Presentación

Un grupo de amigos hemos decidido poner en la red el libro, “49 RESPUESTAS A LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO”, porque creemos que es especial. Su autor, Eduardo Pérez de Carrera, nos sugiere a lo largo de sus páginas nuevas formas de percibir nuestra vida, de entender la Historia, de interpretar la realidad que nos rodea. Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro. Nosotros nos limitamos a publicar cada quince días un nuevo párrafo y a invitaros a que participéis.

15 jun. 2011

PRÓLOGO A LA CARTA NÚMERO TRES. RASTROS DE NUEVOS TIEMPOS. Texto 3.1

3.1 "Antiguas leyendas más allá de la Teogonía de Hesiodo describen a la Tierra como un ser vivo y relatan la vida en la Tierra como una asociación parasitaria de mutuas conveniencias; los postulados herméticos, la Cábala, la Alquimia y casi todas las viejas mancias hablan de la memoria de la Tierra, de las piedras sagradas, de los poderes de las gemas, de los lugares especiales donde la vida transcurre a otra velocidad. Cientos de fantasías de lugares ocultos donde se forman los sabios circulan por todos los caminos y traspasan las fronteras de las lenguas. Esas fantasías anidaron en la consciencia de los hombres, se insertaron en sus culturas y fueron transmitidas simbólica y oralmente durante generaciones, y aún continúan vivas. Aveces guardadas fielmente por brujos o iniciados, otras insertadas en mitos y cuentos populares, pero siempre rodeadas de una atmósfera de magias y secretos."

COMENTARIO DEL AVENTURERO

Posiblemente es nuestro modelo occidental, tan autosuficiente, el que más ha desacralizado su relación con la tierra. Caminamos por asfalto, nos saltamos los ciclos naturales y quemamos a los muertos para aprovecharnos de su energía. Parece que hemos roto viejos pactos con la tierra olvidando que en ella se engendró la vida aún sin saber muy bien cómo.


Obviamos la multiplicidad de elementos que confluyen en cada lugar, ignorando que el espacio, forzosamente conlleva que cada sitio sea diferente del resto y que a su vez, el tiempo, inspira momentos únicos solo analogizables de forma cíclica.

Piramides, templos o menhires regados por la tierra en lugares sagrados en otras civilizaciones le parecen al hombre de hoy magnificencias caprichosas que nos invitan a salir de nuestra charca para hacer turismo. Sin embargo, su misteriosa factura y su desconocido propósito nos acercan a un funcionamiento mágico entre los diferentes elementos de la cosmogonía.

56 comentarios:

José dijo...

Subyuga el párrafo del autor y emociona el comentario del aventurero. La magia de la vida, lo sagrado de cada rostro, de cada mirada. La fuerza gravitatoria de cada cuerpo con respecto al otro, la atracción lumínica entre nosotros, la aceleración del espacio- tiempo en nuestros latidos.

Tantas cosas dice este párrafo, la huella de la tierra y la huella del hombre. La huella del cosmos en nuestra mirada y la luz que de ella emana,.La curvatura de nuestra fuerza.

Dionisios dijo...

"Esas fantasías anidaron en la consciencia de los hombres, se insertaron en sus culturas y fueron transmitidas simbólica y oralmente durante generaciones, y aún continúan vivas. A veces guardadas fielmente por brujos o iniciados, otras insertadas en mitos y cuentos populares, pero siempre rodeadas de una atmósfera de magias y secretos."
De éste párrafo del autor, además de estimar que todo ello es así casi de cierto, sobre todo en las culturas que hoy día mantienen esas prácticas y creencias por no haberse "modernizado" a partir del raionalismo, es tamién dable deducir, según lo anota el propio autor, que muchas de esas tradiciones y conservación de la memoria mítica del pasado pueden estar tergiversadas, deformadas, agrandadas, etc. por la tradición oral, o por la simple alteración fortuita del original. Todo ello puede comprobarse en algunas de las tradiciones orales y gestuales/rituales de algunas de esas culturas históricas supervivientes al cabo, en algunos casos, de 25 siglos, para no hablar de la errónea traducción o incomprensión de los trasmisores modernos de tales prácticas culturales o recuerdos prehistóricos. A veces sólo se los utiliza y entienden como viejas leyendas de carácter anecdótico.

Guadiana dijo...

¿Realmente la Tierra es totalmente distinta de nosotros?. Cuando contemplamos un paisaje ¿no es una parte de él-nosotros- la que está mirando el conjunto, el todo?.

Enrique dijo...

Lo que la antropología llama género homo tiene una antigüedad de dos millones y medio de años. Desde este supuesto antepasado común, capaz de fabricar herramientas de piedra, se ha llegado hasta donde estamos, el homo sapiens, quedando un número incierto de especies, o intentos, por el camino.

Entre tanto, los seres humanos han recorrido la Tierra, pasando de unos continentes a otros gracias a los hielos; sobreviviendo, no se sabe cómo, a intensos y prolongados periodos de frío. Tan solo hace diez mil años que terminó la última glaciación conocida. Antes de eso, no sabemos casi nada.

Tan solo disponemos de algunos restos evidentes, como las pirámides, los dólmenes y los menhires, las pinturas en las paredes de las cuevas, para reconstruir cómo pudo ser el pasado. A partir de ellos imaginamos culturas y civilizaciones, no demasiado alejadas en el tiempo geológico y siempre más atrasadas que la nuestra. ¿Cómo podría ser de otra manera?

Pero, ¿Y si no estuviéramos buscando correctamente? Si, en tan solo diez mil años, hemos sido capaces de achicharrar a más de cien mil personas en un segundo y llenar de basura el espacio, ¿qué no habremos podido hacer en los dos millones de años anteriores?

Un microprocesador es, más o menos, un cristal de cuarzo, manipulado, provisto de alambres o chapitas de metal y encerrado en una cápsula de plástico. Algo capaz de almacenar millones de libros y que, sin duda, nos parecerá burdo dentro de pocos años; cuando reemplacemos el silicio por el carbono, su primo hermano. Sin embargo, ¿quién se atreve a afirmar que los recuerdos de la Tierra pudieran están almacenados en un trozo de carbón?

Y esto es solo un ejemplo. ¿Acaso el ADN, un compuesto del carbono, no es una memoria, un cristal orgánico, considerablemente más versátil y capaz que el más sofisticado de los procesadores? ¿Acaso la melanina no es un semiconductor que responde a la luz?

Parece evidente que, para rastrear las huellas de los que nos precedieron, no es suficiente con buscar chatarras antiguas que recuerden o se asemejen a las basuras que tiramos ahora.

Eolo dijo...

El principal elemento subyacente de la civilización occidental desde hace tres mil años, se forja desde la uniformización del tiempo. El efecto que esto ha producido en la conjunción de la fenomenología, no somos capaces de entenderlo, de lo intrínsecamente establecido que está en la conformación de nuestra cosmogonía, inconscientemente compartida.

Tanto en su vertiente externa, relativa a la estructuración del transcurrir del hombre sobre la Tierra en base siete, como especialmente en lo interno, a partir de la sincronización de la velocidad de dicho transcurso, produce un latido conjunto a partir del tres, cuyo efecto primordial radica en la concepción colectiva de la humanidad, punto final de un suficiente desarrollo de la individualidad, cuando ya cada uno se percibe como incompleto.

Así, en la referenciación espacio-temporal, no hay mayor pavor, y oportunidad de aventura, que cuando entre el segundo anterior al despertar y el posterior a él, se cuela esa sensación de deslocalización que nos permite efímeramente percibir/nos más ajenos que propios.

La neurosis occidental solo existe como consecuencia de esto, sin que existan vestigios de uno u otro tipo que permitan pensar de su anterior presencia, si descartamos los aspectos relativos al ánima. Analizando estos fenómenos mentales, las dos formas básicas que los componen, las fobías agónicas con el espacio, y las manías recurrentes con el tiempo, parecen sugerir el drama de la humanidad en su conflicto con los procesos de la realidad temporal.

La única curación concurrente posible, que se antoja además como esos “rastros de nuevos tiempos” con los que el autor abre esta tercera carta, está en el desenfrenado galope femenino para la apertura del reencantamiento del hijo nacido en su tercera fase, que burla el poderoso control de Cronos, y nos acerca antes de que el reloj suene, al instante preciso en que la eternidad nos contempla de frente. La sincronicidad o la puerta de la existencia poliédrica.

Luz dijo...

Quizás sea bonito pansar, que cuando los dioses intentaban conseguir la mejor cáscara para que albergara a la Genética Madre, introdujeran, no sólo la composición de la Tierra, sino también sus estructuras morfológicas y energéticas.

...Sus rios...sus laberintos...su agua...sus meridianos de energía...sus centros neurálgicos...sus plexos nerviosos...sus cuevas...sus columnas...Aquello que los dioses habían considerado como lo más mágico y sagrado, entró a formar parte de la Raza Humana.

Sería por eso, que un gran dios transmitiera a su pareja, los conocimientos divinos para ser felices ambos, en el interior de una cueva tapizada por espejitos de cuarzo...Allí permanecieron grabados hasta ser rescatados por un Oanes que se los transmitió a otros Oanes, para que los fueron grabando en todas las demás cuevas...

...Aquello pareció poco, y también fijaron en cada bóveda, el mensaje de las estrellas.

Luego aquel dios, convirtiendo en polvo aquellos espejitos, concedió sus mismas capacidades: la destrucción del pasado, el renacimiento y la transformación...para que se produzcan en cada cueva y en cada bóveda

...Por eso su superficie está plagada de templos a Gaia y al Cosmos de donde provienen, para albergar los ritmos sagrados...

Quizás por eso alquimistas, kabalistas... la conocieran tan bien.

Anónimo dijo...

Me hubiera gustado tanto poder subirme en lo alto de un Zigurat anoche! pero sólo quedan sus huellas, aunque aún, lo se, hay sitios especiales para tomar contacto con ese espacio infinito..
Ayer la luna se paró a mirar nuestra sombra.
Ya había notado su poderoso influjo el martes, cuando poco a poco y todavía de día, empecé a sentir que mis pensamientos se peleaban por salir en forma de palabras, sin sentido aparente, y revoloteaban en mi boca, sin voz, haciéndome cosquillas en los labios.
Hasta que me dí cuenta porque la noche anterior estaba casi llena, de que debía ser ella la que me envolvía.
Así que me tumbé en la cama, y me ungí con una crema de música, sólo un ratito, lo suficiente para que el nudo del estómago se fuera deshaciendo sólo, lentamente, y todos esos mensajes iconexos, como de soñar despierta, sin forma, todos juntos, poco a poco volvieran al vacío de donde vinieron. Y me sentí orgullosa de mi técnica. Me dije, ya eres toda una experta.
Pero anoche la busqué, a falta de un edificio me fuí a un lugar elevado para mirar como la ensombrecíamos. Fue lento, ella quiere decirnos algo, eso seguro. Quizás los físicos tomen las medidas necesarias. Ojalá lo hagan todo lo lúcido que puedan. Yo, pequeña e ignorante humana, solo sentí que estaba triste, por no decir que más que triste estaba indignada la luna.
Ella sí que tiene memoria, y además una fuerza tan enorme que mueve los mares de agua de lo que todo es, somos.
Se puso frente a frente con nosotros. Podría ponerme romántica e imaginar que quería besarnos, pero no lo sentí así. Sentí que estaba seria, que algo quiere decirnos.
Cuando empezó a vestirse de nuevo con su nácar de perlas, yo, caprichosa, tuve tiempo de decirle algo al oído y osada como soy le hablé a la luna:
Luna, solo quiero un deseo. No te lleves las nubes, todavía no, déjanos ese vapor de aire húmedo y juguetón que cada día me inspira porque si te lo llevas ya, el implacable sol también se quedará mudo.
Y esta mañana miré el cielo y le dí gracias a a la luna, a mis dos lunas.

Isabella Terazio dijo...

Eolo, ¿Por qué crees que la vertiente interna es en base a 3 y la externa en base a 7? y por qué la neurosis occidental se debe al establecimiento del espacio-tiempo?
Supongo que el planteamiento de la feminidad como posible remedio a las carencias del espacio-tiempo, se debe a que la capacidad analógica rompe la analítica de la masculinidad... ¿Pero qué es eso del hijo nacido en su tercera fase? ¿Al tercer nacimiento? ¿Y qué tiene que ver su alimentación con todo esto?
Gracias por contestar ;)

Anónimo dijo...

Eolo, por favor, podrías explicar que significa: "...estructuración del transcurrir del hombre sobre la Tierra en base siete..."

gracias

Ángeles Termin Ador dijo...

Pues a mí lo que más me llama la atención en el párrafo es eso de que la vida en la Tierra es una asociación parasitaria de mutuas conveniencias. Me deja pensativa porque siempre se está en la idea, yo lo estoy, de que ser un parásito no es bueno.
El autor podría haber utilizado “asociación simbiótica”, que parece que ahí la idea estaría siendo más de equilibrio, o de compensación de fuerzas, entre la variedad de aportaciones de los distintos organismos y las distintas especies a la subsistencia de todo lo vivo.
Pero no ha escrito “asociación simbiótica” sino “asociación parasitaria”; y por algo será.
Por otra parte de entre todos los seres vivos que habitamos la Tierra sólo los humanos, con nuestra razón y todas nuestras baterías de argumentos, podemos ser los que nos estemos equivocando; no aportando en su justa medida lo que debiéramos, y no apropiándonos de lo que tal vez no nos esté correspondiendo.
Ningún otro ser vivo puede estar incurriendo en tal error; todo lo que se mueve sobre la faz de la Tierra y no es el Hombre está obedeciendo, ciñéndose escrupulosamente a su propia naturaleza, y cumpliendo exactamente el cometido para el que fue creado.
Los humanos, por el contrario, lo ponemos todo a nuestro servicio y, si podemos, también supeditamos a otros humanos que, a su vez, harán lo mismo con otros que lo volverán a hacer con otros.

Ángeles Termin Ador dijo...

Donde escribí "no apropiándonos" está sobrando el "no". Y hace que quede justo al revés de lo que quiero decir.
Pido disculpas.

José dijo...

Anónimo, anónima, me hizo recordar la frase de Dalí que dice: ¨Dios esta en el centro del corazón del hombre que cree¨. Yo también busque aquella luna esa noche, la soñé en sus ojos claros, la arrope en el silencio lucido de la espera y encontré la otra luna dormida en mis entrañas. Al despertar, ahora recuerdo a Eolo, parpadee el olvido y vi, aún, su rostro al amanecer. Quizas,lo sagrado esta en el centro de la mirada del que ve.

Bhakta dijo...

¿De que noche hablais?. Porque yo ya me he perdido.

Eolo dijo...

Impacta tu amor como tres sobres en mi sombra.

A ti Nammu, la serpiente de fuego
al elevar tu cabeza,
me miras con tu furia.
Furia plena, furia nueva,
furia magra, furia triste.

Esa lanza ardiendo en la boca del dragón,
me lanza una soga,
a la garganta de Innana,
para desatar tormentas de cruces
con agujeros en negro.

Y me atraganta el vuelo del vencejo,
cuando en lo más alto de Enki,
me asomo quedo
al abismo luminoso del cosmos.

Y allí en el aire,
alrededor del giro de Anu,
tu estrella son dos cuevas
arena y polvo pulidos,
y sangre desgranada en gotas,
y ángel.

Entrar no pude contigo Nnana,
sino penetró tu acontecer aterciopelado,
cuando al abrir mi boca
vino adormilada la savia
a vocear la cascada alargada.

Cuando bajé la mano,
quedé engullido de las babas tibias y dulces
cayendo por el casco sacro
en el Sippar de Utú melancólico
de puertas sin red.

Y esa revelación,
no es tan velada:
que me excito contigo,
me sangro por dentro,
que me engulle tu arte,
me duermo de tí,
que me sueño,
ya me rio,
y me tiro.

A los sumerios.

Afrodita dijo...

A la letra impresa le pedimos que nos cuente algo, que nos narre o relate o describa, pero siempre algo. Un algo que, preferentemente, se asemeje a lo que según vamos leyendo o escuchando lo que se narra o relata o describe nos haga sentir, o suponer, que “yo”, el lector o escuchador, podría haber escrito, narrado, relatado, algo no idéntico, claro, pero sí algo parecido. Algo que se esté correspondiendo con algún otro algo que, aunque sea de forma más o menos ambigua o inconcreta, ya estábamos antes de leer o de escuchar sabiendo que estaba ahí, y que “era”, y pudiendo visualizarlo porque no está siendo tan diferente de qué cada uno somos capaces.
Nos gusta, sí, que haya magia y misterio en las leyendas y en los cuentos; pero una magia y un misterio que no sobrepase ciertos límites que, para traspasarlos, exijan un mínimo de ruptura con nuestro propio esquema.
Deseamos saber, ampliar nuestro conocimiento pero siempre, a ser posible, que la nueva adquisición encaje y se adecúe con lo sabido. Algo parecido a añadir pisos a un edificio sin que lo nuevo desentone de lo ya construido.
Y nos gustan las historias y los cuentos de amor, o de terror, o de aventuras, o de lo que sea; y nos dejan insatisfechos cuando no contienen un puntito de misterio, de intriga que se termine resolviendo de cualquiera de las cientos, miles, de formas previsibles. Y es que los humanos somos cada vez más listos, y es cada vez más difícil sorprendernos.
O eso creemos…
Llega Eolo, el pasado día 16, y se nos descuelga con “algo” que no entendemos; algo cuya respuesta no encontramos en el arsenal de previsibilidades de que todos estamos bien provistos. Y eso es difícil de encajar y de aceptar.
¡Tiene que haber una explicación comprensible!
Y se la pedís.
Y Eolo os responde, complaciente, el día 18.
Y es que parece, entre tantos logros de que los humanos vamos siendo en nuestro progreso más capaces, que hay un logro imposible, que se nos resiste; el logro de conseguir dejar que lo que es sea, lo que en sí mismo es y no lo que queremos o esperamos que sea.

Roberto dijo...

Eolo, como a anónimo y a Isabella, a mi también me gustaría que explicaras tu primer comentario.
Aunque buenos,a veces tus comentarios están escritos con un lenguaje cerrado y resultan dificiles de entender.
Además, creo que está bien que expliques por qué afirmas las cosas que escribes, ya que nos permitirías a los demás aprender.
Ser más claro y generar la posibilidad de un debate, lejos de bajar el nivel; puede ayudar, tanto a subir el de los demás, como a dejar de crear alturas inaccesibles que posiblemente sean irreales

Nuba dijo...

La palabra no basta. Es sólo una sucesión de símbolos conectados.
Si no conocemos los códigos que la descifran se convierte en algo inerte.
Es el mensaje, el transcrito, lo que le confiere forma, movimiento y alas.
El mensaje ya no son solo palabras. Es tan perfecto que lo contiene todo, un rastro que se hace visible, un re-cordis.
Pero sobretodo incluye a sus destinatarios, aquellos para los que ha sido enviado.
Así entiendo la "memoria de la Tierra", rodeada de una "atmósfera de magia" que nos haga seguir vibrando cuando sentimos su fuerza.

José dijo...

Es grato que se expresen las opiniones con otras formas. La forma es como la luz de la realidad, la que le da su apariencia sustancial.

Las cosas, los fenómenos, se definen de una forma u otra pero existe una relación activa entre unos y otros La forma poética se rodea de ¨magia y de secretos¨. Toda esa pulsión abre caminos a otro tipo de lenguaje o de lenguajes.

El autor dice que ¨esas fantasías anidaron en la consciencia de los hombres¨

Bhakta, el otro día, preguntaba de que noche hablabamos. Quizás, más bien hablabamos de la luna. De esa luna, que nos hace soñar en una luz, que refleja otras luces y que se conecta con nuestra luz interior.

Así como la ciencia señala caminos. Caminos que tienen otras resonancias, algo así, como alquimistas. Como aquella, del científico Rutherford, que descubre el núcleo atómico, con el indicio de experimentar como, algunos, haces de las partículas Alfa rebotaban en el oro y el platino.

Así, también, ¨los postulados herméticos, la cabala, la alquimia, y casi todas las viejas mancias hablan de la memoria de la tierra¨. En este párrafo se dice, también, que ¨los lugares ocultos donde se forman los sabios circulan por todos los caminos y traspasan las fronteras de las lenguas¨.

Dionisios dijo...

Es frecuente que las complejidades y peculiaridades de los Mitos se deban a una destilación colectiva, es decir, a una larga e inevitable serie de modificaciones que no se corresponden con nuestra idea actual del "autor". Sin embargo la trama narrativa de un mito se ha transmitido durante generaciones con impensable fidelidad. En otros casos, errores, deformaciones y malentendidos han borrado casi por completo el rastro del argumento original, en particular cuando pasan de una cultura a otra, y mucho de ello se debe a la complejidad de las lenguas iniciales de las distintas culturas y en su caso a una mayor complejidad metafórica, apareciendo conjuntados significados que para nosotros deben separarse en abstractos y concretos. Según David Maclagan se puede concluír que en los mitos, además de una estructura narrativa horizontal, aparecen conexiones verticales que permiten otras interpretaciones.

Dionisios dijo...

Posiblemente, la lectura de las antiguas leyendas y de los mitos derivados nos sumerja en una visión fantástica y compleja de la realidad cargada de posibles interpretaciones, y así nos permitan ensoñarnos en mundos mucho más apetecibles del que nos presenta nuestra inmediata letura tergiversada de esa realidad. Sin embargo, convendría recordar que los poetas nos han permitido acercarnos, en cualquier época, incluso en la actual, a esa lectura no sólo ensoñable, dolorosa o feliz pero siempre mágica, de lo que sucede a nuestro alrededor, o de las generaciones que nos antecedieron.

Anónimo dijo...

Se fue en azul. A través. Hacia.
El aire aprendió a entrar y salir a bocanadas,
por las gotas en los labios, apurando la garganta.
Y los muslos se aproximaron al cuerpo
y volvieron a vivir.

Más de un ciclo se completó
hasta que
el frío y extraño mar artificial acompasó los pensamientos
y dejó que las aletas de su cuerpo despegaran.

Allá donde hubiere azul, dejara pasar la luz.




Se sentó a mirar el cielo, y caía sobre sus iris.
A gotas acumuladas y milenarias. Heladas y hermanas.
La música en su cúpula golpeaba la voz para despertar.

Tierra vital.
Cordon sangriento, de grito, de espanto, de temblor...




No pasa nada en la calle 3 con la 5.
Remarcado el gesto para borrarlo.
¿En el subsuelo hay un hueco?

Anónimo dijo...

Hace días que quería compartir algo, mágico, pero no sabía cómo hacerlo a través de el blog.
Encontré una manera.
Espero que podáis disfrutarlo. Por lo que transmite y por lo que inspira (sólo tenéis que tener la aplicación que es gratuita)

http://open.spotify.com/album/55GseWnBxQXuM2dIl06Nk2

(aventurero, supongo que no infrinjo ninguna ley, no estoy muy al tanto, lo dejo a tu criterio)

Isabella Terazio dijo...

Me encanta tu poesía anónimo

Anónimo dijo...

Eolo, sigo sin entender bien tu comentario. ¿No es la estructuración del tiempo en base siete arbitraria? ¿Porque no en base 60? ¿o en decimal y ciclos de 6?. Un día no es más que aproximadamente un 0.28% del tiempo que tarda la tierra en girar alrededor del sol. Este tiempo lo divimos en 12. Por las constelaciones (aunque cabe destacar que esto ya ni siquiera es válido, que hoy en dia son 13 las constelaciones las que atravesamos). Con esto divimos en 4 (las semanas) que nos llevan a formarlas por 7 días. Quiero decir que ahora despues de ver todos los números quizás en mi opinión podamos seguir diviendo hasta que encontremos la base que a cada uno nos guste más. Y repito: ¿Porque 7?

José, creo que tu opinión como ciéntifico acerca del tiempo podría ser valiosa. Gracias por compartir tus conocimientos científicos.

Nuba dijo...

Anónimo, científicamente el tiempo no existe, como tampoco existe "científicamente".
El tiempo es fractal, por tanto existen "conjuntos de tiempos" y siempre relativos a la "posición del observador".
Por ejemplo yo sólo mido el tiempo en mi música (y no siempre) el resto de mis tiempos de los experimentos los miden los "aparatos".
Para mí ahora es tiempo de cosechas. Tiempo para irme corriendo a pedirle a la Higuera permiso para comerme la primera breva, que haré temprano de mañana, porque es cuando me gustan más. Para preparar las mermeladas con los albaricoques y las moras. Para ponerme colorada de tanto tomate, verde como la albahaca y púrpura como el Tulsi.
Para darle gracias a la tierra por todo lo que me da.
Por ejemplo, tal como percibo yo el tiempo, me parece una estupidez que esta noche sea tiempo de hogueras. ¿que es lo que hay que quemar? si estamos en plena producción. Los rastrojos no son hasta después de San Miguel. No entiendo ese rito.
¿quemar deseos? creo yo que los deseos habrá que oxigenarlos si acaso, porque las páginas que quedaron en blanco siempre podrán escribirse y si no, se las llevará el viento.
Deberíamos ser cuidadosos con los fuegos. Es el sol el que va a encargarse de quemar, ahora que no hay nubes.
Mas bien es el tiempo del agua, de regar y si alguien tiene algo que quemar, que lo busque dentro, sería mas sabio empezar a quemar el combustible que sobra, que atasca arterias...(por aquí no sigo que entonces me sale la furia).
No hace falta encender un fuego para tenerlo, lo difícil es mantenerlo encendido, para eso es necesario mucho aireo.
En cuanto a etapas evolutivas del hombre está clarísimo que el siete es importante, solo hace falta que multipliques por siete tus caminos de vida. Pero de nuevo el tiempo no es lineal, depende de lo dormido o muerto que se esté.
Ahora te pregunto: ¿que es lo que exactamente quieres criticar, anónimo, porqué no lo dices ya?
Si quieres aprender de "tiempos" los rusos son los mejores:
http://www.ptep-online.com/index_files/2007/PP-10-12.PDF
(y que conste que yo lo aprendo con Grossman y su vida y destino... pasiones rusas que tiene una..heredadas, por supuesto).

Manolo dijo...

Es curiosa esa persistente tendencia a creer en la existencia de lugares ocultos donde se formaban los sabios. Parece como si la percepción habitual del mundo que nos rodea nos resultase tan pobre que, de alguna manera, necesitáramos creer que en algún sitio, tras las bambalinas, hubiese otra gente, en el pasado y en el presente, con un nivel, una visión y un sentido de la responsabilidad suficientemente elevados como para cuidar de que esto no se desmadre demasiado. Capaces de pastorearnos, en definitiva. ¿Son necesarias personas así?

Desde luego si nos fijamos en la clase de gente que gobierna y dirige los destinos de los países más importantes, el panorama no puede ser más desolador. Por todas partes sólo se ven personas preocupadas únicamente por esa clase de popularidad mediática, de búsqueda del aplauso fácil, que ha convertido la política en una auténtica frivolidad. Y desde las empresas sólo se ve gente buscando cómo aumentar sus beneficios. ¿Quiénes se ocupan de idear y realizar los cambios en profundidad que hagan que la sociedad sea cada vez mejor, en los próximos 20 ó 30 años? No se ve a nadie. Es más, fuera quizás de ciertos ámbitos académicos, parece que sólo preocupa llegar hasta la siguiente curva, hasta las próximas elecciones. O a las siguientes. Incluso en esos ámbitos académicos es probable que el pensamiento sea cada vez más chato por simple pragmatismo. ¿Para qué molestarse en pensar y buscar soluciones más globales si parece que a nadie le interesan? Y en la “sociedad civil”, entre los que protestan, ¿hay alguien buscando en serio ese tipo de soluciones?

Vistas así las cosas, a uno le gustaría creer que sí, que efectivamente hubiera gente preparándose en algún lugar oculto para “mover los hilos” adecuadamente. Por el bien de la Humanidad. Es más, uno pediría que lo hicieran lo más rápidamente posible, que se convirtieran en asesores de alguno de estos movimientos de renovación y nos ayudaran a mover bien nuestras fichas para poder llegar a construir sabiamente una auténtica alternativa. Mientras tanto, ¿qué podríamos y deberíamos hacer nosotros, los de a pié?

pura Puri nomás dijo...

PAUTAS PARA APROVECHAR EL MOMENTO.

Ya nadie duda de que nos estamos acercando a un momento inexorable de nuestra historia como especie. Ni los escépticos pueden negar que algo está sucediendo a nivel planetario, algo que va mas allá de los conflictos sociales y ecológicos, o la transformación del paradigma científico.

Para los que vivimos esta realidad como una experiencia energética de expansión y conexión, los tiempos se han ido acelerando. Crecimientos abruptos, ruptura de vínculos, desaparición de dolencias casi sin mediar tratamiento, percepciones acrecentadas, sincronicidades sin límite.

Parece que estuviéramos viviendo en un parque de diversiones monumental en donde de pronto se han activado todos los efectos especiales, mientras nosotros probamos todos los juegos a la vez.

A veces es divertido, a veces es estremecedor, pero allí seguimos, encontrándole un propósito a cada experiencia, sintiendo cada momento como si fuera el último.

Algunos han encontrado su propia brújula para mantenerse en eje. Otros, recién ahora se están dando cuenta de que necesitan una, antes de que la realidad se termine de desmoronar sobre sus cabezas.

Desde esta editorial, hoy, quiero sugerirles doce pasos para no sucumbir al advenimiento del 2012.

pura Puri nomás dijo...

1. Meditación diaria. Ayer era recomendable, hoy es imprescindible. La meditación diaria es el combustible de nuestro cuerpo y nuestra alma para recorrer este tiempo. Háganlo de manera simple: tres fases, respiración conciente, relajación corporal, llegada de luz. Cuanto mas simple, mas fácil será incorporarla como hábito.

2. Intención clara. No podemos continuar viviendo cada día como quien se sube a un avión y le dice al piloto: llévame adonde quieras. Necesitamos un mapa. Cada mañana, escriban en sus cuadernos cuatro cosas: la intención del día, la intención del mes, la intención para el año, y la intención de toda la vida. Puede que vaya cambiando diariamente, pero va a sostener sus acciones.

3. Registro de sueños. Nuestros sueños nos están guiando en la dirección de nuestra evolución. Siempre lo han hecho, pero ahora se ha vuelto mucho mas necesario que prestemos atención a lo que dicen. Practiquen la memoria del sueño, registren aunque no lo entiendan, compártanlos con otros.

4. Desapego radical. Antiguas relaciones y personajes del pasado se están presentando en nuestro campo. El propósito es que terminemos de cerrar todos los cabos sueltos, desapegándonos de aquello que refleja nuestra antigua forma de ser. Despídanse de manera genuina, con cartas de despedida que incluyan: agradecimiento, perdón y asumir la responsabilidad del corte. Descubrirán que reciben a cambio una energía extraordinaria.

pura Puri nomás dijo...

5. Redes Sociales. Reúnanse con sus pares, con aquellos que comparten esta filosofía de vida. El cambio nos encontrará reunidos. Participen en eventos, exposiciones, meditaciones globales, foros... manténganse conectados. Asistan a cursos, seminarios. Generen sus propios círculos sagrados.

6. Rituales con la Tierra. La Madre Tierra está evolucionando junto con nosotros. De hecho, ella es la iniciadora de este movimiento y la razón fundante de que estemos girando hacia un destino superior. Es la nave que nos lleva a través del cosmos. Hagamos rituales de la manera mas simple y universal: dejando una ofrenda de alimento y amor, a ella y sus criaturas.

7. Tiempo en la Naturaleza. Salgan al sol, aunque sea en la terraza, aunque esté lloviendo...tomen contacto con la energía natural en toda oportunidad que tengan. Caminen en lugar de tomar un taxi, observen las señales del viento, las plumas, las nubes. Cárguense de vitalidad y pureza.

8. Arte. Exprésense creativamente, aun cuando sientan que no tienen capacidad artística. El arte es una cualidad inherente a la especie, solo que nos han condicionado para aceptar solamente ciertas formas creativas. Pinten, modelen, dibujen, canten, dancen, actúen. Háganlo solos o con otras personas pero permitan que el alma hable en su propio código, que es el del arte.

9. Aférrense al sueño. Cada alma tiene un sueño, y ese es su Norte. Encuentren lo que los hace felices y sigan su huella. Abandonen definitivamente todos aquellos prejuicios y creencias limitantes que les dicen lo que "es posible" y lo que no. Cuando lleguemos al momento que nos espera como especie, no nos servirá de nada haber hecho las cosas según "se esperaba de nosotros". Encuentren su misión Ya mismo.

10. Limpieza kármica. Nuestros campos de energía están llenos de residuos que ya no son funcionales a nuestro crecimiento. En otras épocas, tal vez nos hubiera tomado años comprender y transmutar esos restos de experiencias kármicas. Hoy, la aceleración y los cambios en nuestro ADN hacen estallar las cristalizaciones antiguas. Limpien lo que queda de ellas con trabajo de chakras, sanación con sonidos, trabajo energético o lo que tengan al alcance.

11. Descanso. Todo este devenir produce en nosotros un desacostumbrado cansancio. La materia es mas lenta a la hora de ajustar su dinámica a la de la conciencia. Protéjanse descansando lo suficiente, y más. Si pueden, tomen una siesta cada tanto, no importa el momento del día. Si no pueden, reemplacen alguna salida "de compromiso" por tiempo para ustedes, relajación y silencio reparador.

12. Asistencia superior. Estamos siendo acompañados por entidades espirituales de distintos colores y frecuencias, pero con el mismo gran proyecto: ser testigos del maravilloso momento en que una especie transita de una dimensión a otra (si! somos nosotros!). Hasta cierto punto, pueden ayudarnos con conexiones amorosas, estímulo e inspiración.





.....por todas nuestras relaciones, con la vida, las personas, el agua, con nuestro yo, con el pensamiento, las emociones...

El UCU-Branté dijo...

MAnolo, "¿qué podríamos y deberíamos hacer nosotros, los de a pié?", preguntas con humilde melancolía mientras te encargas de defenestrar otra acción/pensamiento que no sea la de "¿Serían necesarias personas así?". Por lo tanto parece que propones seguir esperando que llegue "el/los Mesias" como les sucede a los judios que siguen sin querer enterarse.
Ni siquiera das un hálito de esperanza a los movimientos por dar ese paso adelante que se estan dando en el mundo, y por supuesto en la España actual de las plazas donde la juventud y muchos maduritos y ancianos se han puesto a hablar al respecto y abrir nuevos horizontes. Claro, pero como no son sabios registrados...

Manolo dijo...

A El UCU-Branté, quizás tengas razón en que de mi comentario pudiera deducirse que estoy proponiendo “seguir esperando que llegue el/los Mesías”. Pero sería una deducción errónea, porque no propongo “esperar” si no todo lo contrario. Es verdad que no veo ningún partido político o movimiento social de cierta entidad que esté proponiendo soluciones o vías de avance ante los problemas globales que nos afectan. En cambio sí me parecen esperanzadores movimientos como el del 15 M. Principalmente porque suponen un revulsivo social y político necesario y porque ponen en marcha procesos en los que mucha gente “desactivada” se moviliza. Y a partir de esa movilización se pueden dar otros pasos más interesantes y decisivos. Pero, claro, si saben cómo y en qué dirección hay que darlos. Y el asunto no es nada fácil.

Mi comentario final, “¿qué podríamos y deberíamos hacer nosotros, los de a pie?”, no era ni humilde ni melancólico. Pretendía ser provocador. Porque creo que la sociedad en su conjunto está muy desactivada. Como drogada. Y no veo posible ningún cambio real, en la dirección que se necesita, si no se logra una amplia y auténtica movilización social que se comprometa con la búsqueda del modelo de sociedad que necesitamos y cómo construirlo. Eso lo veo como condición necesaria, pero no suficiente. Como decía me parece que es necesario además saber cómo avanzar.

Y ahí aparecen los sabios o, como tú dices, los Mesías. ¡Ojala los hubiera! Porque falta hacen. A mí no me molesta reconocer que estamos, la humanidad en su conjunto, en una situación de precariedad intelectual, emocional y de otros tipos. Y si en estas circunstancias aparecieran personas verdaderamente capacitadas y dispuestas a ayudarnos, ¡alabado sea Dios! Faltaría más. Pero mientras vienen o no vienen, es evidente que nosotros tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para intentar hacer que este mundo sea mucho mejor. ¿Lo estamos haciendo?

José dijo...

Anónimo, gracias por tu amable referencia.

Con respecto al comentario de Manolo, yo creo que con un lenguaje binario no encontraremos la salida. Lo obvio ciega, no deja entrar la luz del cambio.

El paso, lucido, de cada uno resuena. Aurobindo, muy en consonancia con lo que vamos leyendo del libro de Perez de Carrera, decía: ¨entonces el milagro se convierte en la norma ordinaria, un acto señero puede cambiar el curso de las cosas¨.

El UCU-Branté dijo...

Disiento de las conclusiones transitorias de Manolo y José, con acento, respecto a que seguimos esperando o sólo confiamos/creemos en lo que vemos delante de nuestras narices. La humanidad lleva siglos elevando desde sus matrices normales/comunes a hombres y mujeres que han cambiado al menos parte o gran parte de su entorno histórico transitorio, pero la gente no se ha ido enterando, sobre todo antes, si no le afectaba de forma directa o lo leía al cabo en manuales, panfletos, pasquines, libros, etc., bueno, si tenía la suficiente curiosidad. Si no hubiera habido todas esas personas con voluntad de trascendencia no estaríamos donde estamos, sabiendo que aún nos falta mucho. Gracias a los modernos medios de comunicación y a la rapidez de la circulación del conocimiento y su información accedemos más fácilmente a ese conocimiento, ahora si sólo confiamos en el supuesto sabio que tenemos al lado y nos quedamos en el molde esperando el milagro cambiario -no de divisas sino de personalidad- seguirá pasando lo que pasa. Resulta que según algunos científicos preocupados por el cambio de era, los fenómenos físicos geoterrestres y el llamado efecto 2012, al parecer la tierra atraviesa ahora un espacio tiempo galáctico y energético que provoca alteraciones en nuestra concepción y sentimiento del tiempo, así como en nuestras necesidades evolutivas, alteraciones que tienen mucho que ver con el particular período de actividad solar, y la general sensación de la acelerada vivencia.

Dionisios dijo...

Creo que la que se auto rubrica "pura Puri nomás" (¿?) acierta bastante con pronóstico y recomendaciones, de contesto próximo al libro que venimos comentando. Posiblemente ese texto ordenado que publica no sea suyo, al menos no del todo, y pertenezca a algún otro pensador trabajando para despejar el camino.

Bhakta dijo...

Luz, me pareció apasionante lo del tema de Darwin de ayer. Es algo tan extraordinario y trascendente que agradecería nos deleitases con tus conocimientos al respecto. Gracias.

Ignorante dijo...

Nuba, comentabas respecto a la procedencia del rito de la hoguera de San Juan.

Los antiguos pensaban que en esa época, el sol poco a poco se iba comiendo la noche, por lo que algún espavilado se le ocurrió hacer un ritual de ofrenda al sol, representando ese fuego al sol mismo, para que dejara de comerse la noche y ..... al día siguiente ..... las noches empezaron a ser más largas. (Madre del amor hermoso). Por lo que se fue realizando ese ritual año tras años hasta nuestros días.

Todo esto, independientemente de que pueda servir para quemar determinadas memorias pasadas.

Y por supuesto, los efectos físicamente perceptibles actuando sobre nuestro sistema neurovegetativo produciendo alteraciones en el sueño y demás jodiendas. Aunque por otro lado subiéndonos el ánimo y activándonos.

Afrodita dijo...

Pues a mí con las recomendaciones me pasa como con la publicidad. Basta que me quieran meter algo por los ojos para que me inspire un profundo rechazo. Aborrezco los consejos ¿Quién está en posesión de la verdad para poder darlos?
¿Por qué los criterios de unos o de otros han de servir para todos?
Hay veces que dan ganas de salir corriendo, de verdad.

Ulises dijo...

Hace poco llegó a mis manos una copia del Evangelio de los Esenios, tal vez uno de los evangelios más antiguos, pues su versión original está escrita en arameo. Lo leí con interés y me sorprendió la tremenda importancia que le concede a la Madre Tierra, a nuestra relación con ella y al respeto que le debemos.

Por el contrario, nosotros actuamos como si la Tierra fuera algo que estuviera a nuestro servicio, como si pudiéramos hacer con ella lo que nos viniera en gana. Es como si tomáramos literalmente las palabras del Génesis: “Procread y multiplicaos, henchid la Tierra, sometedla y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, y sobre los ganados y sobre cuanto vive y se mueve sobre la Tierra”.

Sobre nuestra relación con la Tierra, me resultó especialmente llamativo cuando leí que el cuerpo de una persona que pese 70 kg está compuesto, aproximadamente, por:

oxígeno (45,35 kg), carbono (12,67 kg),
hidrógeno (7,00 kg) nitrógeno (2,18 kg),
calcio (1,38 kg), fósforo (756 g),
potasio (219 g), azufre (175 g),
cloro (119 g) sodio (77 g) magnesio (28 g) y pequeñas cantidades de boro, flúor, manganeso, hierro, cobalto, cobre, cinc, selenio, molibdeno, yodo,….

¡Y esto es todo de lo que está formada la materia de nuestro cuerpo! Y, por supuesto, todo procede de la Tierra. Con razón nos dicen: “Polvo eres y en polvo te convertirás”

Si además de lo anterior, tenemos en cuenta que la Tierra nos proporciona el aire, el agua y los alimentos que necesitamos, y que sus energías telúricas continuamente están influyendo en nuestra vida, llegaremos a la conclusión de que nuestra relación con el planeta Tierra es mucho más íntima de lo que generalmente se piensa. Y que deberíamos verla y tratarla con mucho más respeto y cariño.

Mandrágora dijo...

Esa “asociación parasitaria de mutuas conveniencias” que cita el autor y en alguno de los comentarios también se ha hecho referencia, da a entender una relación de uso y disfrute pero no de enriquecimiento. Que la Tierra aporta elementos necesarios para los seres vivos, es obvio; pero a la inversa, no sé qué dependencia ni hasta dónde tiene el Planeta como tal de los seres vivos. Parece ser que la emisión de oxígeno que el mundo vegetal ofrece a la atmósfera ha facilitado la vida a los seres humanos, ¿y eso va en in crescendo u ocurrió en momentos de formación geológica del Planeta para dar paso a la vida humana? El desarrollo de la vida en cuanto a una mayor complejidad, una mayor percepción y un mayor desarrollo, ¿en qué modifica a la Tierra?

Es fácil suponer que hay unas reglas de juego, unas leyes, un engranaje, que bien entendido y bien ensamblado repercuten en una armonía, en un mayor orden, y como tal, el respeto y la consideración a la naturaleza está servido. Y a la contra, como el ser humano vive en muchas ocasiones en función de su lucro e interés, ¿la Tierra protesta? Las fallas y cataclismos que estamos padeciendo ¿tienen algo que ver con esa “asociación parasitaria” de la que habla el autor? ¿Es una forma de reordenar cíclicamente el Globo Terráqueo para volver a empezar?

Es claro que hay incidencia, pero cómo participar de modo más consciente, me gustaría que alguien me dijera cómo.

Anónimo dijo...

Esta Claro que el hombre, tal y como esta hoy, necesita de la tierra y de la atmosfera para vivir y desarrollar su destino. Y tambien esta claro que la Tierra puede perfectamente vivir sin el hombre, al que pienso que la tierra acabara expulsando y si no quiere ser totalmente destruida. Estamos llegando a la fase, segun parece, en la que la regeneración de la misma empieza a no ser viable. Cuidemos la Tierra, nos da mucho,

Aquiles dijo...

La memoria de las piedras. ¿Estarán en esas memorias escondidos todos los secretos de la humanidad? ¿Seremos alguna vez capaces de leer esas memorias como sugiere Enrique? ¿Cómo nos están influyendo? Vivimos en ciudades de piedras ¿sus memorias nos inciden como esos recuerdos que no tenemos en el consciente?

Lugares especiales donde la vida transcurre a otra velocidad. Vivimos desconectados de la Tierra, como si nada de ella nos incidiera ni nuestras pisadas tuvieran ningún efecto. Sólo nos damos cuenta de su existencia por los cambios de clima o, de forma más brutal, por algunos fenómenos naturales que no entendemos. Sin embargo, si estamos atentos, sí percibimos que hay determinados sitios en los que, sin saber porqué, nos sentimos a gusto. Otros nos incomodan. ¿Es sólo nuestro estado lo que cambia o es que realmente hay energías en la Tierra que nos están influyendo?

La Tierra como ser vivo. Nuestro modelo está tan lejos de esa concepción. Nos movemos por la Tierra con una intención de pura supervivencia. Como si todo lo que nos rodea estuviera muerto y a nuestro exclusivo servicio. Es quizás esa actitud desacralizada la que nos priva de poder acceder a las memorias y conocimientos ocultos en todo lo que nos rodea: el aire, el agua, el alimento, el suelo que pisamos. Bastaría con ser más consciente de cómo interactuamos con el medio para que cambiara nuestra percepción de todo. Sospecho que sí.

En cuanto a los comentarios de Manolo y de Ecu es cierto que esperar a que el sabio cambie las cosas nos puede hacer olvidar la responsabilidad individual que todos asumimos al nacer. El sabio seguro que hace su trabajo, somos nosotros quienes tenemos que renovar cada instante nuestro compromiso con la vida. Se trata simplemente de hacer lo que debemos.

Anónimo dijo...

Qué simpleza la de Ecu, que cree que el sabio permitirá que el alumno descanse plácidamente la responsabilidad de su evolución en la acción del maestro. Es esa forma socio-deformante que entiende a todos por igual, y no discierne en nada, excepto en lo que le interesa.

El UCU-Branté dijo...

Se ve que Anónimo, uno de los tantos que por aquí circulan, (¿cuál/quien?),lee mal o entiende peor el castellano/español, porque yo nunca he dicho lo que el me aplica, y muy a su pesar de interpretar he dicho lo contrario. Muchas ganas son esas de tirar piedras en tejado ajeno, y otras tantas de leer a matacaballo los morfemas dibujados, no los representados. Si así se lee todo seguramente para estar al tanto, tanto se equivoca y desbarra. ¡Oh ligereza del críticon!

Nuba dijo...

A Igneo (porque tu pseudónimo es muy feito):
Gracias por la explicación.
Lo que más me ha gustado es eso de que las noches son más largas...
(mamma mía....) así que habrá que acompasarse al "ritmo de la noche".
A ver si me espaBilo, que estoy dormiloncita:
http://www.goear.com/listen/93df459/ritmo-de-la-noche-mystic
(risas locas como los fuegos de Eduardo)

Atila dijo...

Como cuerpo viviente la tierra también sufre con las agresiones, faltas de respeto, indiferencia a las bellezas que nos ofrece, quedando en una foto sin dedicarle tiempo ni sentimiento.
Ve como se talan los bosques del Paraná, un gran pulmón de la humanidad para después sembrar soja que compran japoneses y chinos, a veces como esta tan triste uno de sus volcanes después de mil años se pone en erupción, ver sus mares llenos de todo tipo de basuras y como no le parece justo hay un maremoto, después la tierra tiembla y la gente se asusta pero sigue la tala, las basuras y la indiferencia con sus monumentos sagrados tan estudiados por sabios y alquimistas. Cuando la gente va a un evento se pone su mejor traje. Es una pena ver a gente ataviada como si fuera a un camping.

Si una amistad,familiar o, profesor etc. que tanto te han ayudado te dejan de importar y no los mimas un poco se esfuman, si descuidas una casa esta acaba cayéndose, si una piedra esta empañada deja de brillar, si maltratas a tu hijo este quizá maltrate a los suyos

José dijo...

Hoy notaba las pocas intervenciones que esta habiendo esta quincena. No se me había ocurrido ver la definición de Blog y la busqué. Se le relaciona con la antigua usanza del cuaderno de Bitácora, que es la anotación de informaciones útiles para el trabajo.

En este caso, como en los Blog en general, un autor escribe sus opiniones y los lectores hacen sus comentarios. Si relacionamos esos comentarios con nuestro trabajo, cada comentario es una información útil para el desarrollo de nuestro trabajo siguiendo la guía de lo publicado por el autor.

Constataba que este Blog se inició en septiembre de 2009 y que, hasta hoy, hay casi 42.000 entradas. La media de intervenciones, de comentarios, es baja en relación a las entradas. Me desconsuela, quizás, porque encuentro en cada párrafo del autor tanta sabiduría que siento que se ha dejado mucho de trabajar. De contribuir a hacer un trabajo enriquecedor.

Los navegantes buscaban lugares ignotos. Se enfrentaban a tempestades, a hambrunas, a soledades. Anotaban las informaciones que permitían, al final, ¨llegar a la tierra prometida¨.

En nuestro caso desperdiciamos la oportunidad de saber, de conocer, el rostro que se avista más allá. No es una figura ilusoria, quizás poética si. Porque es creación, el más preciado de los trabajos.

Nuba dijo...

José, hace rato que te hablaba pero se apagó la luz y lo borró todo. No voy a intentar repetir lo que te contaba, era que sentí lo que decías porque yo esta mañana me quería tapar con la almohada al leerme!! como se puede ser tan presumida y tan frívola, mira que ni siquiera escuché la versión antes de mandarla. Recuerdo que me vino de pronto el título a la cabeza... (me acordé del Zayin ese de Luz o como se llame ese diablillo, que aprovechando mi sueño mañanero me la jugó).
Pero sabes? hasta eso lo he aprendido,he aprendido a tolerarme, a permitirme darme algún capricho, mientras con ello no ofenda a terceros.
Pero sí, pensaba eso, pensaba que con la orientación de los textos que leo, que hablan de la tierra, pues podría decir como yo la siento.
Incluso me había puesto a enumerar ...ya ves..
¡si no es tan difícil!. Que si cada día un poco, que si no verla desde fuera... todo es mucho mas simple.
Yo soy la tierra y ella soy yo, si, justo, un pedacito minusculo e insignificante del paisaje.
Si me cuido yo, si cuido mi relación con lo que vive, con lo que ya ha muerto y con lo que morirá, entonces nada será una "asociación parasitaria" porque esas relaciones no son nunca de "conveniencias mútuas" siempre pierde el host y gana el parásito, que pobre de él tampoco puede vivir fuera.
La tierra y yo debemos movernos juntas, simbiontes.
Ahora te dejo, sigo dándole vueltas a lo que me quiso decir la luna aquella noche. Si me imagino luna, vería una hojalata inmunda flotando ingrávida alrededor de mi planeta, pero también podría coger un metro y medir..
No se, estoy cansada, me marea el rostro del sol al que vuelvo a ver de pronto, después de tanto tiempo y al que querría tirar un zapato y decirle lo de aquel tango, "me miras, de cerca me miras.." pero ni me mira.
Si no hablas, no llames a los pájaros para que me despierten de mañana, porque quiero seguir soñando, y no seas tan de piedra y mándame aunque sea una musiquilla. De agua.

José dijo...

Muy bonito tu comentario, Nuba. Todo eso esta transcrito en el corazón de las palabras que suenan en el canto de la tierra. En este libro de Perez de Carrera que abrimos cada mañana para despertarnos. Gracias y un abrazo.

Anónimo dijo...

Poner frases ñoñas en un blog no es querer conocer y compartir, sería solo una parte infima de esto, y si no lo es entonces mal vamos.

José dijo...

Anónimo, quizas o yo interpreto que lo más facil, para tí, en un blog es agazaparse en un anónimo y descalificar a los demás. Para algunos eso no es facil, al contrario consideran que es exactamente lo contrario que aportar, que dar una opinión valida, que ayudar, como parte de la labor humana, a construir un enfoque nuevo de la realidad cotidiana. Me hiciste recordar, esta mañana el Analisis transaccional de la psicología que, su principio fundamental, es: "yo estoy bien, tu estas bien". En tu caso parece ser "yo soy ñoño, tu eres ñoño". Yo te recomendaría un mayor respeto a los blogs, redundaría en un mayor respeto a tí mismo.

Bhakta dijo...

Anonimo. El calificar las frases de ñoñas denota un cierto caracter despectivo, y me parece injusto y contraproducente darles ese calificativo, teniendo en cuenta que son sentimientos de un ser humano que decide compartirlos con los demas, seguramente desde los mas intimo de su ser, y eso para mi merece un gran respeto. A traves de los sentimientos se llega a un tipo de conocimiento, y el querer compartirlos me parece muy loable y valiente por su parte en los tiempos que corren.

Afrodita dijo...

José, en el último párrafo de tu comentario del día 20 de junio, de las 11:12, entrecomillas ¨los lugares ocultos donde se forman los sabios circulan por todos los caminos y traspasan las fronteras de las lenguas¨.
Quiero hacer notar que la frase completa es “Cientos de fantasías de lugares ocultos donde se forman los sabios circulan por todos los caminos y traspasan las fronteras de las lenguas”.
Cambia totalmente el significado de la frase. Lo que “circula” no es lo mismo en un caso que en el otro.
Tal vez la matización no tenga importancia; pero la tiene considerando que a base de las pequeñas modificaciones que cada cual podemos incorporar (en este caso en concreto y en tantos otros casos como a lo largo de la vida se nos presentan a todos) a cualquier concepto o afirmación, la esencia del concepto o la afirmación pueden terminar muy desvirtuadas.

Luz dijo...

Sobre todo agradezco que nos llame "animales" desde su máxima ignorancia, ya que el simbionte se refiere a eso... A la relación entre dos tipos de animalitos diferentes...En vez de considerar a La TIerra como el lugar sagrado en el que se puede consolidar la "forma" de los seres humanos y de todos lo organismos que la pueblan, cumpliendo la organización geométrica dictada desde otros lares. El RESPETO A...

Porque sabiendo algo de Biología me permito decir que, de alguna manera el simbionte es el "tú me haces y yo te hago" la relación primitiva de la "causa-efecto" y no como la necesidad de reajustes en situaciones que artificial o naturalmente alejen de un determinado valor entrópico que dependen de su propia energía o energía telúrica y de la energía cósmica.

Desde luego a mayor desequilibrio, mayor necesidad de rejuste

¡¡¡Si no estaríamos apañaos al paso que se va yendo desde hace años!!!...Con tanto golpe nos hubiera hecho desaparecer, si no hubiera sido porque sus Leyes y las nuestras, no están en este Mundo....

La Tierra fué reorganizada por los Grandes hace millones de años para que fuera habitable y para que acompañara la evolución del hombre, tanto espiritual como física.

De ahí que se la considerara como algo vivo y cuyo comportamiento respondía a todas las vibraciones cósmicas. Sobre todo a la del Sol, cuya energía intangible era la que daba la posibilidad de vida, junto con las bacterias fotosintéticas...y junto con su propia energía...canalizada y redistribuída en base ¿a?...

¡¡¡Menos mal que los cielos no consideran que sea tu alumna, porque metida entre tantes tiniebles non podes ver luz por ningún resquiciu!!!¡¡¡Qué "mona, dale a los pajaritos!!!...

Nubia dijo...

No quiero que se acabe la reflexión de estos días sin ninguna magia.
Ya está todo dicho pero no me toca, ni me roza.
Solo hay algo que debo decir.
Me he pasado 10 años de mi vida estudiando parásitos, les conozco bien. Conozco la forma que tienen de evadir el sistema inmune del hospedador por eso no me importa en absoluto lo que se diga de forma visceral. Sigo en mi meta, serena, con una paz que solamente siento yo y es mía, como lo son el resto de mis luces y mis sombras y mi arte y mis nubes, sueños, berzas, frutas y alma.
Y os dejo con música:
http://www.youtube.com/watch?v=LuQrLsTUcN0
I am my mother's only one, it's enough

Only love is all maroon

Gluey feathers on a flume

Sky is womb and she's the moon

Afrodita dijo...

Ay, qué puñetera soy. Donde escribí "la esencia del concepto o la afirmación pueden terminar muy desvirtuadas" debería haber escrito "la esencia del concepto o la afirmación puede terminar muy desvirtuada".
Vamos, que soy tan meticulosa a la hora de hacer la crítica de las expresiones de otros como a la de hacerla de las propias.
Así que, que nadie se lo tome a mal.
En plan de opinión creo que este hilo ha resultado bastante frio; No sé si merece la pena el forzarse en escribir cuando (a lo mejor) no está habiendo mucho que decir. No siempre los textos del autor invitan al debate; en ocasiones con leerlos es suficiente, pero parece que nos sentimos en la obligación de escribir algo como para que quede constancia de "he estado aquí"; eso tal vez hace que a veces los comentarios den una cierta sensación de artificiales o forzados.

José dijo...

Afrodita, me parecen oportunas tus puntualizaciones. Echaba en falta tus comentarios. Me parecía que estaban haciendo mella los comentarios dispuestos a boicotear a los que, icansablemente, han querido mantener vivo este blog. Lo interesante de la lectura del autor del libro es que nos inspira a pensar y a decir cosas. Yo creo que leerlo nos activa y, para mi, esta es una de las finalidades de nuestro estudio. Poder, empezar a decir, tambien, buenas nuevas.

Publicar un comentario