Presentación

Un grupo de amigos hemos decidido poner en la red el libro, “49 RESPUESTAS A LA AVENTURA DEL PENSAMIENTO”, porque creemos que es especial. Su autor, Eduardo Pérez de Carrera, nos sugiere a lo largo de sus páginas nuevas formas de percibir nuestra vida, de entender la Historia, de interpretar la realidad que nos rodea. Nuestro propósito es convertir este sitio en un espacio abierto de reflexión donde tengan cabida todos los comentarios que se nos hagan llegar sobre lo que a cada cuál le sugieran o le hagan sentir los párrafos del libro. Nosotros nos limitamos a publicar cada quince días un nuevo párrafo y a invitaros a que participéis.

15 mar. 2012

Texto 3.18


3.18 En otro tiempo, parte del mundo estuvo tutelado por gentes que conocían el secreto de las piedras y descubrieron las líneas que describen las formas geométricas que llamaron sagradas. Puede que detrás de los ritos no hubiera más conocimientos que la fe, pero la Tierra los creyó y escuchó los cantos venidos del Cosmos, y se retiraron los hielos y dejaron de arder los pantanos.


COMENTARIO DEL AVENTURERO


Se dice que la fe mueve montañas.
¿Es posible transformar las condiciones del planeta con un fuerte convencimiento en que así ocurra?, ¿percibe el planeta la intención de los hombres que lo habitan?, ¿hay información más allá de la atmósfera, que apoya algunas iniciativas del ser humano?

La geometría es la representación esquemática del mundo, es la representación matemática, numérica, rítmica y simbólica de lo que nos rodea y de lo que somos; tal vez la manera más profunda, abstracta y espiritual de acercarnos a la realidad.

¿Las líneas que describen las formas geométricas sagradas, son líneas maestras que definen las posibilidades que encierra la realidad?, ¿qué relación hay entre las piedras y la geometría?

Tal vez en ese otro tiempo , los hombres creyeron profundamente en la posibilidad de otro mundo y fueron capaces de configurar una nueva realidad. ¿Podemos hacer nosotros lo mismo?, transformar el mundo, transformar nuestra sociedad con convencimiento y acercarnos a nuevas posibilidades de realidad intuidas.



29 comentarios:

Enrique dijo...

Dos rectas, al cortarse, definen cuatro ángulos. El ángulo, por tanto, es el resultado de la interacción entre dos rectas. Las cifras arábigas, lo que llamamos números, 1, 2, 3, etc deben su forma al número de ángulos internos que contiene su figura cuando se esboza a partir de trazos rectos.

Hay una relación entre la cifra y la forma, si se conoce una se podría reconstruir la otra. Y la forma no se puede separar de la materia, es lo que nos permite reconocer los cuerpos, lo que hace posible distinguir unos de otros. A cada cuerpo le corresponde su forma y, por lo tanto, su número.

Cada rastro, cada huella del movimiento, tiene una forma. Y esa forma puede resumirse en una función, en una expresión matemática que la describe; aunque para hacerlo haya que recurrir a los números complejos y otras entelequias que rebasan lo concreto y trascienden nuestro mundo tetradimensional.

Pero, ¿qué es la forma sino relación, proporción, entre las cosas? Y , qué es una relación sino la expresión de una armonía, de la manifestación de una ley que sigue su curso a medida que se desvela.

Puede que exista un arquetipo, una forma perfecta, de nuestro planeta. Y puede que hubiera, y que haya, matemáticos, que llamaríamos magos, capaces de percibirla y de dibujarla.

Antónymus dijo...

Percibo, leo, que tanto el autor, como el comentarista Aventurero, y como el tertuliano Enrique, creen en la transcripción de los epifenómenos celestiales (universales) por la herramienta "mágica" de las Matemáticas y sus derivados. Personalmente convivo con Matemáticos adheridos familiarmente, y con Físicos, y con Ingenieros, algunos de ellos con reconocimiento extraespañol de científicos. Yo mismo, en el decurso de las tres carreras universitarias frecuentadas, he bajado al abismo confuso de tales herramientas y las he usado, sin entenderlas del todo. Sin embargo, no creo en ellas como una revelación de los dioses hecha al ser humano, sino más bien como la propia taumaturgia de los mortales inventando un modelo de interpretación aplicada que como tal se construye para que se cumpla. El paso de los tiempos parece dar la razón a que es un modelo de necesario ajuste perpetuo, o sea humano, y que los Dioses, de haberlo revelado lo hubieran hecho absoluto. Sí, la respuesta es fácil, el hombre tiene la condena de desentrañar la verdad poco a poco. ¿Y no es que sólo hayamos apuntado hacia lo aparente para convertirlo en lo único?

Enrique dijo...

No es que las matemáticas sean una revelación divina, como tampoco lo sería la poesía; pero tanto la una como la otra nos colocan en la frontera, más cerca del salto que, necesariamente, tiene que dar nuestro cerebro, a fuerza de usarlo de una determinada manera.

Afrodita dijo...

Sentí curiosidad después del comentario de Enrique por buscar los ángulos. Hasta el 3 todo fue bien y los encontré, pero con el 4 dibujado a mano ya no me cuadraban las cuentas. Cuando lo ves escrito de imprenta, o como aquí, ya es otra cosa. Pero con el resto no había manera.
Tecleé “números arábigos” en el Google – ahí arriba, en Afrodita, he puesto el enlace – y me mostró una página que aunque parece estar hecha un poco en tono de guasa los dibuja (como en la realidad ya no los dibujamos nadie, aunque sí tal vez los niños en el colegio en mi infancia) bastante bien.
Pero me surge una… más que duda diré “intriga”; porque si el 9, por ejemplo, ha de ser “9” por estar teniendo nueve ángulos, es que ya se estaba teniendo (quiero decir “estaban teniendo los árabes”) el conocimiento previo de la “cantidad” 9.
De acuerdo que ellos tomarían (o algo así como que “traducirían) su sistema numérico de otro anterior ya existente; ¿y en ese sistema anterior ya existente, y aun a pesar de la forma que en ese sistema los números tuviesen, ya se daba esa correspondencia con el número de ángulos que cada figura contenía?
En alguna parte empezó, por lejana en el tiempo que pueda ser, esa forma de razonar o de encontrar, o de “inventar” una correlación que se convierta en justificación…
Eso me genera, sin poderlo evitar, una cierta inquietud porque me pregunto si — llevando la idea a una especie de “todo” — el aprender, ampliar conocimientos, es “descubrir”, o es quitarse el sombrero ante lo que se nos muestra como ya descubierto y exclamar “ah, esto es así”.
Vamos que, llevándolo a lo que podría ser el terreno del chascarrillo, me lleva a eso de qué fue antes, el huevo o la gallina.
Y vaya por delante que siento un gran respeto por todo cuanto proviene de Enrique y de su saber; pero es que con algunas cosas me atasco una barbaridad.

Afrodita dijo...

El enlace me salió hecho una guarrería,creo que aquí abajo si está bien y funciona: http://www.hazmeelchingadofavor.com/wp-content/uploads/2007/02/numeros_arabigos.gif

Nuba dijo...

Llueve el número Φ lo escuchais?

http://www.youtube.com/watch?v=3lIBNsrXHIw

Él lo sabía.

Anthónimus dijo...

Difiero de lo expresado por Enrique respecto a que de Dioses nada en la introducción alfabetizadora de Poesía y Matemáticas. Siento contradecirlo, porque bien sabido es que la inspiración primigenia de tales andanzas venía dada por la convocación de Dioses, Musas,genios espíritus y demás hasta que aparecieron las Musas, y todo creador/buceador humano de tales experiencias buscaba esa inspiración divina, e incluso atribuía a los dioses la revelación oculta de tales presencias-existencias. Ya sabeis "Que yo lo ví primero, gracias a Dios" Otros sí decían: "Ha sido tocado por inspiración divina", y no era para menos.

Enrique dijo...

Anthónimus:
Eso de afirmar una cosa y en el siguiente comentario postular la contraria, ¿es una demostración de la gran contradicción que es el ser humano o es que no te he leído bien?

Anthónimus dijo...

Contradicción haberla haila, pero no lo es más que en la apariencia. Y apariencia era lo que tramitan los sabios, investigadores, matemáticos, etc., sobre todo antes del Renacimiento y después del Diluvio. O sea, una forma de nombrar a Dios y con el mazo dando para encajar en el sistema. Recordemos a Galileo y tantos otros. Al mismo Juan de Herrera, al moderno matemático Rey Pastor. Lo cierto es que la voluntad de desentrañamiento no pasa por escuchar a Dios, aunque si puede pasar por pedirle que influya, una ayudita, por el amor de Dios, etc. Ya lo dije, conozco a matemáticos, físicos e ingenieros de formación marxista que a veces reconocen ser inspirados por algo que aún no se comprende, esa chispa que puede suceder dentro o fuera de la labor de búsqueda. A veces, hacer el amor inspira mucho a través de la descarga energética que se produce. A veces sucede aontemplando la naturaleza, así que podríamos acusarlos de animistas a los que de ello se aprovechan. Otras en la conjunción de un hecho presente practicado con la memoria de otro parecido. No seamos estrictos. O sea, que Enrique ha leído bien, y además no hay contradicción, sino secuencia plural.

Anthónymus dijo...

Y una curiosa pero cierta condición sobre la división del volumen interior de un prisma, demostrada, entre otros, por el geómetra italiano Ludovico Tortorelli, L'Aquila, Siglo XVII, y por el arquitecto español Juan de Herrera en su "Tratado sobre el Cubo", buscando el análisis geométrico y la explicación metafísica del Templo de Salomón. De resultas, la división espacial de un volumen alarga en tiempo y espacio aparencial su capacidad verdadera. Asunto demostrado ya en performance plásticas por algunos artistas aprovechando casas en derribo. Primero suelen hacer un recorrido video grabado y minutado del interior de la vivienda, aún con puertas, factor fundamental. Luego realizan la demolición de todos los vanos/subespacios interiores, y vuelven a grabar y minutar el tiempo de fijación memorial del espacio. Por último rellenan de hormigón aireado todo el vano vaciado interior, manteniendo sólo las hendiduras, trazos, de las primitivas subdivisiones reflejadas en los muros. Finalmente se derriba el envoltorio de paredes externas, y luego miden el volumen escultórico resultante. Algunas de estas esculturas han sido "indultadas" y permanecen como testigos adjuntándoles una serie de cálculos explicativos a manera de "tratamiento" pictórico. Conclusión: La percepción/recorrido del interior de un volumen vacío puede durar un instante, o el tiempo que uno le dedique. La de un volumen subdividido, un tiempo mayor y más indefinible, y por lo tanto la sensación de un espacio mayor. Hasta las chabolas resultan así perceptivamente más grandes de lo que son en realidad. Pero no es cierto

Anónimo dijo...

Me permito confirmar en parte lo que comenta el señor Anthónymus, dado que como técnico he asistido a algunas experimentaciones especulativas aprovechando procesos de derribo o vaciamiento de edificios protegidos parcialmente, donde se hicieron mediciones con aparatos de ondas sónicas (parecido al Sonar) que traducen distancias en tiempo y también en dos o tres patrones de medida (centímetros, pulgadas, etc.) etc. Las lecturas sónicas divergían entre la sumatoria de zonas compartimentadas y luego vaciadas, siendo siempre superior las primeras. Siempre o casi, se ha creído que se debían a errores del aparato por sus coeficientes extremos de fiabilidad, aún siendo muy precisos, pero finalmente se descartó esa posible influencia.

Luz dijo...

La Tierra no se gira desde el mismo punto. Cosmos que la suspira se siembra diferente. Siempre pensada durmiendo entre los mismos giros...la voluntad empuja a desvelar el revuelto de los tirabuzones, de entre las nubes, de entre los aires, de entre las alas.
Se cansa de tanta raya de gritos acordando entre espumas y aguas saladas sacar la entretela de sus enaguas. Enaguas de finas puntillas perladas pintadas de arabescos. Miles de otras se colocan mordiendo a bocaditos la cara bendita de su boca, sin sentido... alquimias que son de dejar un susurro al oído.
Flautas místicas del círculo,
colocadas en el cielo y tierra que se disparan hacia la dominante,
colgando del árbol sagrado.
Decía un monje indio a un emperador: “No hay Buda fuera del corazón. Fuera de la religión del corazón todo es imaginario. El corazón es Buda y Buda es el corazón. Imaginar un Buda fuera de cada corazón de cada uno, figúrese que se le ve en un lugar exterior, es puro delirio”...Y en el corte de dos líneas, el cero o el todo.

Nuba dijo...

Aventurero, no publiques mi último comentario, creí que se había perdido el primero, pero lo encontrásteis. Sobra el que mandé después. Estos días no estoy demasiado habladora. Prefiero escuchar. Hoy he estado en un sitio increíble, sin buscarlo. Improvisé una excursión a Evora que me cae muy cerca. Me gustan algunas de las verduras que venden en su mercado y que no encuentro en España, para hacer su sopa Alentejana. También para comprar pescado. Estando allí se me ocurrió acercarme a por un mapa, en realidad porque no recordaba bien dónde había dejado el coche. Y es cuando lo ví, "Cromeleque Dos Almendres". No puedo explicar la sensación que sentimos mis hijos y yo cuando llegamos. O cuando nos sentamos en medio de esa geometría perfecta con su posición. Solo te diré que empezó a llover y que pude ir contando la secuencia de las gotitas que caían contra esas piedras. Mi hijo suele corretear y cantar por todos sitios y se quedó callado. Impresiona y te llena de paz. No se, me parece orientado tanto al éste como al oeste, porque si te posicionas en un determinado sitio verías salir el sol y en el otro a la luna?. Un óvalo de dos filas de piedra.
(bueno, por favor no lo publiques, me salió al escribirte para que no publiques repetida la música.
Me apetece seguir en silencio.

Eleanora dijo...

Una amiga me ha enviado estos dos videos por correo. Son tan interesantes, y tan bonitos y tan asombrosos que quiero que los veáis.
http://www.youtube.com/watch?v=bE2EiI-UfsE&feature=fvsr
http://www.youtube.com/watch?v=ME-bLr7mGL4&feature=fvsr
A ver si los he pegado bien.

Atila dijo...

A veces pienso que la vida es como caminar sobre el filo de una navaja, a un lado esta el lado oscuro y en el otro el de la luz, algunos andamos procurando mantenernos hasta el final otros nos caemos en la oscuridad y nos sale el mal, se conocen desde siempre personas que hacen el daño disfrutando y pensando que es por el bien, a parte de los horrores que han causado a la humanidad con terribles exterminios y, en lo pequeño, conocí a una familia de un pueblo que por una silla isabelina y un caldero de cobre estuvieron años pleiteando y al final se odian hasta ahora. bueno hay miles de ejemplos de este tipo. Los que caen en la luz son como una caja de cerillas, que una sola puede encender a todas las de la caja,y con esta luminosidad el universo brilla mas. La Kaaba, se dice que fue un meteorito caído del Universo y entregado por el Arcángel San Gabriel a Abraham y su hijo Ismael. Millones de mahometanos visitan la piedra sagrada y algunos como los de otras religiones no tienen piedad por los que no piensan como ellos.

Afrodita dijo...

¿Y si hubo esas gentes, de las que habla el autor en el texto, como hemos llegado a ser lo que somos ahora? Una humanidad ignorante y despiadada a la que no importa nada excepto el dinero y el bien vivir. Todo es destrucción y dolor y daño en todas direcciones y por todas partes; y nosotros, los que vivimos, sólo nos preocupamos de cómo va la economía, los grandes mercados y el dinero. Lo mismo a gran escala que a escala pequeña, cada individuo somos el reflejo — el “fractal” diminuto, a lo mejor (aunque no sé muy bien qué significa esa palabra) — del mundo occidental que nos impone, tengo entendido, Bruselas.
Así las prioridades son, pues las que son… ¿Qué importan en Bruselas, ni en las grandes instituciones preocupadas por problemas tan inmediatos y tan tangibles, el sufrimiento o el dolor que laten por todas partes?
Jovencitas abortando a diestro y siniestro, por ejemplo; heridos que en los hospitales de Siria son torturados en vez de ser atendidos y curados; animales maltratados.
Pero leyes que regulen este tipo de barbaridades y de aberraciones pueden esperar. Primero hay que solucionar los grandes problemas macroeconómicos y luego nos ocuparemos de esas “minucias”.
¿Para eso ha habido tantos sabios a lo largo de los siglos?
¿Qué quedará de nosotros cuando todos seamos ricos y estemos contentos y tengamos llenos los bolsillos y las barrigas?
¿Buscaremos entonces la sabiduría que tan tenazmente despreciamos?
¿Qué atisbo de inteligencia ni espiritualidad nos estará quedando para entonces?

Luz dijo...

Porque en el punto de cruce
hay algo que sale y entra,
que entra y sale;
que se dibuja y se desdibuja.
Algo que entre medias choca diciendo,
se junta y propone
y luego se aleja por el sumidero.
Tintineos.
Porque la energía solo sabe a pulsos, solo parpadea a velocidad luminosa. Lleva el ritmo no recto. ¿Qué es la fe?...¿ Es intencionalidad?.
Quizás Gea se proponga desde el cero, entre respiro y respiro; aquellos antiguos lo supieron leer entre los estrellamientos celestes: cuando el sol se muere tres días, se congratula con una cruz del sur, ¡Ay,ay, ay!, que antes lo habían llevado otras estrellas entre sus paños...y Gea duerme pero se despierta y se pinta de flores y de colores.

Anónimo dijo...

En esta parte del mundo los únicos secretos que al parecer interesan hoy, son los que llevan a descifrar la fórmula que infle más el músculo o paralice más el rostro. La misma sociedad que vende el esperpento de la carne por la carne como modelo humano a seguir, critica a continuación a una juventud sin ideales... Todo es muy raro...

José dijo...

Este breve párrafo, quizás, dice todo. O mejor dicho menciona el todo. Y uno podría preguntarse y que de la ciencia?. Si, y que de la ciencia si una palabra, si un sonido abre los mares.

La naturaleza, ese fenómeno, tan "especulativamente" ajeno, es la luz y el eco del hombre.

Si la ciencia que, podría decirse de una manera vaga, lucha contra el misticismo "comprendiera" que el todo es una gran unidad armónica. Si el hombre "entendiera" su propia unidad armónica, quizás, alcanzaría la plenitud "pasajera" de ese sonido, de esa luz con sus constantes cambios y figuras.

José dijo...

En los comentarios de Anónimo el 15 de marzo a las 15:53 y de Luz el 18 de marzo a las 00:47. Siento la relación entre las matemáticas, la ciencia, y lo místico. Ambos de una manera poética, armónica, conjugan la relación entre ambas. El conocimiento es esa mirada de aparente "ilusión" calculada.

Beucis dijo...

“En otro tiempo…” Posiblemente el texto se refiera a ese tiempo en que “la tierra se cubría de hielo”; y en el que “el sol no daba en los peñascos…” ; en el que “dios no era dios”; en el que los Quirós eran Quirós y los Velasco, Velasco”. Tiempos de quirios, de curetes, de sacerdotes de la Diosa, de la Madre. Tiempos de pelasgos, hombres del mar; de ritos donde el hombre estaba unido al cosmos por su fe; donde el hombre era un ser numinoso en contacto con el mundo que le rodeaba; unido al mundo animal y vegetal; donde la diosa se comunicaba con el mundo de abajo a través del agua de los pozos, y sus sacerdotisas en los caminos ofrecían sus escudillas de oro con alimentos a los caballeros buscadores. Tiempos de comunicación fluida entre el mundo externo, que se debía y obedecía al Rey, y el mundo interno, subterráneo, que acataba la autoridad de la Diosa..

Era una parte del mundo con gentes que conocían el secreto de la piedra, que supo de la geometría sagrada. Jackin, el constructor del Templo de Salomón y guardián de la Puerta de Occidente, parece ser que fue el iniciador de una estirpe de constructores sabios conocedores de la tierra, de sus venas de energía, de sus piedras. Constructores de caminos de evolución; pontífices que ayudaban en el tránsito a otros espacios de aire; acupuntores en Karnak; arquitectos de pirámides, de centros de iniciación en islas que acogían a sabios que trasmitían enseñanza

Y la tierra los creyó y retiró sus hielos y apagó fuegos en los pantanos.

Y todo esto, tan bellamente escrito, nos retira hielos y apaga fuegos en nuestro neocortex, y surgen lumbreras.

Porque también creemos; porque también nos disponemos.

Anónimo dijo...

Si, pero centrándonos de nuevo en el texto, ¿a qué líneas se referirá el autor?, ¿la poesía es geometría también? Siguiendo el hilo de lo que dice Enrique, ¿podríamos conocer la historia a partir del conocimiento de la geometría?

Luz dijo...

...Empiezan desde su aire, desde el espacio, para formar la arquitectura de un toroide. Desde un polo al ecuador, desde el ecuador al otro polo, para entrar por su eje...cada vez más expansivas; como un monograma ying.
A lo mejor las pulsaciones energéticas que pasan por su eje interior se proyectan hasta su ectodermo...están formando un gradiente desde las más telúricas a las más fotónico- solaris, más ¿eléctricas?. Por eso en su piel hay más color. Alternando bandas de pulsaciones más definidas y menos definidas...
¿Es eso de lo gravitacional? La intermitencia, correlaciona.
Aquellos antiquísimos, dijeron:”¡pues vamos a definir los paralelos para que no se vuelvan a invertir los polos, para que estén bien definidos!...Ay, Ay, Ayyy, la barquita de mis amores,
ya no le teme a los temporales
que lleva de marinero,
dos cariños iguales...”, digo.
Retícula rectangular, habrala oblicua, además, digo; no sé de donde saldría.
Con sus puntitos de cruce.
...Y así la Tierra terminó por hacerse Tierra.
Claro, así pasa en los seres humanos y por eso en su eje interior también se puedan dibujar sus chacras, ¿como vórtices que se proyectan?.
Claro, sabían sin doctrinas, sin religiones, sin credos, sin creencias: la fe... Dejando que sus neuronas pudieran tener su pulsación creativa más ancha y larga, al momento, hacia lo desconocido, a la inspiración del instante. Les salió leyendo entre muchas líneas, entre ellas en las piedras, las estrellas; por eso pintaron un círculo en la cruz: días donde la tierra duerme porque el sol no dice. Los días más telúricos. Y los días más fotónicos, quizás con los triskeles ¿digo?...Tenían el don divino de gracia de la sincronía con lo menos tangible, de la maestría y mirando desde arriba. ¡Ondiñas venen y van, nos dejaron un Planeta! ¡Ostras, como se enreda mi neurona, yo que sé!.

Anthónymus dijo...

Pues sí, sería conveniente que sepáramos que el hombre encontró el rastro de la geometría desde sus albores culturales de supervivencia. Ya entonces la guía geométrica le ayudaba a solucionar los problemas que la naturaleza le planteaba y su cerebro recogía de una forma intuitiva. Por ejemplo el esquema del rastro de los animales que perseguía. La localización de los abrigos en que vivía, la continuidad del curso de un río o arroyo. Etc. No hace falta rascarse demasiado la mollera, aunque sí la caballera.

Mandrágora dijo...

Dice el autor que puede que no hubiera más conocimientos que la fe. Y más adelante, en otro párrafo dice, y cito textualmente: «Hay una comunicación pura que opera a tiempo real,…., y no depende de la experiencia acumulada ni de deseos o complicidades, sólo de la responsabilidad con que se penetre en esa cueva donde se deposita la memoria vibrante de la materia que se llama vida. Y se puede experimentar que el hombre está conectado por encima de los valores y casualidad que aparentan marcar su estado».

Parece que no es elucubración el presente como actitud consciente e intencionada, para modificar el flujo existente de los aconteceres que la vida propicia. Parece que una forma de estar determinada ante las cosas, provoca el que se diluyan barreras aparentemente inexpugnables y posicione de forma distinta de cara a futuras experiencias aún no vividas. Quizás con diferentes tratamientos se esté indicando que el dar sentido y contenido a nuestra cotidianidad, está la clave a tantas preguntas que no encuentran respuesta.

IS dijo...

Nuevamente la idea del pacto profundo entre la Tierra y el hombre. ¿Estamos honrando ese pacto?Parece que no.

El aventurero plantea si el hombre con fe renovada podría impulsar un cambio semejante al que se produjo hace millones de años. No tengo la sensación de que hoy sea necesaria una transformación de la Tierra. Mas bien parece que nuestro modelo se ha apartado de la intención por la cual, a través de la fe, se llegó a modificar la Tierra.

¿Puede la fe, aun sin un conocimiento profundo, potenciar un cambio social que nos acerque a aquel pacto sagrado? La fe ha sido un concepto malentendido a lo largo de la historia, que se ha asimilado con una creencia ciega en cualquier estupidez. Así en su nombre se han perpetrado las mayores barbaridades. Es difícil encontrar una definición adecuada de una palabra cuasimágica, pero podría entenderse como creer en las posibilidades de alcanzar nuestro destino, de alcanzar aquello por lo que hemos nacido.

Si la fe pudo mover ríos y montañas, ¿Como no va a poder llevarnos a nuestro destino y a colmar el pacto con la Tierra? ¿Como no va a poder transformar un modelo caduco como el nuestro?

Anthonymus dijo...

¡Ojo! Donde dije "Sepáramos", está claro que debía/quería decir "Supiéramos". ¿Veis? No me he dejado llevar por las líneas geométricas, y sí por el atropellamiento geométrico. Mantengo lo demás, es decir, el uso auxiliar del radar geométrico está inscripto en nosotros desde el principio, y sigue desarrollándose.

Luz dijo...

¡¡¡Chiiisss!!!, le digo en secretito a la oreja si-mi, sólo él lo tiene que saber cual flecha de plegaria. Retirele el pelo, mi taliesin escuchó: “no uno, sino dos al mismo tiempo; uno contigo, otro conmigo desde tú brazo y mi brazo, por estas” ...Asín le queó to enfocao.
...Entendió como si un lacito de éter mojara su sentido más elevado. “Vale”, devolvió el decir. pué pá no tenerme pesá. Me arrebujó entre su capa de estrellas y nos fartucamus del cantu del gallu, como decía Chagall.
Claro, si las fuerzas de Gea enredan, los hilos de Urano suspiran a tope, rozan y aspiran hacia arriba, a tope y a tope. “¡Dió topoderoso, que bruta!”, quizás saltara así un décimo sentío.
“Altísimo Señor /que suspirasteis juntar
a un tiempo en el altar/ser cordero y pastor.
Confieso con dolor/ que mal hice en huir,
De quien por mí quiso morir.
Oh, convite Real/do sirve el Redentor
Al siervo y al señor/comida sin igual;
Pan de vida inmortal/ven a enseñarte en mi
Y quede yo trocada en ti.” (Canción popular siglo XVI. F. de Salinas)
Siguió caminando...ya me levanto de la piedra de la luna negra, hizo un gordiano entre sus cordones y mis cintas, como si le cayera una china en un ojo.
No le cambio, sabía arrancar el misterio entre cada tallo de flor que rozaba como si rebotara la música, Bruce, por ejemplo.
Asín que no rodó la fe, si no el fa-si con el silvido del cisne.
Asín ardieron los hielos y se retiraron los pantanos...

Slurgig Soup dijo...

Antes que termine Marzo y aparezca otro epígrafe comentable, aprovecho éste interludio matemático para hacer recuento de pasado y futuro.
Van transcurridos 29 meses desde inicio de blog en septiembre 2009, y van 58 epígrafes descolgados y comentados (3 Capítulos). Quedan pues 465 a comentar (17 Capítulos), que al ritmo actual publicable de 2 epígrafes al mes representan otros 19 años y más de 4 meses de saludable lectura y acopio de conocimientos. ¿No será que El Aventurero/s/as nos quiere eternos? Lo digo por los sesentones, que es cuestion matemática también.

Publicar un comentario