días, sobre este texto, más profundas, meditadas. Trenzas que unían los tres caminos, el alma como fuerza de ese triángulo que hay por delante, detrás, y dentro. Como fuerza impulsora del movimiento, como el mensajero interior que es capaz de recorrer los tres caminos a la vez: Porque es la parte del espíritu que tenemos en el cuerpo y cuya herramienta son los sentimientos que ella dirige y modula para conectar lo exógeno con lo endógeno, para que el espíritu -imagina que es la respiración, el aire que penetra- llegue a todas partes, sople los velos, atraviese espacios y los conecte. Para que se pare el tiempo y que volemos.
Parece que me ha tocado contar otro mensaje. Espero que lo hayas entendido un poco. Creo que es básico que cada persona esto lo supiera ya.
Ahora es muy fácil, hay vídeos preciosos que lo explican muy bien, depende de las ganas de aprender de cada uno.
Abrazos.
PD: La felicidad es un estado y ella te pone contenta.. ¡Baila y disfruta! Gracias por la información del libro.. ( Y más cosas que te diría sobre los juicios a terceros..pero que creo que ya sabes)
Hoy celebramos San Jorge por aquí, hagamos como él seamos valientes y mataremos a todos los dragones que se nos pongan por delante para salvar a la princesa que llevamos dentro..

Luz dijo...

UCU me lo pasé bien con tu aventura...Larguiiiiiiiisima. Se más breve, porfa, el tiempo apremia

¡M.A.M.Á.A.A.A..!

Afrodita:
Te doy clases particulares de 6 a 8...ja, ja, ja...Tú cerebro analítico, no se contentaría con una respuesta en un blog...
Eso es lo que ocurre por utiliar libros de divulgación sin tener un conocimiento de base previo...
Simplistamente:
Quars- protones, neutrones y electrones- átomos ( los elementos del Sistema Peiódico)- moléculas- estructuras celulares- tejidos- órganos- sistemas- organismos...
Cuestión de CAPACIDAD DE RELACIóN: lo más pequeño se va reestructurando para dar lugar a algo más complejo...Este algo más complejo, se organiza pera dar otro nivel de complejidad mayor y así sucesivamente...

Y la ciencia es la ciencia...Lo del monito y demás, lo llevan los antropólogos, una rama de la ciencia sumamente estática y analítica...Pero es muy dificil llevar una investigación así, con pruebas que a duras penas, se encuentran y ¡¡¡si se llegan a encontrar...!!!
Cuando se construye una casa, lo importante son los cimientos, de cómo se coloque el andamiaje y de los materiales...Y debe coordinarse unas cosas con otras.
Si una teoria tiene mal puestos los cimientos o el andamiaje, los materiales, sean los que sean, se caen...y se caerán...Me imagino que lo tirará otra rama científica o varias al mismo tiempo... que es lo suyo, porque al paso que van esos...

El otro día flipé con una investigación a ese nível, sobre algo muy concreto. De cómo funcionan..¡¡¡Me partí las tripas a reir!!!¡¡¡No me lo podía creer!!...Mucho esfuerzo y dinero, pa ná...
No fueron capaces NI SIQUIERA de apoyarse en las conclusiones sacadas de investigaciones genéticas...Cómo sus conclusiones se cimentan en Darwin y por no sacar los piés del plato, ... tiraron todos los planteamientos científicos que se iban llevando paralelamente con datos interesantes a otros niveles, que les hubieran ayudado a concluir con otras posibilidades...o seguir investigando en otra dirección
Y todo por ¡un puto cráneo! y con perdón al difunto, que no tenía las dimensiones pertinentes, para ellos...¡Exclusivamente UN cráneo!, el único que se consigue encontrar en Suramérica, constatado como el ejemplar más antiguo en ese continente...
¡¡¡Se quedaron con el mismo planteamiento que tenían al principio!!!.A cero patatero.
Eludieron conclusiones históricas, genéticas, paleontologas, geológicas, geográficas etc...enfocadas al mismo tema y hechas durante mucho tiempo, por mucha gente y esfuerzo.

¡¡¡Creí que me daba algo!!!.Borricos, acémilas, con perdón a los borricos, como ellos solos...Pero esto suele ser también muy habitual, en la vida cotidiana...Esquemas y esquemas, doctrinalismos y doctrinalismos...y ahí está el problema: primero cambiar cerebros para cambiar ciencia...o ¿al revés?

Afrodita dijo...

Gracias a Nuba y a Luz.

Afrodita dijo...

A Nuba:
Bastante rato después me bullía en la memoria tu frase: etapa “buscador de butaca”.
No, creo que no es mi caso; no busco algo específico ni único en lo que instalarme. No creo que exista una butaca en ninguna parte que pueda nunca ser la mía, ni en la que yo me pudiera sentar ni sentir cómoda de por vida e ignorando todas las demás butacas.
También me gusta mucho la teoría económica, y la sociología, y la historia, y todo tipo de ensayo acerca de los temas más variopintos y dispares. Y la política y… ¡lo que se tercie!
Debo de ser de esas personas para quienes el profundizar no es precisamente su fuerte.
Miré los videos de los enlaces. Pero, como me sucede con todo, mis conocimientos de inglés son tan escasos que no pude entenderlos. Pero se me ocurrió – eso sí — que también quizás habría en youtube videos de ciencia en español. Los he encontrado; la célula, la molécula, los protones… ¡Un montón!
El español es el único idioma que domino, el único terreno del saber en que me muevo con soltura y el que me posibilita de expresar con bastante precisión qué no sé.
Gracias de nuevo.

Publicar un comentario